ABC Color

EDI­TO­RIAL

- Law · Asuncion · Universidad Católica "Nuestra Señora de la Asunción"

Pre­mian a fun­cio­na­rios por cum­plir con su de­ber. La Co­mi­sión de Ha­cien­da del Se­na­do apro­bó un pro­yec­to de ley del Po­der Eje­cu­ti­vo, ya apro­ba­do por la Cá­ma­ra de Dipu­tados, que sus­pen­de por el ejer­ci­cio 2021 el pa­go de la par­ti­ci­pa­ción en las mul­tas de los fun­cio­na­rios de la SET, de Adua­nas y del MIC. Se­gui­da­men­te, los sin­di­ca­tos de la SET ex­hor­ta­ron a sus afi­lia­dos a ex­pre­sar su desacuer­do y di­ri­gir­se a la Cá­ma­ra Al­ta pa­ra que, pre­sio­na­da por los ma­ni­fes­tan­tes, re­suel­va hoy man­te­ner ese irri­tan­te pri­vi­le­gio. La re­gla de la par­ti­ci­pa­ción en las mul­tas de quie­nes sir­ven en los tres or­ga­nis­mos an­tes ci­ta­dos es in­cons­ti­tu­cio­nal, por­que vio­la el prin­ci­pio de igual­dad an­te las le­yes. Mu­chas otras ins­ti­tu­cio­nes tam­bién im­po­nen mul­tas, pe­ro su per­so­nal no se em­bol­sa una par­te de ellas. Es de es­pe­rar que los se­na­do­res se­pan re­sis­tir a quie­nes es­tán mu­cho más in­tere­sa­dos en re­cau­dar pa­ra sus bol­si­llos que pa­ra el fis­co.

La Co­mi­sión de Ha­cien­da del Se­na­do apro­bó un pro­yec­to de ley del Po­der Eje­cu­ti­vo, ya apro­ba­do por la Cá­ma­ra de Dipu­tados, que sus­pen­de por el ejer­ci­cio 2021 el pa­go de la par­ti­ci­pa­ción en las mul­tas de los fun­cio­na­rios de la Sub­se­cre­ta­ría de Es­ta­do de Tri­bu­ta­ción (SET), de la Di­rec­ción Na­cio­nal de Adua­nas (DNA) y del Mi­nis­te­rio de In­dus­tria y Co­mer­cio (MIC). Se­gui­da­men­te, los sin­di­ca­tos de la SET ex­hor­ta­ron a sus afi­lia­dos a ex­pre­sar su desacuer­do y di­ri­gir­se a la Cá­ma­ra Al­ta pa­ra que, pre­sio­na­da por los ma­ni­fes­tan­tes, re­suel­va hoy man­te­ner ese irri­tan­te pri­vi­le­gio. De en­tra­da, es re­pu­dia­ble que “ser­vi­do­res pú­bli­cos” –muy bien aten­di­dos a cos­ta de los con­tri­bu­yen­tes– pre­ten­dan coac­cio­nar a los le­gis­la­do­res, en de­fen­sa de un in­te­rés sec­to­rial con­tra­rio al de la na­ción. En ri­gor, la de­bi­da leal­tad al Es­ta­do ten­dría que im­pe­dir­les to­do ac­to que im­pli­que so­me­ter a sus Po­de­res a apre­mios, por el mo­ti­vo que fue­re.

Quie­nes se mues­tran más be­li­ge­ran­tes en el afán de se­guir que­dán­do­se con un por­cen­ta­je de las mul­tas co­bra­das, son jus­ta­men­te los de la SET, otro­ra en­ca­be­za­da por la Lic. Mar­ta Gon­zá­lez Aya­la, quien en ju­nio de 2018 se em­bol­só en tal con­cep­to más de 70 mi­llo­nes de gua­ra­níes, con lo que su in­gre­so lle­gó ese mes a unos 90 mi­llo­nes. La nor­ma aún vi­gen­te di­ce que el fun­cio­na­rio ac­tuan­te es el de­nun­cian­te de to­da in­frac­ción a la Ley de Re­for­ma Tri­bu­ta­ria y que tie­ne de­re­cho has­ta al 50% de las mul­tas co­bra­das al trans­gre­sor. Tam­bién dis­po­ne que el pro­duc­to de la par­ti­ci­pa­ción en la mul­ta de­be dis­tri­buir­se en­tre los fun­cio­na­rios de la ad­mi­nis­tra­ción tri­bu­ta­ria, me­dian­te un sis­te­ma equi­ta­ti­vo re­gla­men­ta­do por ella. La su­ma dis­tri­bui­da el año pa­sa­do, en­tre los al­go más de 700 fun­cio­na­rios de la SET, fue de na­da me­nos que ¡25.000 mi­llo­nes de gua­ra­níes!, lo que ex­pli­ca el fer­vor con que se afe­rran a la re­par­ti­ja por cum­plir con su de­ber. Di­cho sea de pa­so, los vi­ce­mi­nis­tros del Po­der Eje­cu­ti­vo, co­mo lo fue la re­fe­ri­da li­cen­cia­da, no son con­si­de­ra­dos fun­cio­na­rios por la Ley Nº 1626/00, aun­que es ob­vio que ejer­cen una fun­ción pú­bli­ca.

La re­gla de la par­ti­ci­pa­ción en las mul­tas de quie­nes sir­ven en los tres or­ga­nis­mos an­tes ci­ta­dos es in­cons­ti­tu­cio­nal, por­que vio­la el prin­ci­pio de igual­dad an­te las le­yes. Mu­chas otras ins­ti­tu­cio­nes tam­bién im­po­nen mul­tas, pe­ro su per­so­nal no se em­bol­sa una par­te de ellas. Y cons­te que la Ley Nº 1626/00 pres­cri­be que los fun­cio­na­rios tie­nen de­re­cho a “la igual­dad, sin dis­cri­mi­na­ción al­gu­na, de opor­tu­ni­da­des y de tra­to en el car­go”, de­bien­do en­ten­der­se que esa igual­dad de­be rei­nar no so­lo den­tro de una mis­ma en­ti­dad, sino tam­bién en­tre los ser­vi­do­res pú­bli­cos en general. No de­be ha­ber fun­cio­na­rios de pri­me­ra y de se­gun­da, y en es­te pun­to de­be des­ta­car­se tam­bién que la de­sigual­dad exis­te en una mis­ma ins­ti­tu­ción en­tre los afor­tu­na­dos que fue­ron ele­gi­dos por el je­fe pa­ra co­brar las mul­tas y quie­nes no.

En con­se­cuen­cia, aten­dien­do lo se­ña­la­do, la igual­dad no de­be res­ta­ble­cer­se ex­ten­dien­do a to­dos ellos la par­ti­ci­pa­ción en la pe­na pe­cu­nia­ria, sino más bien eli­mi­nán­do­la y no so­lo sus­pen­dien­do su pa­go el pró­xi­mo año. Ade­más, na­die de­be lo­grar una remuneraci­ón adi­cio­nal por el sim­ple he­cho de cum­plir con su de­ber. La ta­ja­da de una mul­ta no es me­nos ri­dí­cu­la que la bo­ni­fi­ca­ción por “pre­sen­tis­mo”.

El Có­di­go Pro­ce­sal Pe­nal obli­ga a los fun­cio­na­rios a de­nun­ciar los de­li­tos que co­noz­can en el ejer­ci­cio del car­go, sien­do ab­sur­do que quien crea ha­ber de­tec­ta­do una eva­sión im­po­si­ti­va, un con­tra­ban­do o un pla­gio sea pre­mia­do por obe­de­cer esa nor­ma. Es lo mis­mo que se pa­ga­ran ex­tras a los po­li­cías que des­cu­bren y re­suel­ven un de­li­to, a ve­ces a ries­go de sus vi­das. Pe­ro es­tos no re­ci­ben el pre­mio. Se pue­de men­cio­nar tam­bién que un ciu­da­dano cual­quie­ra que de­nun­cia­ra esos he­chos pu­ni­bles o al­gu­na in­frac­ción a la ley tri­bu­ta­ria, adua­ne­ra o in­dus­trial y co­mer­cial, no se que­da con un so­lo cen­ta­vo de la mul­ta co­bra­da, y es­tá muy bien que así sea. Lo in­jus­to es que fun­cio­na­rios que ya co­bran un suel­do pa­ra cum­plir una de­ter­mi­na­da ta­rea, ten­gan que co­brar tam­bién des­pués –y mu­cho– por el tra­ba­jo rea­li­za­do.

Se adu­ce que es­te sis­te­ma bus­ca evi­tar que los bu­ró­cra­tas ac­tuan­tes sean so­bor­na­dos, o sea, que se les re­com­pen­sa­ría por no de­lin­quir. Por cier­to, la co­lo­sal eva­sión fiscal del clan de los Gon­zá­lez Daher no fue re­ve­la­da por la SET, sino por la Se­cre­ta­ría de Pre­ven­ción de La­va­do de Di­ne­ro o Bie­nes (Se­pre­lad) y por el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, a par­tir de pu­bli­ca­cio­nes de es­te dia­rio. Huel­ga de­cir que nin­guno de los fun­cio­na­rios, agen­tes fis­ca­les o pe­rio­dis­tas in­ter­vi­nien­tes le da­rá un mor­dis­co a la mul­ta de diez mi­llo­nes de dó­la­res, y eso es co­rrec­to.

Ya en 2017, la Aso­cia­ción de Gra­dua­dos en Cien­cias Eco­nó­mi­cas de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Asun­ción afir­mó que el 100% de las mul­tas de­be­ría des­ti­nar­se a ren­tas ge­ne­ra­les, den­tro del Pre­su­pues­to na­cio­nal, pa­ra ser reasig­na­do a “otros sec­to­res más ne­ce­si­ta­dos” que el fun­cio­na­ria­do de la SET. Es lo que co­rres­pon­de, al igual que en el ca­so de los en­chu­fa­dos en la DNA y el MIC, ya que una san­ción pe­cu­nia­ria no de­be ser­vir pa­ra en­ri­que­cer a na­die. En general, los fun­cio­na­rios go­zan de pri­vi­le­gios in­de­bi­dos, pe­ro hay quie­nes los tie­nen aún más que otros y an­he­lan pre­ser­var­los a to­da cos­ta. No tie­nen sen­ti­do del ser­vi­cio pú­bli­co, sino del au­to­ser­vi­cio: ocu­pan un car­go so­lo en be­ne­fi­cio pro­pio, sin im­por­tar­les un ble­do el bien co­mún.

Es de es­pe­rar que los se­na­do­res se­pan re­sis­tir a quie­nes es­tán mu­cho más in­tere­sa­dos en re­cau­dar pa­ra sus bol­si­llos que pa­ra el fis­co y que has­ta son ca­pa­ces de in­si­nuar una huel­ga de bra­zos caí­dos si tan so­lo se les pri­va­ra durante un año de unos in­gre­sos ju­rí­di­ca y mo­ral­men­te re­pu­dia­bles. Es­tas ab­sur­das re­ga­lías de­ben des­apa­re­cer de una vez por to­das por­que, ca­be reite­rar, na­die de­be ser pre­mia­do por cum­plir con su obli­ga­ción. Es ho­ra de ir ce­rran­do los gri­fos por los que se es­cu­rre in­de­bi­da­men­te el di­ne­ro de to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay