SA­LIR CON LOS CHI­COS ES TO­DA UNA EXPEDICION

Chic - - Día De La Madre -

En su pri­mer alum­bra­mien­to, una mu­jer no so­lo da a luz a un hi­jo; en ese ac­to tam­bién na­ce una ma­dre que, co­mo su be­bé, em­pie­za a cre­cer de ce­ro. Pe­ro Na­ta­lia Ma­ría Rie­der Ga­ray tu­vo que apren­der rá­pi­do. Se con­vir­tió en ma­má de dos: Fa­cun­do y Fran­co, los me­lli­zos de dos me­ses y me­dio que agran­da­ron la fa­mi­lia. Fue­ron muy bus­ca­dos, se­gún la ma­má. “Lle­va­mos 16 años jun­tos con mi ma­ri­do, Faus­to Es­cau­ri­za, y mu­cho tiem­po de­trás de es­tos an­ge­li­tos”, di­ce emo­cio­na­da. ¿Có­mo re­ci­bie­ron con tu ma­ri­do la no­ti­cia del em­ba­ra­zo?

- Nun­ca lo va­mos a ol­vi­dar. Mi em­ba­ra­zo fue gra­cias a un tra­ta­mien­to de fer­ti­li­dad. Des­pués de un lar­go pro­ce­so, lle­ga­mos a la etapa de es­pe­rar la fe­cha en la que sa­bría­mos si el tra­ta­mien­to fue exi­to­so. Ca­da cin­co mi­nu­tos mi­ra­ba mi ce­lu­lar es­pe­ran­do el lla­ma­do. Cuan­do por fin so­nó el te­lé­fono, lo mi­ré a Faus­to, y mien­tras es­cu­cha­ba la no­ti­cia, pa­re­cía que me ha­bía que­da­do con­ge­la­da. No po­día reac­cio­nar ni creer que por fin ha­bía lle­ga­do el an­sia­do “po­si­ti­vo”. Em­pe­cé a llo­rar y, al cor­tar, nos pu­si­mos a reír... y a llo­rar al mis­mo tiem­po. ¿Qué sen­tis­te con la pri­me­ra pa­ta­di­ta en la pan­za?

- Me di­je: “¡Por fin!” (ri­sas). Tan­to me ha­bían ha­bla­do de eso, que no veía la ho­ra de ex­pe­ri­men­tar­lo. Fue una sen­sa­ción ra­ra e in­des­crip­ti­ble, real­men­te muy emo­cio­nan­te.

¿Fue di­fí­cil ele­gir al pe­dia­tra? - Pa­ra na­da; An­to­nio Ar­bo, sin du­dar. Mi ma­má me ha­bía di­cho que no ha­bía na­die co­mo él. ¿Có­mo te fue en la ta­rea de ba­ñar­los por pri­me­ra vez?

- Ten­go que des­ta­car que pa­ra el ba­ño y otras ac­ti­vi­da­des me ayu­dan mu­cho las en­fer­me­ras Adri, Ra­quel y Claudia. Pe­ro cuan­do nos ani­ma­mos con Faus­to, nos sa­lió bien. Te­nía­mos mie­do y fue más bien co­mo un ba­ño po­la­co, ¡pe­ro lo hi­ci­mos! ¿En qué cam­bió tu vi­da aho­ra que sos ma­má?

- El tiem­po pa­ra una mis­ma se re­du­ce bas­tan­te, pa­sás de pen­sar en vos y tu pa­re­ja, a pen­sar en los ni­ños, tu pa­re­ja y, en úl­ti­mo lu­gar, en vos mis­ma. Si te­nés al­gu­na du­da so­bre la crian­za, ¿cuál es la pri­me­ra per­so­na a la que re­cu­rrís?

- Siem­pre pien­so que esa pri­me­ra per­so­na de­be­ría ser mi ma­má, pe­ro ella ya no es­tá con no­so­tros, aun­que sé que nos guía en to­do mo­men­to. Fue una ma­má ejem­plar y es­pe­ro po­der lle­gar a ser aun­que sea la mi­tad de bue­na de lo que ella fue, eso ya me con­ver­ti­ría en una su­per­ma­má. Mi her­ma­na, Carina, es la per­so­na a la que re­cu­rro, es mi pri­me­ra con­se­je­ra, la que me tran­qui­li­za en los mo­men­tos de cri­sis, por­que ya tie­ne bas­tan­te ex­pe­rien­cia con sus dos hi­jos. Mis otras her­ma­nas (Pa­lo­ma y Cecilia) tam­bién me acom­pa­ñan en to­do.

Pren­das: Rap­so­dia y Cootchy Coo. Hair & ma­ke up: Be­llí­si­ma.

Na­ta­lia ase­gu­ra que su es­po­so, Faus­to, es "real­men­te un ca­po, me ayu­da en to­do. Ha­ce to­do lo mis­mo que yo: cam­bia pañales, les da su le­che, les ha­ce eruc­tar, les pa­sea pa­ra que se duer­man, se duer­me con ellos... prác­ti­ca­men­te to­do lo que ha­ce una ma­má".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.