LA VI­DA ES BE­LLA

Ma­ría Jo­sé Car­do­zo y Ma­ría Jo­sé Dos San­tos son mu­je­res cu­ya vi­da se vol­vió más lin­da con la ma­ter­ni­dad. Chic las re­tra­tó en esos mo­men­tos úni­cos y fe­li­ces, con sus hi­jos.

Chic - - Día De La Madre - Pren­das: Ben­net­ton - Cheeky. Cal­za­dos: Arez­zo - Ben­ne­ton. Jo­yas: Pan­do­ra y Swa­rosv­ki. Hair y ma­ke up: Be­llí­si­ma. Locación: La Fac­to­ría Ho­tel. Fotos: Is­mael Prado - Gui­ller­mo Nú­ñez. Pro­duc­ción: Bet­ha Achón

MA­RÍA JO­SÉ CAR­DO­ZO DE COS­TAN­ZO

EDAD: 38 años. PRO­FE­SIÓN: Abo­ga­da. CASADA CON: Víc­tor Cos­tan­zo, des­de ha­ce 12 años. HI­JOS: Vi­cen­te (10), Fe­li­pe (7) y Ben­ja­mín (3).

UN RECUERDO

“Una cos­tum­bre fa­mi­liar que te­nía­mos con mi ma­ri­do, cuan­do es­ta­ba em­ba­ra­za­da, era con­sa­grar a nues­tros hi­jos a Dios des­de la pan­za. En Schoens­tatt hay mi­sas es­pe­cia­les pa­ra em­ba­ra­za­das, en las que se ben­di­ce al ma­tri­mo­nio y al be­bé en ca­mino. Siem­pre asis­tía­mos”.

LO MÁS LIN­DO DE SER MA­MÁ

“Traer una vi­da al mun­do es un don de Dios, un desafío, una res­pon­sa­bi­li­dad y una opor­tu­ni­dad pa­ra ser me­jor. Una apren­de lo que sig­ni­fi­ca el amor in­con­di­cio­nal. Es lo me­jor que me pa­só en la vi­da. No pue­do de­jar de agra­de­cer por mis tres te­so­ros. Con sus son­ri­sas, be­sos, abra­zos, pre­gun­tas y tra­ve­su­ras me en­se­ñan mil co­sas”.

EL FES­TE­JO

“Ca­da año ce­le­bra­re­mos con un al­muer­zo fa­mi­liar en el que tam­bién es­ta­rán mi ma­má, mi pa­pá, mis her­ma­nos y mis cu­ña­dos. Al­go que tra­ta­mos de in­cul­car a nues­tros hi­jos es la im­por­tan­cia de vi­vir mo­men­tos en fa­mi­lia. La me­sa fa­mi­liar es un lu­gar de en­cuen­tro pri­vi­le­gia­do, en el que nos po­ne­mos al día, nos reí­mos, co­men­ta­mos pro­yec­tos y dis­fru­ta­mos”.

MA­RÍA JO­SÉ DOS SAN­TOS KRAUCH

EDAD: 36 años.

PRO­FE­SIÓN: Di­se­ña­do­ra gráfica y di­rec­to­ra de Doss Es­tu­dio, un es­tu­dio de di­se­ño bou­ti­que de­di­ca­do al di­se­ño, mar­ke­ting y even­tos pa­ra mar­cas. CASADA CON: Se­bas­tián Gó­mez. HI­JOS: Jo­se­fi­na (3) y Bruno (11 me­ses).

ANTOJOS DEL EM­BA­RA­ZO

“Siem­pre di­je que me da­ría los gus­tos es­tan­do em­ba­ra­za­da, pe­ro un po­co an­tes de es­pe­rar a Jo­se­fi­na, su­pe que era ce­lia­ca, por lo que mi ali­men­ta­ción tu­vo un cam­bio ra­di­cal. En­ton­ces fui co­no­cien­do y pro­ban­do lo que po­día co­mer... y co­mo hay co­sas ri­quí­si­mas pa­ra ce­lia­cos, no pa­sé na­da mal du­ran­te el em­ba­ra­zo. No me po­día fal­tar al­go dul­ce los fi­nes de se­ma­na”.

LA LLE­GA­DA DE JO­SE

“Con Jo­se­fi­na to­do fue nue­vo, in­cier­to, emo­cio­nan­te. Recuerdo que cuan­do em­pe­cé a te­ner con­trac­cio­nes, pa­ra mí ya eran fuer­tí­si­mas y nos fui­mos vo­lan­do al sa­na­to­rio. El mé­di­co de guar­dia nos di­jo, sin em­bar­go, que eran muy le­ves y tu­vi­mos que vol­ver a ca­sa. Re­cién al día si­guien­te, por la sies­ta, re­gre­sa­mos y em­pe­cé el tra­ba­jo de par­to. A las 20.00 na­ció nues­tra Jo­se”.

EL NA­CI­MIEN­TO DE BRUNITO

“To­do fue mu­cho más rá­pi­do. Lle­gan­do ya a las 39 se­ma­nas no te­nía con­trac­cio­nes aún, me sen­tía muy bien. Pe­ro de la na­da, vol­vien­do a mi ca­sa, em­pe­za­ron las con­trac­cio­nes muy se­gui­das. Lle­gué a ca­sa, nos pre­pa­ra­mos y fui­mos

EL MO­MEN­TO DEL DÍA

“An­tes de ir a dor­mir, te­ne­mos la cos­tum­bre de re­zar en fa­mi­lia, los cin­co, y los chi­cos ha­cen sus oraciones. Es­cu­char lo que hay en sus co­ra­zon­ci­tos me ha­ce la­gri­mear de emo­ción, es un mo­men­to muy es­pe­cial”.

CAM­BIO DE PLA­NES

“An­tes de que na­cie­ra mi hi­jo ma­yor, usa­ba uñas lar­gas, pe­ro ni bien lle­gó Vi­cen­te, me las cor­té pa­ra no las­ti­mar­lo al cam­biar­lo o ba­ñar­lo. Hoy, ya no me ima­gino con las uñas lar­gas. Ade­más, co­mo soy ma­má de va­ro­nes, op­to por po­ner­me pan­ta­lo­nes an­tes que po­lle­ras, ya que nun­ca sé cuán­do voy a te­ner que co­rrer pa­ra per­se­guir­los o ¡ba­jar­los de al­gún ár­bol!”.

LA RO­PA

“A la ho­ra de ves­tir soy clá­si­ca, apues­to a unos bue­nos jeans o pan­ta­lo­nes con una lin­da ca­mi­sa. A los chi­cos, por el mo­men­to, los vis­to igua­les, es prác­ti­co y apar­te creo que que­da lin­do. Me en­can­ta com­prar en Be­net­ton, siem­pre tie­ne pren­das igua­les en to­dos los ta­lles. Me gus­tan los to­nos azu­les o neu­tros, que la ro­pa sea fá­cil de com­bi­nar y, por so­bre to­do, re­sul­te có­mo­da pa­ra ju­gar”.

LOS RE­GA­LOS

“Ellos me ha­cen siem­pre mu­chos re­ga­li­tos y to­dos son muy es­pe­cia­les. Por ejem­plo, hoy me sor­pren­die­ron ha­cién­do­me el desa­yuno a su es­ti­lo… pe­ro el de­ta­lle es lo que cuen­ta. A ve­ces, cor­tan flo­res del jar­dín, me ha­cen di­bu­jos o me es­cri­ben tar­je­ti­tas. Leer un men­sa­ji­to co­mo: ‘Ma­mi, sos la me­jor’, ya me ha­ce el día, la se­ma­na, el mes”.

GRA­TI­TUD

“Aho­ra que soy ma­má, le quie­ro de­cir a la mía: ‘¡Gra­cias!’, pues en­tien­do me­jor sus sa­cri­fi­cios y re­nun­cias, su amor y su en­tre­ga. ‘Gra­cias por es­tar pa­ra es­cu­char­me cuan­do ten­go un pro­ble­ma o si ne­ce­si­to ayu­da con los chi­cos. ¡Gra­cias por dar­me la vi­da y por to­do lo que se­guís ha­cien­do por mí y mi fa­mi­lia!’”.

al sa­na­to­rio. Ape­nas nos dio tiem­po de en­trar al qui­ró­fano. ¡Por ar­te de ma­gia lle­ga­ron mi gi­ne­có­lo­ga y el pe­dia­tra jus­to a tiem­po! A las 22.00 na­ció Brunito”.

LO MÁS LIN­DO DE SER MA­MÁ

“Dis­fru­to ca­da día con ellos, vien­do có­mo apren­den y cap­tan co­sas nue­vas que ha­cen o di­cen. Por­que no te das cuen­ta y pa­sa to­do tan rá­pi­do”.

EL MO­MEN­TO DEL DÍA

“Son va­rios: cuan­do des­pier­tan a la ma­ña­na y bus­can un abra­zo y un be­so. Al me­dio­día, des­pués de al­mor­zar, tam­bién com­par­ti­mos 20 mi­nu­tos, los cua­tro, en fa­mi­lia. Lo má­xi­mo es lle­gar a ca­sa des­pués del tra­ba­jo y re­ci­bir abra­zos y mi­mos”.

LOS JUE­GOS

“Con Jo­se nos gus­ta bai­lar. Ella di­ri­ge los bai­les y can­tos, se­gún ca­da mú­si­ca que le pi­de a su pa­pá. Tam­bién ju­ga­mos a la peluquería, ha­ce­mos un pic­nic o pin­ta­mos. Ado­ra ver pe­lí­cu­las y pa­sear a los pe­rri­tos con su pa­pi. Brunito es­tá siem­pre pen­dien­te de lo que ha­ce la her­ma­na y es fe­liz mi­ran­do to­das sus tra­ve­su­ras”.

LA RO­PA

“Soy muy clá­si­ca pa­ra el día a día: me gus­tan mu­cho los jeans, las ca­mi­sas y las blu­sas; siem­pre con al­gu­na ba­lle­ri­na y un pa­ñue­lo o fu­lar si es­tá fres­qui­to. Pa­ra los chi­cos, al­go có­mo­do, que les per­mi­ta ju­gar tran­qui­los”.

GRA­TI­TUD

“Es in­creí­ble có­mo una va­lo­ra mu­cho más a su ma­má des­de que es ma­má. Aho­ra, ca­da vez que ha­go al­go, me acuer­do de las co­sas que ha­cía por no­so­tros y so­lo quie­ro pa­re­cer­me un po­qui­to a ella. La quie­ro mu­chí­si­mo, es un gran ejem­plo pa­ra mí y es­pe­ro po­der al­can­zar al­go de lo que ella fue y si­gue sien­do pa­ra no­so­tros, sus hi­jos”.

Ma­ría Jo­sé Car­do­zo de Cos­tan­zo con sus pe­ques: Vi­cen­te de 10 años, Fe­li­pe de sie­te y Ben­ja­mín de tres.

Ma­ría Jo­sé Dos San­tos Krauch con sus pe­que­ños: Bruno de 11 me­ses y Jo­se­fi­na de tres años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.