Cua­tro ge­ne­ra­cio­nes DE FIES­TA

La bi­sa­bue­la es Ros­mary, la abue­la es Gra­cie­la, la hi­ja es Ca­ro­li­na y la nie­ta, Ma­ría Fer­nan­da. Son cua­tro mu­je­res, cua­tro ge­ne­ra­cio­nes dis­tin­tas... pe­ro to­das ellas ex­pre­san un mis­mo sen­ti­mien­to, de gra­ti­tud ha­cia las ma­dres.

Chic - - Día De La Madre - Fotos: Is­mael Prado. Pro­duc­ción: Be­ta Achón. Pren­das, cal­za­dos y ac­ce­so­rios: Man­go. Hair y ma­ke up: Be­llí­si­ma. Agra­de­ci­mien­tos: La Gour­man­de

Ros­mary Ca­ro­li­na Lui­sa Ba­llasch de Ba­rrail na­ció el 1 de enero de 1936, en me­dio de un país agi­ta­do por las re­vuel­tas po­lí­ti­cas y mi­li­ta­res. Eran tiem­pos en los que las mu­je­res te­nían es­ca­sa par­ti­ci­pa­ción en la so­cie­dad. Muy po­cas ac­ce­dían a los es­tu­dios su­pe­rio­res y a tra­ba­jar fue­ra de la ca­sa. La mayoría se pre­pa­ra­ba pa­ra el ma­tri­mo­nio y los hi­jos. A Ros­mary le to­có esa vi­da cuan­do se ca­só con Au­gus­to Ba­rrail. A los 19 años ya te­nía a Gra­cie­la en bra­zos, su pri­me­ra hi­ja. “So­ña­ba con que fue­ra una ne­na y gra­cias a Dios fue así”, re­me­mo­ra son­rien­te al la­do de su eter­na “ni­ña”.

La si­guie­ron más hi­jos, más mu­je­res es­pe­cí­fi­ca­men­te, que fue­ron po­blan­do la fa­mi­lia: Ros­mary, Dia­na, Cynt­hia y Mirt­ha. La ma­dre re­cuer­da que sus em­ba­ra­zos fue­ron tran­qui­los, en ge­ne­ral, “muy di­fe­ren­tes a co­mo lo vi­ven hoy las chi­cas, que lle­van una vi­da agi­ta­da con el tra­ba­jo y los ejer­ci­cios que ha­cen. Pe­ro es cier­to que aho­ra ellas tie­nen más in­for­ma­ción que la que tu­vi­mos no­so­tras”, ad­mi­te.

A Ros­mary le gus­ta la vi­da que tu­vo. Se de­di­có ín­te­gra­men­te a las ta­reas de la ca­sa. “Mi tra­ba­jo era criar a mis hi­jas”, di­ce sa­tis­fe­cha, con­ven­ci­da de que la fa­mi­lia ha per­di­do cier­to va­lor con los años. “Los pa­dres pa­san mu­cho me­nos tiem­po con sus ni­ños y eso es una pe­na”, cri­ti­ca es­ta mu­jer que si­gue con­gre­gan­do a to­dos sus des­cen­dien­tes en torno a su ho­gar, sus bor­da­dos, sus con­se­jos y esas re­ce­tas de­li­cio­sas que so­lo ella sa­be pre­pa­rar, co­mo las pas­tas ca­se­ras y el bo­bó de ca­ma­rón.

Quien la mi­ra con un des­te­llo de or­gu­llo en los ojos es su hi­ja Gra­cie­la Bea­triz Ba­rrail Ba­llasch. La co­no­ci­da em­pre­sa­ria, de­co­ra­do­ra y vi­tra­lis­ta tam­bién se con­vir­tió en ma­dre a los 19 años, co­mo Ros­mary, aun­que apren-

dió a ma­ne­jar sus tiem­pos pa­ra tra­ba­jar fue­ra del ho­gar y cui­dar de su fa­mi­lia a la vez. Con Jor­ge Cas­ti­llo Frac­chia, su ma­ri­do, son pa­dres de Ca­ro­li­na y Adria­na. “Tu­ve la gra­cia de ser ma­dre y ami­ga de mis hi­jas, lo que me per­mi­te pa­sar mu­cho tiem­po con ellas”, cuen­ta es­ta ac­ti­va mu­jer que vi­ve crean­do y aten­dien­do a sus clien­tes de GB De­co­ra­cio­nes con una ener­gía úni­ca. Ella di­ce que apren­dió de su ma­dre “a ser una lu­cha­do­ra, a su­pe­rar­me siem­pre”.

Más mu­je­res

Ca­ro­li­na Cas­ti­llo Ba­rrail es la hi­ja ma­yor de Gra­cie­la. A di­fe­ren­cia de su ma­má y su abue­la, la ma­ter­ni­dad le lle­gó más tar­de, a los 30 años. Tie­ne una hi­ja úni­ca con su es­po­so, Jor­ge Gar­ce­te, y su vi­da gi­ra en torno a la fa­mi­lia y a su rol de de­co­ra­do­ra de even­tos so­cia­les y em­pre­sa­ria­les, pro­fe­sión que desa­rro­lla con su ma­dre. “Ha­ce 17 años que tra­ba­ja­mos jun­tas,”

re­cuer­da. Em­pe­cé ayu­dán­do­la y me fui in­vo­lu­cran­do ca­da vez más. Hoy, nos di­vi­di­mos las ta­reas. Ella tie­ne sus clien­tes y yo los míos, pe­ro am­bas es­ta­mos al tan­to de to­dos los even­tos que pa­san por GB De­co­ra­cio­nes”.

Pa­ra Ca­ro­li­na, ser ma­má en la ac­tua­li­dad es más desafian­te que en épo­cas an­te­rio­res, ya que los hi­jos “vi­ven de for­ma ade­lan­ta­da y ace­le­ra­da, em­pe­zan­do por el uso de la tec­no­lo­gía, con la que tie­nen ac­ce­so a to­do, y eso es preo­cu­pan­te”, re­fle­xio­na. De allí que pa­ra ella sea tan im­por­tan­te edu­car con amor, op­ti­mis­mo y va­lo­res. Es una he­ren­cia de Gra­cie­la, “de quien apren­do to­dos los días, pues siem­pre tie­ne una ac­ti­tud po­si­ti­va an­te la vi­da”, afir­ma.

La más pe­que­ña de es­te clan es Ma­ría Fer­nan­da Gar­ce­te Cas­ti­llo, la hi­ja de Ca­ro­li­na. Tie­ne 12 años, es alum­na del sép­ti­mo gra­do del co­le­gio Goet­he y el Día de la Ma­dre le trae so­lo mo­ti­vos pa­ra agra­de­cer. “A mi bi­sa­bue­la por en­se­ñar­me a ha­cer fi­deos ca­se­ros y a co­ser; a mi abue­la, por mos­trar­me có­mo dis­fru­tar de la vi­da to­dos los días; y a mi ma­má, que es una ge­nia, por ayu­dar­me a ser una bue­na per­so­na”, in­di­ca. Ra­zo­nes que hon­ran a es­tas mu­je­res.

Gra­cie­la, Ca­ro­li­na y Ma­ría Fer­nan­da creen que he­re­da­ron de Ros­mary el gus­to por la co­ci­na y las ma­nua­li­da­des. “Ella bor­da y te­je co­mo po­cas”, apun­ta la nie­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.