CO­MO UN SUE­ÑO

Chic - - Front Page -

Se­tiem­bre es un mes muy es­pe­cial pa­ra las jo­ven­ci­tas, so­bre to­do pa­ra quie­nes cum­plen con la tra­di­ción del de­but en so­cie­dad, co­mo Mar­ga­ri­ta Za­va­la Tóm­boly. Ella y la di­se­ña­do­ra Romina Ruf­fi­ne­lli se es­tu­sias­man idean­do el ves­ti­do per­fec­to pa­ra una fies­ta tan es­pe­ra­da.

Po­see­do­ra de un es­ti­lo ro­mán­ti­co, fe­me­nino y muy sin­gu­lar, Romina Ruf­fi­ne­lli su­po in­ter­pre­tar los sue­ños de la jo­ven Mar­ga­ri­ta Za­va­la Tóm­boly en su bús­que­da de una pie­za úni­ca que sim­bo­li­ce la rea­li­za­ción de otra eta­pa más en su vi­da. En­tre cen­tí­me­tros, tu­les y en­ca­jes, nos pre­pa­ra­mos con ellas pa­ra la fies­ta de pri­ma­ve­ra del Club Cen­te­na­rio.

La­re­la­ción en­tre una di­se­ña­do­ra y su clien­ta va más allá del ma­tiz pro­fe­sio­nal, pues inevi­ta­ble­men­te se crea un víncu­lo de com­pli­ci­dad e in­ti­mi­dad. En esa si­ner­gia, Romina Ruf­fi­ne­lli es la res­pon­sa­ble de crear el ves­ti­do de de­but pa­ra Mar­ga­ri­ta Za­va­la Tóm­boly y otras jo­ven­ci­tas que aguar­dan la lle­ga­da del 21 de se­tiem­bre pró­xi­mo, fe­cha mar­ca­da pa­ra la tra­di­cio­nal gala.

El se­cre­to de có­mo lu­ci­rá fi­nal­men­te es­te di­se­ño no se­rá de­ve­la­do has­ta esa no­che, pe­ro Romina nos re­ci­bió en su ate­lier pa­ra si­mu­lar una prue­ba y ha­blar­nos de su ex­pe­rien­cia con es­te par­ti­cu­lar acon­te­ci­mien­to. Nos co­men­tó que es­te 2018 cuen­ta con más de­bu­tan­tes que el año pa­sa­do, sin pre­ci­sar un nú­me­ro exac­to, pues­to que tam­bién es­tán las se­ño­ri­tas que no par­ti­ci­pan de la ce­re­mo­nia, pe­ro sí acu­den co­mo in­vi­ta­das. “Son las chi­cas que no de­bu­tan, pe­ro vis­ten de lar­go por pri­me­ra vez. Por es­ta ra­zón, quie­ren un ves­ti­do es­pe­cial”, acla­ra.

Aña­de a la par que, “co­mo ten­go mu­chas quin­cea­ñe­ras, des­pués hay va­rias de­bu­tan­tes. Por suer­te, las chi­cas y sus ma­dres sa­ben or­ga­ni­zar­se, y con an­ti­ci­pa­ción ya re­ser­van un cu­po. Los ves­ti­dos son ca­da año más ela­bo­ra­dos. Y con gus­to siem­pre atien­do a quien lla­ma a con­sul­tar dis­po­ni­bi­li­dad ya más cer­ca de la fe­cha. ¡Si fue­ra por mí, aga­rra­ría to­dos los pe­di­dos! Pe­ro co­mo tam­bién te­ne­mos un cu­po li­mi­ta­do de mo­dis­tas, nos com­pro­me­te­mos con una cier­ta can­ti­dad de tra­ba­jos”.

Cuan­do em­pe­zó su ca­rre­ra, 15 años atrás, Romina se de­di­ca­ba a la con­fec­ción de ca­mi­sas y, tras un lar­go ca­mino re­co­rri­do, “real­men­te aho­ra pue­do de­cir que me es­toy es­pe­cia­li­zan­do en blan­cos”, apun­ta. Y es que, en es­tos úl­ti­mos tres años, en su lis­ta­do co­men­za­ron a abun­dar las no­vias, quin­cea­ñe­ras y de­bu­tan­tes. Es­to no quie­re de­cir que no di­se­ñe pa­ra in­vi­ta­das, es más, pa­ra ellas tie­ne un pro­yec­to a me­diano pla­zo, pa­ra una se­rie de tra­jes ready to wear.

Romina es po­see­do­ra de un es­ti­lo úni­co. Su nom­bre es­tá siem­pre aso­cia­do a lo ro­mán­ti­co, lo eté­reo e ingenuo, una pa­la­bra que ella mis­ma res­ca­ta, con­fe­san­do que tie­ne “un tema con el pa­sa­do y to­do lo re­fe­ren­te a otras épo­cas, ob­via­men­te adap­ta­do a nues­tros días. De pe­que­ña me en­can­ta­ba el es­ti­lo de Ma­ría An­to­nie­ta, y es que ten­go una fas­ci­na­ción con ella y to­do lo que sea de­li­ca­do, fino, aniña­do in­clu­so”.

El có­mo com­bi­na las te­las y los en­ca­jes con bo­ton­ci­tos fo­rra­dos, vo­la­dos y las man­gas evi­den­cian es­te gus­to que la iden­ti­fi­ca des­de sus pri­me­ros diseños, aun­que tam­bién apren­dió mu­cho en el an­dar. “Los clien­tes te en­se­ñan y te desafían a la par. A ca­da di­se­ño dis­tin­to ter­mi­nás poniéndole tu esen­cia. Soy sen­ci­lla pe­ro no mi­ni­ma­lis­ta; ne­ce­si­to agre­gar­le ese de­ta­lle a to­do, pa­ra im­pri­mir per­so­na­li­dad. El con­tac­to con el otro, el he­cho de que in­ter­ven­gan en es­te jue­go de dos, ha­ce que pue­da su­pe­rar­me en ca­da nue­va pro­pues­ta”, fi­na­li­za.

LA ETA­PA MÁS LIN­DA

Mar­ga­ri­ta Ana Ma­ría Za­va­la Tóm­boly tie­ne 16 años y es la úni­ca ne­na en­tre mu­chos va­ro­nes. Sus pri­mas her­ma­nas ya cum­plie­ron con la tra­di­ción de de­bu­tar en so­cie­dad, y ella tam­bién lo ha­rá, acom­pa­ña­da de Oc­ta­vio Pla­te, jun­to con un gru­po de compañeras y ami­gas. “Me genera mu­cha emo­ción, por­que va a ser la pri­me­ra vez que usa­ré un ves­ti­do lar­go”, cuen­ta mien­tras nos des­cri­be, sin ade­lan­tar mu­cho, có­mo lo fue­ron idean­do con Romina.

El di­se­ño es­ta­rá com­pues­to por una si­lue­ta con ne­jas. La par­te su­pe­rior es­ta­rá más ce­ñi­da al tor­so y, con­for­me va­ya des­cen­dien­do, se ha­rá más an­cho. Ten­drá un mon­tón de de­ta­lles co­mo ran­das y tul pli­sa­do. Co­mo se tra­ta de un stra

pless, los hom­bros se­rán se­mi­cu­bier­tos, con de­li­ca­das man­gas caí­das que par­ti­rán des­de la es­pal­da has­ta lle­gar al es­co­te. Si bien aún no sa­be qué com­ple­men­tos lle­va­rá, lu­ci­rá el ca­be­llo suel­to y una gran son­ri­sa en su ros­tro.

Al con­sul­tar­le có­mo fue que es­co­gió a su di­se­ña­do­ra, Mar­ga­ri­ta nos com­par­te que, jus­ta­men­te, ella tam­bién di­se­ñó su ves­ti­do de 15 años y otro que lu­ció en la bo­da de uno de sus her­ma­nos ma­yo­res. “Me gus­ta mu­cho su on­da, por­que es muy pa­re­ci­da a la mía. Me iden­ti­fi­co con ella. Me en­can­tan sus diseños por­que son to­dos muy ro­mán­ti­cos”, con­fie­sa la jo­ven­ci­ta, quien aguar­da con en­tu­sias­mo es­te mo­men­to sin des­cui­dar sus otras ac­ti­vi­da­des, pues­to que de­di­ca to­do su tiem­po a sus es­tu­dios se­cun­da­rios en el colegio Goet­he, en­tre otras res­pon­sa­bi­li­da­des.

Las mar­cas Pan­do­ra y Swa­rovs­ki nos acom­pa­ña­ron con sus de­li­ca­das pie­zas de jo­ye­ría, mos­trán­do­nos sus su­ge­ren­cias pa­ra las no­ches de fies­ta.

Francesco, el bull dog francés de Ro­mi, nos acom­pa­ñó du­ran­te to­da la pro­duc­ción, ale­gran­do la tar­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.