Cuan­do ro­ba­ron a la lo­ra “Li­li”

Extra (Paraguay) - - Lo Primero - Por Lu­la Cano @Toxy­cano

Ña Isa­bel no se que­dó con los bra­zos cru­za­dos cuan­do des­cu­brió que su lo­ra “Li­li” ha­bía si­do ro­ba­da de su pro­pia ca­sa. Muy enoja­da y a la vez preo­cu­pa­da, se cam­bió de ro­pa y fue, sin ro­deos, a de­nun­ciar­lo an­te el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co.

Ha­ce tiem­po que los po­bla­do­res del Ba­rrio 3 Ta­pi­ra­cuái, de San­ta­ní, ha­bían per­di­do la tran­qui­li­dad. Las ca­lles se vol­vie­ron in­se­gu­ras y ya ni las ro­pas se pue­den de­jar ten­di­das en el pa­tio. Se ro­ban to­do.

La se­ño­ra no qui­so que­dar­se sin ha­cer na­da. En­ton­ces, ini­ció una in­ten­sa bús­que­da por to­do su ba­rrio. Gran­de fue su asom­bro cuan­do en­con­tró a su em­plu­ma­da ami­ga en la ca­sa de su ve­ci­na Est­her.

“El robo de una lo­ra y la com­pra de un pa­pa­ga­yo son una sen­ci­lla mues­tra de la rei­nan­te de­sigual­dad so­cial”

La mu­jer ex­pli­có a ña Isa­bel que un hom­bre lle­gó a su ca­sa, con el ave en la mano, y se la ven­dió por G. 150 mil.

A pe­sar de que “Li­li” vol­vió a su ho­gar, los lu­ga­re­ños to­ma­ron el robo co­mo una si­tua­ción se­ria. La de­lin­cuen­cia y el “ra­pi­ña­je” se es­ta­ban yen­do al ex­tre­mo.

Un he­cho bas­tan­te si­mi­lar ocu­rrió un día an­tes en Asun­ción. Dos pa­pa­ga­yos ro­jos y dos pa­vos reales fue­ron ro­ba­dos del Jar­dín Bo­tá­ni­co. Es­tos ani­ma­les exó­ti­cos son ven­di­dos en el mer­ca­do negro en­tre G. 8.000.000 y G. 20 mi­llo­nes.

El robo de “Li­li” y las ele­gan­tes aves de la ca­pi­tal son una cla­rí­si­ma mues­tra de la de­sigual­dad so­cial que se per­ci­be en nues­tro país. Ima­gi­na­te to­do lo que po­dría ha­ber de­trás de lo ocu­rri­do en San­ta­ní. ¿Quién se ro­ba un lorito? Po­dría ser un jo­ven per­di­do en la dro­ga­dic­ción. O qui­zás una per­so­na de­ses­pe­ra­da por pa­gar la li­bre­ta de la des­pen­sa.

Por otra par­te, ¿quién gas­ta­ría tan­tos mi­llo­nes pa­ra te­ner un pa­vo real? A las fa­mi­lias adi­ne­ra­das les en­can­tan las "mas­co­tas" ex­tra­va­gan­tes y, a pe­sar de que la ley prohí­be la ex­trac­ción de ani­ma­les del área sil­ves­tre, si pa­gás a la Seam G. 500.000 men­sual por ca­da una po­dés te­ner en ca­sa ñan­dúes, monos y has­ta ti­gres. Pa­ra los ri­cos, la ley es “fle­xi­ble”, re­la­ti­va, bur­la­ble. Pe­ro pa­ra per­so­nas co­mo el ladrón de lo­ro, es im­pla­ca­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.