Res­ca­te­mos los va­lo­res

Extra (Paraguay) - - Lo Primero - @cu­bi­lla_e­le­na

“Q"Es­for­cé­mo­nos por criar hi­jos de bien y sea­mos ejem­plo"

uién es más lo­co, vo' o yo”, fra­se de una mu­jer que aca­bó con la vi­da de su pa­re­ja tras va­rias pu­ña­la­das. Za­ca­rías Irún es abo­ga­do y le­gis­la­dor pe­ro no sa­bía que de­bía pa­gar el Im­pues­to a la Ren­ta Per­so­nal. Un jo­ven de 19 años aca­bó con la vi­da de cin­co per­so­nas, dos de ellos, me­no­res de edad. Con es­te re­cuen­to cul­mi­na la se­ma­na don­de pa­ra­dó­ji­ca­men­te se con­me­mo­ra la se­ma­na in­ter­na­cio­nal de la sa­lud men­tal.

Ya de­cía el fi­ló­so­fo y teó­lo­go San­to To­más de Aquino: “Un hom­bre tie­ne li­bre elec­ción en la me­di­da en que es ra­cio­nal”.

Me pre­gun­to yo, ¿en qué mo­men­to el ser hu­mano de­jó de ser ra­cio­nal? Es­tas te­rri­bles cró­ni­cas que aca­pa­ra­ron los me­dios, de­be ser un lla­ma­do de aten­ción ur­gen­te al Eje­cu­ti­vo, a los go­ber­na­do­res, a los in­ten­den­tes, con­ce­ja­les, di­rec­to­res de hos­pi­ta­les y a la so­cie­dad to­da, pa­ra bus­car la ma­ne­ra de tra­tar los pro­ble­mas so­cia­les des­de una pers­pec­ti­va psi­co­ló­gi­ca, psi­quiá­tri­ca y por qué no, has­ta es­pi­ri­tual. Es evi­den­te que el amor por la hu­ma­ni­dad es des­pla­za­do cons­tan­te­men­te por los de­seos in­trín­se­cos del egoís­mo, de la per­ver­sión, del po­der y del so­me­ti­mien­to a lo ma­te­rial.

Éti­ca, mo­ral, bue­nas cos­tum­bres, son hoy en día, fra­ses va­cías cu­yo sig­ni­fi­ca­do al pa­re­cer de­ja­ron de ser “mo­da”. El pró­ji­mo, co­mo tal ya ca­si ni exis­te. ¿Tan fá­cil es ma­tar? Los psi­có­lo­gos, psi­quiá­tras, so­ció­lo­gos pre­sen­tan to­do ti­po de teo­rías a la ho­ra de ana­li­zar es­tos he­chos y ca­da res­pues­ta se­rá vá­li­da se­gún las creen­cias de ca­da uno. Pe­ro se de­be coin­ci­dir en que hay una ne­ce­si­dad ex­tre­ma de real­zar los va­lo­res en es­ta so­cie­dad tan co­lap­sa­da por la in­jus­ti­cia y la vio­len­cia. Es ho­ra de pre­gun­tar­nos si so­mos bue­nos pa­dres, bue­nos maes­tros, bue­nos com­pa­ñe­ros, bue­nos ve­ci­nos.

Es ho­ra de res­ca­tar la pa­cien­cia, la em­pa­tía, el amor por los pe­que­ños mo­men­tos y sus­ti­tuir­los por tan­to odio.

Pon­ga­mos ca­da uno nues­tro gra­ni­to de are­na pa­ra erra­di­car el po­co res­pe­to por la vi­da, que va ga­nan­do te­rreno.

Es­for­cé­mo­nos por criar hi­jos de bien y sea­mos ejem­plo, no de­je­mos que sean re­sul­ta­do de una vi­da de fra­ca­so y de in­to­le­ran­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.