7 con­se­jos pa­ra ayu­dar a ni­ños hi­per­ac­ti­vos

Tie­nen la aten­ción dis­per­sa y son bas­tan­te im­pul­si­vos.

Extra (Paraguay) - - Familia -

El Tras­torno de Dé­fi­cit de Aten­ción con Hi­pe­rac­ti­vi­dad (TDAH) pue­de ser de­tec­ta­do si se ob­ser­va que el ni­ño ma­ni­fies­ta con fre­cuen­cia con­duc­tas co­mo: un com­por­ta­mien­to que es in­fan­til pa­ra su edad, ex­ce­si­va­men­te in­quie­to y de­pen­dien­te, más pro­pio de un chi­co de me­nor edad.

CA­RAC­TE­RÍS­TI­CAS

Las ca­rac­te­rís­ti­cas son la im­pul­si­vi­dad y la ba­ja aten­ción, le cues­ta con­cen­trar­se, no man­tie­ne la aten­ción cuan­do es ne­ce­sa­rio, es des­or­ga­ni­za­do y sue­le ha­cer los tra­ba­jos con una ba­ja ca­li­dad.

Una bue­na ru­ti­na ayu­da a calmar an­sie­dad

Si te­nés un hi­jo con hi­pe­rac­ti­vi­dad, se­gu­ro es­tas preguntas siem­pre pa­san por tu ca­be­za: ¿Có­mo ha­go pa­ra con­ven­cer­le de que se sien­te a ha­cer las ta­reas? ¿Qué le di­go pa­ra que no se le­van­te de la me­sa mien­tras co­me? ¿Qué ha­go pa­ra que me es­cu­che?… Ne­ce­si­tan mu­cho amor y pa­cien­cia, pe­ro exis­ten di­fe­ren­tes con­se­jos úti­les pa­ra ayu­dar­los.

En pri­mer lu­gar, siem­pre

es re­co­men­da­ble acu­dir a un pro­fe­sio­nal pa­ra diag­nos­ti­car o des­car­tar el tras­torno de hi­pe­rac­ti­vi­dad y al­gu­nos con­se­jos úti­les son los si­guien­tes: 1

De­fi­nir ru­ti­nas: Crear un cro­no­gra­ma con to­das las ac­ti­vi­da­des de la se­ma­na les ayu­da­rá a or­de­nar­se y, de pa­so, calmar la an­sie­dad. 2

Ha­blar­les cla­ro: Uti­li­zar un len­gua­je sen­ci­llo y ha­blar des­pa­cio fa­ci­li­ta la co­mu­ni­ca­ción y re­fuer­za la con­fian­za en las cria­tu­ras, pues se sien­ten es­cu­cha­das.

3

Apro­ve­char los es­pa­cios abier­tos: Los chi­cos hi­per­ac­ti­vos ne­ce­si­tan mo­ver­se con li­ber­tad. Re­for­zar las ac­ti­vi­da­des en par­ques o ha­cer de­por­tes es vi­tal pa­ra que gas­ten sa­lu­da­ble­men­te la ener­gía y pue­dan dor­mir me­jor. 4

Ju­gar: En el ca­so de los ni­ños hi­per­ac­ti­vos, ju­gar les ayu­da a calmar su an­sie­dad y con­cen­trar­se en una ac­ti­vi­dad. 5

Evi­tar los dul­ces: En el ca­so de los hi­per­ac­ti­vos, es­tán prohi­bi­dos du­ran­te to­do el día

por­que tri­pli­ca la ener­gía fí­si­ca y ha­ce que sea muy di­fí­cil con­cen­trar­se. 6

Es­ta­ble­cer nor­mas:

Es ne­ce­sa­rio de­jar por es­cri­to nor­mas re­la­cio­na­das con ta­reas, ho­ra­rios, jue­gos y co­lo­car­las en un lu­gar vi­si­ble pa­ra los pe­que­ños, de ma­ne­ra que en­tien­dan que no son un ca­pri­cho y que hay que se­guir­las. 7

De­mos­trar afec­to:

Pa­ra los chi­cos con hi­pe­rac­ti­vi­dad, sen­tir­se en­ten­di­dos y no cri­ti­ca­dos es muy im­por­tan­te en su cre­ci­mien­to.

Fuen­te: To­dohi­jos.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.