CA­SA GA­LÁN, al­ta cocina en la ciu­dad de Cór­do­ba

En la pa­sa­da Se­ma­na San­ta tu­vi­mos opor­tu­ni­dad de co­no­cer un res­tau­ran­te del cual que­da­mos enamo­ra­dos, ubi­ca­do en la ciu­dad capital de la pro­vin­cia ar­gen­ti­na de Cór­do­ba. Te lo presentamos a con­ti­nua­ción.

High Class Gourmet - - Cocina 5 Estrellas -

Es­ta vez me pro­me­tí fir­me­men­te que no tra­ba­ja­ría. Y pa­ra obli­gar­me al des­can­so, in­clu­so de­jé en ca­sa la li­bre­ta de apuntes, el gra­ba­dor, la ta­blet y la no­te­book. De ese mo­do no ten­dría opor­tu­ni­dad al­gu­na de es­cri­bir na­da. Bajo esa pre­mi­sa pro­gra­mé jun­to a mi es­po­sa la es­ca­pa­da tu­rís­ti­ca de la Se­ma­na San­ta a la ciu­dad ar­gen­ti­na de Cór­do­ba, lu­gar en el mun­do que des­de ha­ce tiem­po am­bos que­ría­mos co­no­cer.

Y de ve­ras que to­do ve­nía bien, a pe­sar del caos que de­bi­mos sor­tear por el cie­rre del puen­te in­ter­na­cio­nal que une Puer­to Fal­cón con Clo­rin­da: mu­chas ho­ras de sue­ño, desa­yu­nos re­la­ja­dos, lar­gos pa­seos a pie, com­pras va­rias y co­mi­das des­com­pri­mi­das en los momentos en que se nos an­to­ja­ba, ayu­da­ban a for­ta­le­cer la idea de un des­en­chu­fe en se­rio de to­do lo que sig­ni­fi­que tra­ba­jo y preo­cu­pa­cio­nes pro­fe­sio­na­les.

Has­ta que lle­gó el mo­men­to de visitar un res­tau­ran­te so­bre el cual ha­bía­mos leí­do bas­tan­te en va­rias pá­gi­nas web. Me re­fie­ro a Ca­sa Ga­lán, un co­que­to y ex­clu­si­vo lo­cal mon­ta­do en la te­rra­za del ho­tel bou­ti­que Azur Real, que es­tá en pleno cas­co his­tó­ri­co de la ciu­dad.

Tan, pe­ro tan bue­na era la ex­pe­rien­cia que es­tá­ba­mos vi­vien­do, que rom­pí la au­to­pro­me­sa de evi­tar pen­sar en la re­dac­ción de un ar­tícu­lo y co­men­cé a to­mar rá­pi­dos apuntes en mi ce­lu­lar, y has­ta in­clu­so sa­qué nu­me­ro­sas fo­to­gra­fías que que­da­rán co­mo re­cuer­do de una no­che gas­tro­nó­mi­ca per­fec­ta.

Puen­te a la fe­li­ci­dad

Nos sen­ti­mos afor­tu­na­dos por ha­ber po­di­do en­con­trar un si­tio en Ca­sa Ga­lán, ya que so­la­men­te tie­ne 14 me­sas. Y ser el res­tau­ran­te del ho­tel (un si­tio tan be­llo que me­re­ce un ar­tícu­lo pa­ra él so­lo), es­ti­ma­mos que mu­chos de sus hués­pe­des op­tan por co­mer allí.

El ho­tel, re­pi­to, fun­cio­na en una an­ti­gua cons­truc­ción re­ci­cla­da con muy buen gus­to. In­gre­sa­mos por una puer­ta an­gos­ta y to­ma­mos el as­cen­sor has­ta la te­rra­za. Al ba­jar nos en­con­tra­mos con otro lu­gar muy bien mon­ta­do, con lu­ces, som­bras, re­po­se­ras y de­ta­lles muy bo­ni­tos.

Pa­ra in­gre­sar al res­tau­ran­te es pre­ci­so cru­zar un pe­que­ño puen­te­ci­to vi­dria­do y abrir unas puer­tas muy an­ti­guas.

Im­pre­sio­na muy bien por su am­bien­ta­ción que mez­cla de­ta­lles de ca­li­dez (pi­so flo­tan­te de ma­de­ra y muy be­llos mue­bles an­ti­guos), con rus­ti­ci­dad (una pa­red de la­dri­llo vis­to) y mo­der­ni­dad (ob­ser­va­da es­pe­cial­men­te en me­sas, lám­pa­ras y co­lo­res de am­bien­ta­ción). El sen­ti­mien­to de co­mo­di­dad al es­tar allí es muy re­con­for­tan­te.

Fui­mos los pri­me­ros co­men­sa­les en lle­gar y la ca­ma­re­ra, muy aten­ta, per­mi­tió que nos ubi­cá­ra­mos don­de más nos gus­te. Ele­gi­do el lu­gar, co­men­zó la ex­pe­rien­cia.

Aten­di­dos por los pro­pios due­ños

Ca­sa Ga­lán es la apues­ta de ca­li­dad que rea­li­za­ron los her­ma­nos Lu­cas y Ale­jan­dro Ga­lán, co­ci­ne­ros cor­do­be­ses que es­ta­ban lo­gran­do cier­ta no­to­rie­dad en el mun­di­llo gas­tro­nó­mi­co lo­cal.

Así fue que lle­ga­ron con su pro­pues­ta cu­li­na­ria al ho­tel Azur Real, con­sis­ten­te en pre­sen­tar so­lo dos me­nús de­gus­ta­ción pa­ra la ce­na y es­me­ra­dos me­nús eje­cu­ti­vos pa­ra los me­dio­días. La par­te más in­tere­san­te es que el pro­pio Lu­cas, du­ran­te nues­tra ex­pe­rien­cia, sa­lió al sa­lón pa­ra ser­vir él mis­mo ca­da una de las 14 me­sas ocu­pa­das y ex­pli­car de qué se tra­ta­ba ca­da pla­to. Ade­más, el chef su­ge­ría el mo­do en que po­día­mos co­mer lo que te­nía­mos en los pla­tos pa­ra que la ex­pe­rien­cia fue­se más com­ple­ta.

Pa­ra no per­der nin­gún de­ta­lle de la pro­pues­ta gas­tro­nó­mi­ca, ele­gi­mos un menú ca­da uno y así dis­fru­tar de ca­da uno de los ma­ti­ces que ca­da pla­to pro­po­nía.

A me­di­da que los pla­tos iban lle­gan­do a la me­sa, más y más nos sen­tía­mos cau­ti­va­dos por las sor­pre­sas de tex­tu­ras y ex­plo­sio­nes de sa­bo­res que lle­vá­ba­mos a nues­tras bo­cas

Mien­tras aguar­dá­ba­mos la lle­ga­da de la co­mi­da, nos en­tre­tu­vi­mos con unos pa­nes, de ela­bo­ra­ción ca­se­ra, ca­da uno con un sa­bor y una textura sor­pren­den­tes.

Ade­más, bu­ceé por la bre­ve pe­ro muy bien pen­sa­da car­ta de vi­nos. Fue así que nos de­ci­di­mos por un Char­don­nay pre­mium de Al­ta Vis­ta que re­sul­tó un gran com­pa­ñe­ro du­ran­te to­da la ve­la­da.

7 es­ca­lo­nes al cie­lo

Tan­to el menú nú­me­ro 1 co­mo el nú­me­ro 2 tie­nen 7 pa­sos, al­gu­nos de ellos en co­mún. A con­ti­nua­ción, el de­ta­lle de am­bas op­cio­nes:

MENÚ 1: Amu­se bou­che: Mix de pe­que­ñas pie­zas sa­la­das. En­tra­da: Ho­jal­dre de ca­ra­co­les con su man­te­ca. Pri­mer pla­to prin­ci­pal: Pie de ñan­dú. Gra­ni­ta: Gra­ni­ta de san­día y men­ta. Se­gun­do pla­to prin­ci­pal: Ra­viol de oso­buc­co con sal­sa gravy y cre­mo­so de pa­pas y es­pi­na­cas. Pos­tre: Phi­lo de ananá con he­la­do de co­co tos­ta­do e In­gle­sa al ron. Ca­fé/Té & Mig­nar­di­ses.

MENÚ 2: Amu­se bou­che: Mix de pe­que­ñas pie­zas sa­la­das. En­tra­da: To­ma­te con­fi­ta­do ca­pre­se. Pri­mer Pla­to Prin­ci­pal: Cro­que­ta de lan­gos­ti­nos con emul­sión de ve­ge­ta­les asa­dos. Gra­ni­ta: Gra­ni­ta de san­día y men­ta. Se­gun­do pla­to prin­ci­pal: Pe­chu­ga de ave en crou­te de hon­gos con mer­me­la­da de ce­bo­llas y pu­ré de ar­ve­jas. Pos­tre: Cre­mo­coa con ja­lea de uva chin­che. Ca­fé/Té & Mig­nar­di­ses.

Im­pre­sio­nes

A me­di­da que los pla­tos iban lle­gan­do a la me­sa, más y más nos sen­tía­mos cau­ti­va­dos por las sor­pre­sas de tex­tu­ras y ex­plo­sio­nes de sa­bo­res que lle­vá­ba­mos a nues­tras bo­cas.

Per­so­nal­men­te, me enamo­ré del ho­jal­dre de ca­ra­co­les de tie­rra y el pie de car­ne de ñan­dú. Es­tos dos pla­tos fue­ron los pun­tos más al­tos de un menú superlativo.

Otro as­pec­to que no se de­be de­jar pa­sar por al­to es el muy ac­ce­si­ble pre­cio por per­so­na, así co­mo el va­lor de los vi­nos. Tal vez esa fue "la ce­re­za del pos­tre": cocina de al­tí­si­mo ni­vel a pre­cios mu­cho más que ami­ga­bles.

Y si al leer es­tas lí­neas te en­tran las ga­nas de co­no­cer Ca­sa Ga­lán, te pa­so otro tip: te­nés que ir con ham­bre, por­que los pa­sos, ade­más de nu­me­ro­sos ¡son abun­dan­tes!

En­ton­ces, ya sa­bés, si es­tás por Cór­do­ba, no po­dés de­jar pa­sar la opor­tu­ni­dad de co­no­cer un si­tio que col­ma­rá y has­ta su­pe­rará tus ex­pec­ta­ti­vas.

An­ti­gua cons­truc­ción re­ci­cla­da con muy buen gus­to

Pie de ñan­dú

To­ma­te con­fi­ta­do ca­pre­se

Cro­que­tas de lan­gos­ti­nos con emul­sión

de ve­ge­ta­les asa­dos

Phi­lo de ananá con he­la­do de co­co tos­ta­do

e in­gle­sa al ron

Chef Ale­jan­dro Ga­lán

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.