¡CHU­RROS!

High Class Gourmet - - La Historia Detrás -

Co­mo con la ma­yo­ría de los pro­duc­tos que con­su­mi­mos en la vi­da co­ti­dia­na, no hay un con­sen­so cuan­do se tra­ta del ori­gen del chu­rro. La ma­yo­ría de las re­ce­tas es­tán de acuer­do en el uso de la ha­ri­na, el agua y la le­che, pe­ro en al­gu­nas re­gio­nes se le agre­ga tam­bién le­va­du­ra. Sea co­mo sea, na­die pue­de de­jar de re­co­no­cer el cre­cien­te éxi­to de es­te pos­tre, pues su ex­pan­sión lle­gó a Es­ta­dos Uni­dos e in­clu­si­ve In­gla­te­rra.

Exis­ten dos historias prin­ci­pa­les so­bre el ori­gen de es­te ali­men­to. Una de ellas ha­bla de que sur­ge a par­tir de los via­jes de los co­mer­cian­tes por­tu­gue­ses a Orien­te, de don­de tra­je­ron el you­tiao, una ma­sa sa­la­da fri­ta. Su­pues­ta­men­te, el you­tiao se po­pu­la­ri­zó rá­pi­da­men­te en­tre las clases más hu­mil­des de Por­tu­gal has­ta al­can­zar rá­pi­da­men­te el te­rri­to­rio español, y fue ahí don­de em­pe­zó a agre­gar­se azú­car en vez de sal a su preparación. La mis­ma his­to­ria ase­gu­ra que el nom­bre “chu­rro” fue acu­ña­do por los cam­pe­si­nos de la zo­na, de­bi­do a que la for­ma es­tre­lla­da con la que pre­pa­ra­ban es­te ci­lin­dro de ma­sa se ase­me­ja­ba a los cuer­nos de la ove­ja chu­rra.

Otra his­to­ria muy po­pu­lar coin­ci­de en que el te­rri­to­rio de don­de sur­gió pa­ra el res­to del mun­do, fue Es­pa­ña; pe­ro ase­gu­ra que, en reali­dad, el chu­rro fue in­ven­ta­do en ese país. A par­tir del des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca por par­te de los es­pa­ño­les y el des­cu­bri­mien­to de la plan­ta del ca­cao y la ca­ña de azú­car, la for­ma de con­su­mir el chu­rro cam­bió de nue­vo. Has­ta la ac­tua­li­dad, en Eu­ro­pa se pre­fie­re con­su­mir­lo acom­pa­ña­do de cho­co­la­te.

El chu­rro ame­ri­cano

Se di­ce que es­ta co­mi­da ate­rri­zó por pri­me­ra vez en Cu­ba y que de ahí se fue ex­pan­dien­do a los paí­ses del Sur, qui­zás fue­ron es­tos los pri­me­ros paí­ses en ha­cer un ori­fi­cio al chu­rro pa­ra re­lle­nar­lo con las ex­qui­si­te­ces lo­ca­les. De ahí sur­ge que en Bra­sil se con­su­ma el chu­rro prin­ci­pal­men­te re­lleno con cho­co­la­te, y en paí­ses co­mo Ar­gen­ti­na, re­lleno con dul­ce de le­che.

El dul­ce de le­che tam­bién se con­su­me en el he­mis­fe­rio Nor­te y es po­pu­lar en Mé­xi­co. Los me­xi­ca­nos pre­fie­ren el re­lleno de dul­ce de le­che o cre­ma pas­te­le­ra de vai­ni­lla. So­lo Cu­ba com­par­te con Pa­ra­guay la tra­di­ción de usar el dul­ce de gua­ya­ba co­mo re­lleno de las ma­sas dul­ces. En nues­tro país, el dul­ce de gua­ya­ba y la cre­ma pas­te­le­ra son usua­les, pe­ro me­nos co­mu­nes que el dul­ce de le­che con el que re­lle­nan chu­rros. Des­de los pues­tos en las ca­lles has­ta los res­tau­ran­tes y con­fi­te­rías con su ver­sión gour­met, es­te dul­ce si­gue con­quis­tan­do co­ra­zo­nes. En Es­ta­dos Uni­dos e In­gla­te­rra exis­ten lo­ca­les gastronómicos que se de­di­can ex­clu­si­va­men­te a pro­du­cir chu­rros, lla­ma­dos co­mún­men­te “chu­rre­rías”.

¡No te pierdas las re­ce­tas de es­te de­li­cio­so dul­ce que te acer­ca­mos en la sec­ción de

Re­pos­te­ría!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.