Es pro­ba­ble que no exis­ta otro dul­ce más ex­qui­si­to que el Ob­je­to de ad­mi­ra­ción y en­vi­dia en­tre pas­te­le­ros, pro­ta­go­nis­ta de las me­sas más lu­jo­sas y de ma­sa su­ma­men­te sua­ve des­de el pri­mer con­tac­to, es­te pos­tre es nues­tra ins­pi­ra­ción pa­ra el oto­ño. En es­ta

Ma­ca­ron.

High Class Gourmet - - Historia Gourmet -

Em­pe­zan­do por lo bá­si­co, un ma­ca­ron po­dría de­fi­nir­se co­mo dos tapas de ga­lle­ti­ta con ba­se de me­ren­gue uni­das por un re­lleno de cre­ma de fru­tas, ga­na­che o but­ter­cream, pe­ro de­cir­lo es más fá­cil que ha­cer­lo. El in­gre­dien­te prin­ci­pal es ha­ri­na de al­men­dras, el cual se com­bi­na con azú­car im­pal­pa­ble y me­ren­gue ita­liano, aun­que la pas­te­le­ría fi­na uti­li­za el me­ren­gue fran­cés, un pre­pa­ra­do más com­ple­jo que el ita­liano.

El re­sul­ta­do es una ma­sa cru­jien­te por fue­ra y ex­tre­ma­da­men­te sua­ve y dul­ce por den­tro; el desafío pa­ra los pas­te­le­ros es ob­te­ner la ma­sa bri­llo­sa, fi­na y sin gru­mos que ca­rac­te­ri­za la ca­pa su­pe­rior. más exi­to­sos de la ciu­dad, pe­ro no fue has­ta ini­cios del si­glo XX que sus pro­duc­tos de­ja­ron una ver­da­de­ra hue­lla en la his­to­ria.

Con la lle­ga­da de nue­vos tiem­pos, las efer­ves­cen­tes mu­je­res fran­ce­sas ya no es­ta­ban sa­tis­fe­chas con ha­cer vi­da so­cial en sus ca­sas o en círcu­los de lec­tu­ra, y la es­po­sa de Louis-Er­nest vio una opor­tu­ni­dad. La­du­rée se con­vir­tió así en uno de los pri­me­ros sa­lo­nes de té, com­bi­nan­do un ca­fé con la pa­tis­se­rie fran­ce­sa. Fue aquí don­de tu­vo ori­gen el ma­ca­ron que co­no­ce­mos en la ac­tua­li­dad.

Si bien las pri­me­ras re­ce­tas de dul­ces pa­re­ci­dos al ma­ca­ron da­tan del si­glo XVII, no exis­te una fe­cha exac­ta de su in­ven­ción. Se atri­bu­ye a los ita­lia­nos ha­ber rea­li­za­do los pri­me­ros ma­ca­rons con ha­ri­na de al­men­dras, pe­ro hay do­cu­men­ta­cio­nes que apun­tan a la pre­sen­cia de es­tos dul­ces en fies­tas ofre­ci­das tan­to por la rei­na flo­ren­ti­na Ca­ta­li­na de Mé­di­ci co­mo por el “Rey Sol” Luis XIV de Fran­cia, un si­glo des­pués.

El sa­lón de té Pons de Pa­rís fue uno de los pri­me­ros en po­pu­la­ri­zar­lo, pe­ro fue Pie­rre Des­fon­tai­nes, nie­to de Louis-Er­nest La­du­rée, quien les dio ese tono pas­tel pa­ra di­fe­ren­ciar los sa­bo­res y uno de los pio­ne­ros en dar­le un to­que más gour­met. Así, se ale­ja­ron del re­lleno de mer­me­la­da pa­ra dar lu­gar a cre­mas más re­fi­na­das; y el re­sul­ta­do es que, pa­ra to­do el mun­do, el ma­ca­ron es fran­cés y cons­ti­tu­ye una in­dus­tria de al­ta es­ca­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.