Res­tau­ran­tes: La Pér­go­la Jar­dín

¿Quién no co­no­ce La Pér­go­la Jar­dín? Con más de tres dé­ca­das, es­te res­tau­ran­te es un clá­si­co in­dis­cu­ti­do en el que se in­ter­cam­bian y se crean anéc­do­tas que se cuen­tan de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción en las fa­mi­lias pa­ra­gua­yas. Es una ce­le­bra­ción del buen co­mer

High Class Gourmet - - Sumario -

En esen­cia, el nom­bre del si­tio es un ho­me­na­je a su prin­ci­pal fuen­te de ins­pi­ra­ción: La Pér­go­la. En­mar­ca­do por un ex­qui­si­to jar­dín, es­te rin­cón cu­li­na­rio tie­ne la im­pron­ta de la pro­por­cio­na­li­dad, la be­lle­za y el equi­li­brio com­po­si­ti­vo, fru­to del fe­liz en­cuen­tro en­tre ma­te­ria­les na­tu­ra­les y no­bles, em­pe­zan­do por la fa­cha­da de es­truc­tu­ra or­gá­ni­ca y de gran­des di­men­sio­nes. A par­tir de ahí se ac­ti­van las sen­sa­cio­nes y las sor­pre­sas.

Ade­más de ser un im­por­tan­te re­fe­ren­te de la gas­tro­no­mía pa­ra­gua­ya, a la que po­ne em­pe­ño des­de 1984, es un des­tino in­ter­na­cio­nal­men­te co­no­ci­do y afian­za­do por me­dio del pa­la­dar. ¿La cla­ve? Ho­ras y ho­ras de cons­tan­cia pa­ra lo­grar una co­ci­na que va di­rec­to al co­ra­zón, y cu­yo va­lor agre­ga­do es el tra­to cor­dial en el ser­vi­cio, tán­dem que ani­ma a los asis­ten­tes a vol­ver siem­pre. Una vez aden­tro, se pue­de tes­ti­fi­car una

per­for­man­ce de so­ni­dos y lu­ces te­nues que im­pe­ran en el sa­lón prin­ci­pal y con­for­tan a los co­men­sa­les que aguar­dan ex­pec­tan­tes la lle­ga­da de sus pla­tos re­fi­na­da­men­te ela­bo­ra­dos, con sa­bo­res y olo­res humean­tes que to­do lo im­preg­nan.

Aun­que la al­ta gas­tro­no­mía es la gran pro­ta­go­nis­ta, es­te lu­gar si­gue sien­do mu­cho más que eso. Pa­ra mu­chos, es el es­ce­na­rio pre­di­lec­to pa­ra en­cuen­tros con ami­gos, ce­nas em­pre­sa­ria­les, cum­plea­ños u otro ti­po de acon­te­ci­mien­tos so­cia­les o eje­cu­ti­vos. El ser­vi­cio ra­di­ca en el res­tau­ran­te, que con­tem­pla cua­tro am­bien­tes dis­tin­tos, y la ca­fe­te­ría que in­clu­ye tam­bién los ser­vi­cios de desa­yuno, al­muer­zo, me­rien­da y ce­na.

Asi­mis­mo, dis­po­ne de un ma­jes­tuo­so sa­lón de even­tos cu­ya ca­pa­ci­dad es pa­ra has­ta 200 per­so­nas, y una te­rra­za o deck, con do­tes pa­ra es­pec­tácu­los ar­tís­ti­cos. Ca­te­gó­ri­ca­men­te, La Pér­go­la es un es­pa­cio in­te­gral or­ques­ta­do pa­ra vi­vir múl­ti­ples ex­pe- rien­cias, don­de el clien­te so­la­men­te de­be dis­fru­tar ya que la em­pre­sa se ocu­pa de coor­di­nar los me­ca­nis­mos de or­ga­ni­za­ción, lo­gís­ti­ca y ope­ra­ción de to­dos los ele­men­tos que com­po­nen un even­to.

PLA­TOS FUER­TES

Lo más sor­pren­den­te de es­te lu­gar es la ca­li­dad de sus co­mi­das. “La Pér­go­la Jar­dín lle­va la na­rra­ti­va a tra­vés de su car­ta de pla­tos in­ter­na­cio­na­les y co­mi­das tra­di­cio­na­les pa­ra­gua­yas con to­ques ac­tua­li­za­dos en cuan­to a re­ce­tas —con­for­ma­ción de las mis­mas e in­gre­dien­tes— y pre­sen­ta­ción de

El ser­vi­cio ra­di­ca en el res­tau­ran­te, que con­tem­pla cua­tro am­bien­tes dis­tin­tos, y la ca­fe­te­ría que in­clu­ye tam­bién los ser­vi­cios de desa­yuno, al­muer­zo, me­rien­da y ce­na.

pla­tos, pe­ro man­te­nien­do su esen­cia ori­gi­nal”, ase­gu­ra el ge­ren­te del res­tau­ran­te, Ariel Cen­tu­rión.

Aquí la crea­ti­vi­dad no es elec­ción, sino nor­ma. “Si bien en La Pér­go­la con­ta­mos con más de 45 pla­tos de­ta­lla­dos en la car­ta, la ma­yo­ría de nues­tros clien­tes rea­li­zan pe­di­dos es­pe­cia­les. Y pa­ra com­pla­cer esas exi­gen­cias, te­ne­mos la ca­pa­ci­dad de pre­pa­rar co­mi­das en el ins­tan­te. Así, en to­tal su­ma­mos 80 op­cio­nes, apro­xi­ma­da­men­te”, ase­gu­ra Cen­tu­rión. En el me­nú re­sal­ta una am­plia va­rie­dad de car­nes, aves, pes­ca­dos y pas­tas que se ela­bo­ran en el lo­cal.

¿Al­go en es­pe­cial? ¡Pes­ca­dos, có­mo no! El pla­to es­tre­lla es el su­ru­bí, en sus di­fe­ren­tes ver­sio­nes: gri­llé, bon­ne fem­me u ho­jal­dre. Otra de las es­pe­cia­li­da­des de la ca­sa es el lo­mi­to a la ca­za­do­ra, con una guar­ni­ción que pue­de va­riar des­de pa­pas du­que­sas, el mis­mo pu­ré de pa­pa, arroz con que­so, el souf­flé de ve­ge­ta­les, has­ta mez­clas in­só­li­tas a pe­di­do del pú­bli­co.

En cuan­to a la co­ci­na me­di­te­rrá­nea de pro­duc­tos fres­cos, son muy elo­gia­dos los ma­ris­cos, la pae­lla y las tru­chas. Otra de las apues­tas más acla­ma­das de es­te rue­do gas­tro­nó­mi­co es el po­llo a la cor­don bleu. La di­ver­sión se ex­tien­de a la car­ta de vino y cóc­te­les. Una pro­pues­ta tan cos­mo­po­li­ta y va­ria­da, co­mo el lu­gar que la aco­ge.

El pla­to es­tre­lla es el su­ru­bí, en sus di­fe­ren­tes ver­sio­nes: gri­llé, bon­ne fem­me u ho­jal­dre. Otra de las es­pe­cia­li­da­des de la ca­sa es el lo­mi­to a la ca­za­do­ra, con dis­tin­tas guar­ni­cio­nes.

Fes­ti­val de ma­ris­cos. Pla­to con re­mi­nis­cen­cias ma­ri­nas y un to­que de gas­tro­no­mía lo­cal.

Sal­món en sal­sa de cre­ma y es­tra­gón, acom­pa­ña­do de es­pá­rra­gos y pa­pas al va­por.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.