EL PRE­SEN­TE

High Class Gourmet - - Mi Receta -

Más que pas­te­le­ro, Jimmy pre­fie­re que lo lla­men co­ci­ne­ro. Fiel a su per­so­na­li­dad osa­da, pro­pu­so a la pro­pie­ta­ria del ho­tel ad­qui­rir el in­mue­ble fren­te al edi­fi­cio pa­ra con­ver­tir­lo en un es­ta­ble­ci­mien­to que ofre­cie­ra tra­gos, be­bi­das y cier­tas pla­tos. En ese en­ton­ces, se­gún co­men­ta, el gru­po em­pre­sa­rial ya se en­con­tra­ba ba­ra­jan­do esa po­si­bi­li­dad y tan so­lo unos me­ses des­pués, él pa­só a ser el chef eje­cu­ti­vo de 904 Bar, que sir­ve hoy en día, en­tre va­rias pro­pues­tas, unas dis­tin­ti­vas piz­zas al ta­ta­kuá.

“Sin pe­car de soberbio”, ase­gu­ra que allí se pre­pa­ran las me­jo­res piz­zas de la ciu­dad. ¿La ra­zón? “Nos gus­ta ha­cer bien las co­sas”, in­di­ca. Se re­fie­re a res­pe­tar los pro­duc­tos, los tiem­pos y las tem­pe­ra­tu­ras, fac­to­res que re­per­cu­ten en los sa­bo­res, y a tra­ba­jar de for­ma or­de­na­da y dis­ci­pli­na­da.

Su ins­pi­ra­ción pro­vie­ne del tra­ba­jo en sí mis­mo, di­ce, pe­ro más que na­da, de los li­bros. “An­tes no ha­bía ac­ce­so a in­ter­net co­mo aho­ra. Por eso los li­bros siem­pre me van a pa­re­cer fun­da­men­ta­les, por­que con ellos vas apren­dien­do de­ta­lles que ha­cen la di­fe­ren­cia. Ni si­quie­ra te dan ga­nas de co­piar­le al chef por­que las pá­gi­nas te trans­mi­ten cier­to ti­po de ma­gia que ins­pi­ra”, afir­ma. De su vas­ta colección, qui­zá los li­bros más pre­cia­dos que tie­ne son los del chef ar­gen­tino Fran­cis Mall­mann.

Jimmy tie­ne mu­chos pro­yec­tos pen­dien­tes. En­tre ellos es­tá el de ha­bi­li­tar en su re­si­den­cia un ta­ller de pas­te­le­ría, aun­que tam­bién tie­ne una pro­pues­ta de inau­gu­rar una ca­fe­te­ría. Le gus­ta­ría via­jar más, ya que con­si­de­ra que ha­cer­lo sir­ve co­mo un com­bus­ti­ble pa­ra la crea­ti­vi­dad, y se­guir es­tu­dian­do. Pe­ro más allá de es­tos de­seos, se sien­te agra­de­ci­do con los ex­ce­len­tes maes­tros que tu­vo. Por to­dos ellos sien­te un gran afec­to, pe­ro des­ta­ca a una en es­pe­cial, a la más es­tric­ta y la que des­per­tó en él la pa­sión por la co­ci­na: su ma­má.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.