EL IN­CON­FUN­DI­BLE ES­TI­LO MAL­BEC DE RI­CAR­DO SAN­TOS

High Class Gourmet - - Especial Expo Vino 2017 -

El even­to por ex­ce­len­cia que con­vo­ca a los wi­ne lo­vers en el país tu­vo una vez más co­mo des­ta­ca­da pre­sen­cia a Ri­car­do San­tos, el pa­triar­ca de la bo­de­ga. Es­tu­vo acom­pa­ña­do de su hi­jo Pedro, quien co­la­bo­ra en la em­pre­sa pa­ra que las eti­que­tas lle­guen a buen des­tino, allí don­de la mar­ca se po­si­cio­ne.

Ri­car­do es una en­ci­clo­pe­dia abier­ta, a no du­dar­lo. Des­plie­ga sus co­no­ci­mien­tos so­bre el Mal­bec y re­la­ta su ex­pe­rien­cia de mu­chos años, brin­dan­do el sen­ti­do mis­mo de la fi­lo­so­fía de la mar­ca. “Un pe­rio­dis­ta aus­tra­liano me di­jo al­gu­na vez que la pri­me­ra di­fe­ren­cia­ción en vi­nos es­tá en que exis­ten los que son pa­ra be­ber y los que es­tán pa­ra conversar (drin­king wi­ne and tal­king wi­ne). Me di­jo que mis eti­que­tas son pa­ra be­ber, ya que si nos jun­ta­mos en una me­sa, an­tes de que sea ser­vi­da la co­mi­da, ya nos ter­mi­na­mos una bo­te­lla”, co­mien­za su re­la­to el prin­ci­pal res­pon­sa­ble de la bo­de­ga.

Pedro San­tos se en­car­ga de re­for­zar los con­cep­tos ver­ti­dos por su pa­dre, al ex­pre­sar que lo más reivin­di­ca­do en cuan­to a bon­da­des pa­ra el que be­be al­gu­na bo­te­lla de Ri­car­do San­tos, es man­te­ner la ele­gan­cia por en­ci­ma de la exu­be­ran­cia. “Pue­de ha­ber una co­se­cha me­jor que otra, pe­ro no te­ne­mos una va­ria­ción tan gran­de. Bus­ca­mos dis­fru­tar, sin com­pli­car”, sos­tie­ne.

Con­sul­ta­mos acer­ca de los fac­to­res di­fe­ren­cia­do­res en la evo­lu­ción de sus vi­nos, a lo que Pedro des­ta­ca que ha­cia el año 2000 co­men­zó el boom de las bo­de­gas que bus­ca­ban una be­bi­da su­per­con­cen­tra­da, po­ten­te, es de­cir un Mal­bec con mu­cha ba­rri­ca.

Sin em­bar­go, la mar­ca pre­fi­rió no ad­he­rir­se a esas ten­den­cias, a las que res­pe­ta, se­gún pun­tua­li­za de ma­ne­ra clara el re­pre­sen­tan­te, pe­ro que Ri­car­do San­tos co­mo em­ble­ma op­ta por con­ti­nuar con los se­gui­do­res de siem­pre, los que eli­gen la mar­ca por las bon­da­des ya co­no­ci­das. “Lo otro es una es­pe­cie de mo­da pa­sa­je­ra. No cri­ti­ca­mos, pe­ro ese es­ti­lo no nos se­du­jo”, acla­ra.

No obs­tan­te, lle­gó el tiem­po de al­gu­nas va­ria­cio­nes, y lue­go de 12 años de em­pren­der Mal­bec por ex­ce­len­cia, hu­bo un de­can- ta­mien­to ha­cia el Se­mi­llón co­mo al­ter­na­ti­va, por una cues­tión de “ha­cer al­go dis­tin­to”. La de­ci­sión fue de don Ri­car­do, por­que siem­pre le pa­re­ció que el tra­ta­mien­to pa­ra el Sau­vig­non Blanc, el Char­do­nay y el To­rron­tés en Ar­gen­ti­na ge­ne­ra­ba sa­bo­res ex­ce­si­va­men­te aro­má­ti­cos, pa­ra acom­pa­ñar una co­mi­da.

Al ha­cer re­fe­ren­cia al pre­sen­te y sus víncu­los con el mer­ca­do lo­cal, al po­ner el ojo en Pa­ra­guay la bo­de­ga en prin­ci­pio te­nía cier­tas ex­pec­ta­ti­vas de que po­dría ir bien, pe­ro la sor­pre­sa fue des­cu­brién­do­se pau­la­ti­na­men­te a me­di­da que los res­pon­sa­bles se per­ca­ta­ban de un cre­ci­mien­to as­cen­den­te en la de­man­da. “No creo que ha­ya mer­ca­do cer­cano en la zo­na que es­té cre­cien­do co­mo Pa­ra­guay; po­dría ser Pe­rú, pe­ro ahí tam­bién se ex­pe­ri­men­tó una sa­tu­ra­ción de mar­cas úl­ti­ma­men­te”, sos­tie­ne Pedro.

Ri­car­do in­ter­vie­ne con una fra­se con­tun­den­te: “Aquí, el gus­to ca­da vez más en­fá­ti­co por el vino me de­ja ano­na­da­do”.

Co­mo bro­che de oro, de­jan pi­can­do una ex­pec­ta­ti­va por la pró­xi­ma lle­ga­da de Ter­cos, una lí­nea crea­da por Pedro jun­to con su her­mano Pa­tri­cio (el enó­lo­go de la bo­de­ga). Así que so­lo que­da afe­rrar­se a la co­pa con el fin de dis­fru­tar de es­ta no­ve­dad que ven­drá de la re­co­no­ci­da bo­de­ga Ri­car­do San­tos.

“Aquí, el gus­to ca­da vez más en­fá­ti­co por el vino me de­ja ano­na­da­do”, di­ce Ri­car­do San­tos, un hom­bre con una vas­ta ex­pe­rien­cia en vi­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.