Co­ci­na 5 es­tre­llas: Ca­sa Vi­gil. Ex­pe­rien­cia en Mai­pú

High Class Gourmet - - Sumario -

Vi­vi­mos una ma­ra­vi­llo­sa ve­la­da enogas­tro­nó­mi­ca en la fa­mo­sa Ca­sa Vi­gil, de Men­do­za, se­de de la Bo­de­ga Alean­na don­de el acla­ma­do Ale­jan­dro Vi­gil, fa­ná­ti­co de La Di­vi­naCo­me­dia, ha­ce sus no me­nos acla­ma­dos vi­nos El Enemi­go.

“A la mi­tad del via­je de nues­tra vi­da me en­con­tré en una sel­va os­cu­ra, por ha­ber­me apar­ta­do del ca­mino rec­to”. El lec­tor aten­to se pre­gun­ta­rá por qué se ci­ta el ini­cio de La Di­vi­na Co­me­dia al co­men­zar es­te tex­to. La res­pues­ta es muy sim­ple: la ma­ni­fies­ta y evi­den­te ad­mi­ra­ción que tie­ne por la obra de Dan­te Alig­hie­ri el enó­lo­go Ale­jan­dro Vi­gil, pa­dre de un pro­yec­to eno­ló­gi­co que cre­ció de ma­ne­ra in­creí­ble muy rá­pi­da­men­te.

Lo ex­pli­co con más de­ta­lles. Vi­gil es enó­lo­go je­fe de la Ca­te­na Za­pa­ta. En una opor­tu­ni­dad, con­ver­san­do con Adrian­na Ca­te­na, hi­ja me­nor de Ni­co­lás Ca­te­na, el pa­triar­ca de la fa­mo­sa bo­de­ga, sur­gió la idea de que am­bos rea­li­za­ran un pro­yec­to con­jun­to. Así, de los nom­bres de Ale­jan­dro y Adrian­na na­ció Alean­na, que ela­bo­ra los vi­nos El Enemi­go y Gran Enemi­go.

La bús­que­da de un si­tio don­de ins­ta­lar la bo­de­ga no fue pro­ble­ma: la mis­ma se asen­tó en Cha­chin­go, Mai­pú, don­de se en­cuen­tra la pro­pia ca­sa de Vi­gil. Los vi­nos fue­ron ga­nan­do fa­ma y, jun­to con ella, fue cre­cien­do tam­bién la ne­ce­si­dad de mon­tar un res­tau­ran­te en el mis­mo si­tio.

Pa­ra cuan­do lle­gó el mo­men­to de lle­var el pro­yec­to a la reali­dad, una ne­ce­si­dad cul­tu­ral se ma­ni­fes­tó: co­mo gran ad­mi­ra­dor de la ma­gis­tral obra del Dan­te, el enó­lo­go de­ci­dió que su Ca­sa Vi­gil ten­ga una fuer­te co­ne­xión con La Di­vi­na Co­me­dia.

Des­cen­so al In­fierno

Lle­ga­mos a Cha­chin­go a la ho­ra se­ña­la­da. La ex­pec­ta­ti­va por co­no­cer los acla­ma­dos vi­nos El Enemi­go era mu­cha. Y por ello fue una enor­me ale­gría ba­jar­nos del trans­por­te y ser trans­por­ta­dos al mun­do eno­ló­gi­co/li­te­ra­rio de Vi­gil.

Fui­mos re­ci­bi­dos por dos an­fi­trio­nas de lu­jo, Mariana y Constanza, quie­nes nos acom­pa­ña­ron en to­do mo­men­to y nos ex­pli­ca­ron con lu­jo de de­ta­lle to­do lo que pre­gun­ta­mos sobre es­te be­llo pro­yec­to he­cho reali­dad.

Pri­me­ra­men­te, el vi­si­tan­te ac­ce­de al pre­dio por el es­ta­cio­na­mien­to. Ya en el si­tio, un ca­mino que se abre pa­so por el am­plio jar­dín lle­va al re­cién lle­ga­do ha­cia el res­tau­ran­te/ bo­de­ga, don­de se ob­ser­van va­rios es­pa­cios en los cua­les los co­men­sa­les son ubi­ca­dos. Tam- bién in­vi­tan al re­lax dis­tin­tos jue­gos de si­llo­nes es­tra­té­gi­ca­men­te ubi­ca­dos en el ex­te­rior, don­de lar­gas ter­tu­lias vi­ne­ras tie­nen lu­gar.

Y ya que ha­bla­mos de los di­ver­sos es­pa­cios, hay que des­ta­car la enor­me im­por­tan­cia que se da al ar­te en el si­tio, con cua­dros y es­cul­tu­ras de ar­tis­tas lo­ca­les en ex­hi­bi­ción per­ma­nen­te.

Y lue­go, Maru y Co­ti nos mos­tra­ron una fi­gu­ra ala­da y en­mas­ca­ra­da col­gan­do al pie de una es­ca­le­ra que lle­va­ba a un sub­sue­lo. “Es el án­gel que cus­to­dia la en­tra­da al In­fierno, los in­vi­ta­mos a ba­jar”, nos di­je­ron. Y ha­cia allí fui­mos, ba­jan­do pel­da­ño a pel­da­ño.

En ese in­fierno hay nue­va­men­te más es­pa­cios, en los cua­les es po­si­ble ver el muy pe­dre­go­so per­fil de sue­lo de esa zo­na de Mai­pú, mu­chas más obras de ar­te y se ac­ce­de a unas po­cas ba­rri­cas que tie­nen una fun­ción que va más allá de lo de­co­ra­ti­vo: tie­nen vino en ple­na crian­za.

Ex­ce­len­tes vi­nos, de­li­cio­sa co­mi­da

Y tras vol­ver de las te­ne­bro­sas pro­fun­di­da­des de ese averno eno­ló­gi­co, pa­sa­mos a un sa­lón equi­va­len­te al pa­raí­so de los wi­ne lo­vers, don­de pro­ba­mos ca­si to­da la ga­ma de vi­nos que la bo­de­ga ela­bo­ra y co­mi­mos unos ma­ra­vi­llo­sos pla­tos ela­bo­ra­dos por el chef eje­cu­ti­vo Fe­de­ri­co Pet­tit.

A los pla­tos lle­ga­ron unos po­cos ejem­plos de lo que la ca­sa ela­bo­ra en su co­ci­na, aun­que ca­da pa­so es­tu­vo per­fec­to: em­pa­na­das de car­ne al horno, pro­vo­le­ta cro­can­te con ve­ge­ta­les, cos­ti­lla ela­bo­ra­da en lar­ga coc­ción, que­so ca­mem­bert con dul­ce de al­ca­yo­ta y un cro­can­te de brow­nie con ja­lea de fru­tos ro­jo fue el per­fec­to me­nú de una no­che inolvidable.

¿Los vi­nos? Ver­da­de­ros poe­mas que ne­ce­si­tan la pa­cien­cia de quien los va des­cu­brien­do.

Pro­ba­mos los vi­nos en el si­guien­te orden: El Enemi­go Char­don­nay 2014, El Enemi­go Mal­bec 2014, El Enemi­go Ca­ber­net Franc 2014, El Enemi­go Bo­nar­da Sin­gle Vi­ne­yard la Es­pe­ran­za 2014, Gran Enemi­go Blend 2012, Gran Enemi­go Agre­lo Ca­ber­net Franc 2013, Gran Enemi­go Cha­ca­yes Ca­ber­net Franc 2013, Gran Enemi­go El Ce­pi­llo Ca­ber­net Franc 2013 y gran Enemi­go Ca­ber­net Franc Gual­ta­llary 2013. Por ca­ra­du­ra tu­ve opor­tu­ni­dad de un bo­nus track en la co­pa: pe­dí y pu­de dis­fru­tar de El Enemi­go Bo­nar­da 2014.

El pun­to cul­mi­nan­te fue cuan­do el pro­pio Vi­gil hi­zo su apa­ri­ción pa­ra sa­lu­dar al gru­po de Pa­ra­guay, y co­mo co­rres­pon­de, to­dos apro­ve­cha­mos el mo­men­to pa­ra sa­car­nos la fo­to de ri­gor con el “enó­lo­go rock star”.

Al fi­nal de la ve­la­da era im­po­si­ble co­mer o be­ber al­go más. La ho­ra pa­sa­ba y era ne­ce­sa­rio em­pren­der el re­torno, pe­ro la ma­gia del si­tio era tan es­pe­cial que na­die que­ría su­bir­se al trans­por­te. Fi­nal­men­te no que­dó más re­me­dio que des­pe­dir­nos y pro­me­ter un pron­to re­torno. Es que ese in­fierno dan­tes­co re­sul­tó tre­men­da­men­te en­can­ta­dor

El pun­to cul­mi­nan­te fue cuan­do el pro­pio Vi­gil hi­zo su apa­ri­ción pa­ra sa­lu­dar al gru­po de Pa­ra­guay, y co­mo co­rres­pon­de, to­dos apro­ve­cha­mos el mo­men­to pa­ra sa­car­nos la fo­to de ri­gor con el “enó­lo­go rock star”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.