El ma­nus­cri­to en­con­tra­do en Ac­cra

High Class - - Hc/recomendados - Pau­lo Coel­ho

14 de ju­lio de 1099. Mien­tras Je­ru­sa­lén se pre­pa­ra pa­ra la in­va­sión de los cru­za­dos, un grie­go co­no­ci­do co­mo el Cop­to con­vo­ca al pue­blo a re­unir­se jun­to a él. ¿Qué va­lo­res que­dan cuan­do to­do ha si­do des­trui­do? “Na­die sa­be lo que nos re­ser­va el ma­ña­na, por­que ca­da día lle­ga con el mal y con el bien. Así pues, al pre­gun­tar lo que deseáis sa­ber, ol­vi­dad las tro­pas que están fue­ra de la ciu­dad y el mie­do. Ha­bla­re­mos de nues­tra vi­da co­ti­dia­na, de las di­fi­cul­ta­des que de­be­mos afron­tar”. Mien­tras es­pe­ran al enemi­go, el pue­blo pregunta acer­ca de la de­rro­ta y la so­le­dad, la lu­cha y el cam­bio, la be­lle­za, có­mo en­con­trar el pro­pio ca­mino. Y des­pués so­bre el amor y la leal­tad, el des­tino, el se­xo y la ele­gan­cia, el mie­do y la an­sie­dad, la sa­bi­du­ría y, tam­bién, lo que aguar­da en el fu­tu­ro Y las res­pues­tas que ob­tu­vie­ron si­guen sien­do vá­li­das aho­ra, mil años des­pués. Ellos pre­gun­ta­ron. El Cop­to con­tes­tó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.