LO DE OS­VAL­DO

El si­tio per­fec­to pa­ra los fa­ná­ti­cos del fút­bol y el buen co­mer

High Class - - Hc/salidas -

CÓ­MO ES EL AM­BIEN­TE

Lo de Os­val­do es un es­pa­cio don­de ce­le­brar la his­to­ria del fút­bol na­cio­nal, com­bi­nan­do los re­cuer­dos de los pri­me­ros años del de­por­te pa­ra­gua­yo por ex­ce­len­cia, los sen­ti­mien­tos de los fa­ná­ti­cos por sus clu­bes y, por su­pues­to, una gas­tro­no­mía de al­to ni­vel. Aquí se ce­le­bran los lo­gros y los me­jo­res mo­men­tos de to­dos los clu­bes, de la Se­lec­ción Na­cio­nal y de to­das las fi­gu­ras que ha­cen a nues­tro fút­bol lo que es hoy. Es­te de­por­te des­pier­ta un fa­na­tis­mo in­creí­ble que acos­tum­bra­mos a ce­le­brar de ma­ne­ra so­cial, por lo que es­te res­tau­ran­te lle­ga co­mo ani­llo al de­do pa­ra los aman­tes del de­por­te. En Lo de Os­val­do, aque­llos fa­ná­ti­cos que quie­ran com­par­tir sus re­li­quias con otros fa­ná­ti­cos están bien­ve­ni­dos a ha­cer­lo, ex­hi­bien­do en es­ta ca­sa del fút­bol, que ya cuen­ta con nu­me­ro­sos or­na­men­tos ale­gó­ri­cos en sus paredes. Pa­ra am­bien­tar el lu­gar, se oyen so­ni­dos lo­ca­les, co­mo gua­ra­nias y mú­si­ca pa­ra­gua­ya en ge­ne­ral, y los sá­ba­dos cuen­ta con shows mu­si­ca­les en vi­vo. En cuan­to al es­pa­cio fí­si­co, el sa­lón prin­ci­pal cuen­ta con lu­gar pa­ra 60 per­so­nas, un sa­lón Pre­fe­ren­cia pa­ra 40 per­so­nas, el sa­lón Me­za­nino pa­ra 25 y un sa­lón VIP ex­clu­si­vo pa­ra 20 per­so­nas. Si dis­fru­tás del fút­bol al ai­re li­bre, el pa­tio cuen­ta con es­pa­cio pa­ra 80 co­men­sa­les y las te­rra­zas pue­den al­ber­gar has­ta 64 fa­ná­ti­cos.

QUÉ PE­DIR

El me­nú es, co­mo to­do el lo­cal, te­má­ti­co. Es­tá di­vi­di­do en La Pre­via (en­tra­das), En el Ban­co (achu­ras, en­sa­la­das y guar­ni­cio­nes) y por úl­ti­mo, pe­ro no me­nos im­por­tan­te, el Equi­po Ti­tu­lar, con las car­nes va­cu­nas a la ca­be­za. La es­pe­cia­li­dad de la ca­sa se com­po­ne de va­rios cor­tes co­mo el asa­do de ti­ra, ojo de bi­fe y tapa cua­dril, pe­ro se des­ta­ca en­tre ellos el cor­de­ro. De en­tra­da, te re­co­men­da­mos la Pro­vo­le­ta a Lo de Os­val­do, se­gui­da por una tapa cua­dril de cor­de­ro con so­pa pa­ra­gua­ya y champiñones a la pro­ven­zal co­mo pla­to de fon­do, con la en­sa­la­da de rúcula con to­ma­tes se­cos y que­so par­me­sano co­mo guar­ni­ción. Pa­ra acom­pa­ñar, la ca­sa cuen­ta con una ex­ten­sa car­ta de vi­nos tin­tos, blan­cos y es­pu­man­tes, aun­que la cai­pi­ri­ña de la ca­sa des­ta­ca por su ex­ce­len­te pre­pa­ra­ción. Co­mo so­bre­me­sa, te su­ge­ri­mos un ca­fé Illy con cre­ma chan­tilly y, pa­ra los dul­ce­ros, un brow­nie de cho­co­la­te con nue­ces y he­la­do de vai­ni­lla.

UN CON­SE­JO

To­dos los clien­tes que reali­cen re­ser­va en Lo de Os­val­do cuen­tan con es­ta­cio­na­mien­to ex­clu­si­vo del lo­cal. Ade­más, to­dos los días hay pro­mo­cio­nes es­pe­cia­les que va­rían se­gún la épo­ca. Es ideal pa­ra en­cuen­tros en­tre ami­gos, pe­ro tam­bién pa­ra aque­llos en­cuen­tros la­bo­ra­les que desea­mos man­te­ner en un ni­vel más o me­nos in­for­mal, una ce­na en­tre co­le­gas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.