ADE­LE, LA GOR­DA ESA

¿Sen­ti­do del hu­mor?

High Class - - Hc/opinión - Por Ale­jan­dra Váz­quez

Cuan­do en el mun­do del ci­ne ha­blan de Al­fred Hitch­cock, ex­per­tos y afi­cio­na­dos no es­ca­ti­man en ha­la­gos ha­cia el maes­tro del sus­pen­so.

Las his­to­rias so­bre su mal ge­nio o sus ob­se­sio­nes con sus ru­bias mu­sas son anéc­do­tas ca­si co­lo­ri­das que com­ple­tan el perfil de un hombre que in­fluen­ció a mi­les de per­so­nas en la in­dus­tria fíl­mi­ca.

En el mun­do de la mú­si­ca, al re­fe­rir­se por ejem­plo a Barry Whi­te, fans y crí­ti­cos re­cuer­dan esa voz gra­ve y me­lo­dio­sa que de­ja­ba es­ca­par las can­cio­nes más ro­mán­ti­cas y se­duc­to­ras que se ha­yan po­di­do crear den­tro del gé­ne­ro del soul.

Na­die, o al me­nos muy po­cas per­so­nas, ha­ce re­fe­ren­cia o bur­las so­bre el he­cho de que am­bos hom­bres eran gor­dos. Es co­mo si na­die ha­ya vis­to el an­cho de sus cin­tu­ras o el diá­me­tro de sus pier­nas. No hay bro­mas de “Al­fred, soltá las Do­nuts”, por ejem­plo.

Du­ran­te la úl­ti­ma en­tre­ga de los pre­mios Grammy una de las fi­gu­ras ga­lar­do­na­das fue la bri­tá­ni­ca Ade­le, quien des­de su de­but ha ma­ra­vi­lla­do a mi­llo­nes de per­so­nas con una voz que se ubi­ca en­tre las me­jo­res y más ma­du­ras de la in­dus­tria, in­clu­so a pe­sar de la cor­ta edad de la can­tan­te, que aún no cum­plió los 25 años.

Co­mo en es­te tiem­po do­mi­na­do por las redes so­cia­les quie­nes te­ne­mos un smartp­ho­ne “ve­mos la te­le” en Fa­ce­book, Twit­ter o in­clu­so Ins­ta­gram, leí va­rios co­men­ta­rios de per­so­nas que du­ran­te la trans­mi­sión iban com­par­tien­do sus opi­nio­nes, des­de quié­nes eran sus fa­vo­ri­tos, has­ta qué ar­tis­ta me­re­cía más que otro un pre­mio en es­pe­cí­fi­co, el ves­ti­do de una o el tra­je de otro.

Al mo­men­to de la apa­ri­ción de Ade­le en pantalla la ma­yo­ría de los co­men­ta­rios, de hom­bres y mu­je­res, se en­fo­ca­ron en su pe­so. Yo, me ofen­dí.

No es una cues­tión de fa­na­tis­mo, mu­cho me­nos un in­ten­to de mos­trar una in­ten­ción de “superioridad mo­ral”. Es sen­ci­lla y fran­ca­men­te por­que de ha­ber si­do hombre, el enor­me ta­len­to de es­ta per­so­na no se ve­ría opa­ca­do por una fi­gu­ra más vo­lup­tuo­sa que la del res­to. Y no, no son sim­ples bro­mas. Muy po­cas ve­ces las pa­la­bras son so­lo pa­la­bras. Lo que de­ci­mos vie­ne siem­pre con una in­ten­ció­nón o de­mues-de­mues­tra una men­ta­li­dad.

En úl­ti­ma ins­tan­cia, quie­nes for­man sus opi­nio­nes en ba­se a opi­nio­nes de otros y no so­bre fun­da­men­tos con­cre­tos, tam­bién de­mues­tran al­go: fal­ta de ca­rác­ter o una im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad de aten­ción o de per­te­ne­cer.

Es preo­cu­pan­te que una mu­jer tan be­lla, do­ta­da con tan her­mo­sa ca­pa­ci­dad de emo­cio­nar, po­see­do­ra de un ins­tru­men­to tan per­fec­to co­mo su voz sea el eje cen­tral de bro­mas de “gor­da”.

Pa­re­cie­ra co­mo si ser una fi­gu­ra pú­bli­ca del se­xo fe­me­nino con­lle­va, ne­ce­sa­ria­men­te, a la obli­ga­to­rie­dad de cum­plir con cier­tos es­tán­da­res de be­lle­za pa­ra po­der ser ade­más de un ta­len­to mu­si­cal, un sím­bo­lo se­xual y un ob­je­to de de­seo. Co­mo si fue­ra que lo bo­ni­to es ar­bi­tra­rio y to­do lo que es­ca­pe a esa ar­bi­tra­rie­dad me­re­ce ser bur­la­do.

Ha­ce po­co una per­so­na mu­rió lue­go de ha­ber­se so­me­ti­do una ci­ru­gía de by­pass gás­tri­co. No sa­be­mos los mo­ti­vos de la de­ci­sión de en­trar al qui­ró­fano, ni mu­chos de­ta­lles de las com­pli­ca­cio­nes que sur­gie­ron lue­go y des­en­ca­de­na­ron en el más pe­no­so re­sul­ta­do.

Sin em­bar­go, es­toy ab­so­lu­ta­men­te con­ven­ci­da de que ten­dría­mos me­nos hom­bres y mu­je­res anoré­xi­cos, bu­lí­mi­cos o muer­tos a cau­sa de pro­ce­di­mien­tos ex­tre­mos con una so­cie­dad más in­clu­si­va en to­dos los sen­ti­dos. Una so­cie­dad que se sien­ta IN­DIG­NA­DA con los co­men­ta­rios des­pec­ti­vos ha­cia las per­so­nas en ba­se a có­mo se ven, có­mo aman o de dón­de vie­nen.

No, no me ofen­dí por unas cuan­tas bro­mas he­chas so­bre Ade­le. Me ofen­dí por­que es una cons­tan­te, siem­pre, ca­da vez que apa­re­ce, y por­que no la de­fien­do a ella, de­fien­do a to­das las per­so­nas que por ser dis­tin­tas tie­nen que acos­tum­brar­se a una vi­da de “co­men­ta­rios ino­cen­tes o in­di­rec­tas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.