ACO­SO MO­RAL

Sin voz ni vo­to

High Class - - Hc/psicología - Por Lic. Ga­brie­la Cas­co Ba­chem, psi­có­lo­ga

“La in­ter­ven­ción más su­til es un con­se­jo. . . La más evi­den­te el so­me­ti­mien­to”

Luis Ga­briel Ca­rri­llo Na­vas El aco­so mo­ral exis­te en to­da si­tua­ción don­de se desa­rro­llan víncu­los per­ver­sos, es de­cir, don­de exis­te un in­di­vi­duo que bus­ca la for­ma de so­me­ter a otro y des­truir­lo emo­cio­nal y psi­co­ló­gi­ca­men­te con una he­rra­mien­ta que no de­ja mu­chas evi­den­cias pal­pa­bles (la pa­la­bra) y con un da­ño que no se ve co­mo un gol­pe o mar­ca (la des­truc­ción psí­qui­ca).

El per­ver­so desea ani­qui­lar la bue­na ima­gen que el otro tie­ne de sí mis­mo pa­ra po­der co­lo­car­se en una po­si­ción de superioridad y de es­ta ma­ne­ra, en­mas­ca­rar sus pro­pias de­bi­li­da­des, con ru­mo­res, sar­cas­mos, mi­ra­das, in­si­nua­cio­nes, in­di­fe­ren­cia, des­ca­li­fi­ca­cio­nes, crí­ti­cas, etc.

En la ac­tua­li­dad exis­te una no­ta­ble mul­ti­pli­ca­ción de ca­sos de ma­ni­pu­la­ción, co­rrup­ción, ex­tor­sión, SAP (Sín­dro­me de Alie­na­ción Pa­ren­tal) vio­len­cia do­més­ti­ca, aco­so es­co­lar (bull­ying), aco­so se­xual, aco­so la­bo­ral (mob­bing) y po­de­mos con­ti­nuar con los ejem­plos. Es­te pro­ble­ma in­vo­lu­cra a to­da la so­cie­dad, -que aun­que siem­pre es­tu­vo for­ma­da por se­res ines­cru­pu­lo­sos o ma­ni­pu­la­do­res-, qui­zás la in­di­vi­dua­li­dad y am­bi­ción con­su­mis­ta y uti­li­ta­ria de hoy día fo­men­ta la ma­ne­ra de ob­te­ner lo que uno desea, a co­mo dé lu­gar.

El aco­so mo­ral lo rea­li­zan per­so­nas que tie­nen un ca­rác­ter per­ver­so nar­ci­sis­ta. Pa­ra Ma­rie-Fran­ce Hi­ri­go­yen, psi­quia­tra es­pe­cia­lis­ta en aco­so mo­ral, la per­ver­si­dad no pro­vie­ne de un tras­torno psi­quiá­tri­co sino de una fría ra­cio­na­li­dad que se com­bi­na con la in­ca­pa­ci­dad de con­si­de­rar a los de­más co­mo se­res hu­ma­nos. Su em­pa­tía es más bien uti­li­ta­ria, pues sólo re­co­no­ce las ne­ce­si­da­des del otro en la me­di­da que sir­van a su pro­pio be­ne­fi­cio, las tra­ta co­mo ob­je­tos. Se­gún Al­ber­to Ei­guer, psi­quia­tra y psi­coa­na­lis­ta, el per­ver­so nar­ci­sis­ta es aque­lla per­so­na que ba­jo la in­fluen­cia de su “gran­dio­so yo”, in­ten­ta crear víncu­los ata­can­do muy es­pe­cial­men­te la ima­gen de in­te­gri­dad con el fin de des­ar­mar­lo. Pa­ra Ei­guer, es­tos in­di­vi­duos ata­can el amor pro­pio de los otros, su con­fian­za y la au­to­es­ti­ma pa­ra ha­cer­les creer que el víncu­lo con él es irremplazable y que es el otro quien lo so­li­ci­ta. Es­te fe­nó­meno va más allá del mun­do de la pa­re­ja, de la fa­mi­lia o de la em­pre­sa, exis­ten en to­dos los gru­pos don­de pue­den apa­re­cer ri­va­li­da­des, em­pe­zan­do por las es­cue­las y uni­ver­si­da­des.

CÓ­MO IDEN­TI­FI­CAR EL ACO­SO

Pa­ra iden­ti­fi­car un aco­so mo­ral lo im­por­tan­te es es­tar aler­ta a los in­di­cios evi­den­tes y clan­des­ti­nos, di­rec­tos e in­di­rec­tos del víncu­lo. La téc­ni­ca es siem­pre la mis­ma en to­dos los con­tex­tos; se uti­li­za la de­bi­li­dad del otro y se lo con­du­ce a du­dar de sí mis­mo con el fin de anu­lar sus de­fen­sas y así abu­sar de él/ellos.

Em­pie­za con una cam­pa­ña de hos­ti­ga­mien­to, des­ca­li­fi­ca­ción y/o in­di­fe­ren­cia y la víc­ti­ma pier­de pro­gre­si­va­men­te la con­fian­za en sí mis­ma, al pun­to de dar­le la ra­zón a su agre­sor, des­es­ti­man­do sus va­lo­res y creen­cias, co­mo su­ce­de en las sec­tas por ejem­plo.

La víc­ti­ma ter­mi­na con­ven­cién­do­se; “Soy una ba­su­ra, no sir­vo pa­ra na­da, me me­rez­co to­do es­te mal­tra­to y/o in­di­fe­ren­cia”. Con es­te nue­vo “chip” de au­to­des­truc­ción in­du­ci­do su­til­men­te, la víc­ti­ma co­me­te erro­res ella so­la. Una es­tra­te­gia co­mún pa­ra des­ca­li­fi­car a al­guien con­sis­te en in­du­cir­le a un error pa­ra lue­go po­der cri­ti­car­lo y hu­mi­llar­lo. Es­to se da mu­cho en el ám­bi­to la­bo­ral, en­tre je­fes y su­bor­di­na­dos, pe­ro tam­bién a la in­ver­sa.

STALKING: ACO­SO MO­RAL DE PA­RE­JA

En la pa­re­ja, si por ejem­plo sen­ti­mos una ac­ti­tud de des­pre­cio y hu­mi­lla­ción, es­to pue­de pro­vo­car en al­guien im­pul­si­vo la ira, desatan­do un com­por­ta­mien­to vio­len­to pa­ra que to­do el mun­do pue­da ver la reacción desaser­ti­va y así el otro pue­de de­cir: “Vie­ron, es un/a lo­co/a me gri­tó, me pe­gó, me echó”. O a tra­vés de la omi­sión, si por ejem­plo es in­di­fe­ren­te, no cum­ple ni se in­tere­sa en su pa­re­ja, ni en la in­ti­mi­dad, en el tra­to ni en el re­la­cio­na­mien­to co­ti­diano, y en­ci­ma no pi­de ni per­mi­te una se­pa­ra­ción; la víc­ti­ma, por vul­ne­ra­bi­li­dad o so­le­dad, pue­de caer en la in­fi­de­li­dad, sien­do es­to jus­ti­fi­ca­ti­vo pa­ra que el otro se la­ve las ma­nos y lo cul­pe por el fra­ca­so afec­ti­vo o fa­mi­liar, que­dan­do él co­mo víc­ti­ma y así atra­par psi­co­ló­gi­ca­men­te a su ex, a quien bas­ta con in­du­cir­le a que mien­ta, se de­fien­da de­ses­pe­ra­da­men­te y di­ga lo que sea con tal de ter­mi­nar con las tor­tu­ras. La ne­ga­ti­va a res­pon­sa­bi­li­zar­se de un fra­ca­so con­yu­gal se en­cuen­tra a me­nu­do en el ori­gen de un víncu­lo per­ver­so. Y a ve­ces, es­te re­la­cio­na­mien­to per­ver­so no es cir­cuns­tan­cial al fra­ca­so sino que evi­den­cia el ca­rác­ter del mal­tra­to que exis­tía des­de un prin­ci­pio.

En las se­pa­ra­cio­nes apa­re­cen la vio­len­cia, la pa­ra­noia y los re­pro­ches con más fre­cuen­cia y to­na­li­dad ya que el per­ver­so nar­ci­sis­ta sien­te que el otro se le es­ca­pa. La vio­len­cia no ter­mi­na con la se­pa­ra­ción y con­ti­núa a tra­vés de los hi­jos, co­mo en el SAP y mien­tras es­ta cam­pa­ña vio­len­ta no ter­mi­ne es­ta­mos ha­blan­do de “Stalking”, aco­so que in­vo­lu­cra a an­ti­guos aman­tes o cón­yu­ges que no quie­ren ter­mi­nar la re­la­ción y per­si­guen a su “ex” (lla­ma­das, ex­tor­sio­nes, chan­ta­jes, per­se­cu­cio­nes, ru­mo­res, etc.).

En Nor­tea­mé­ri­ca, al­gu­nos Es­ta­dos se han to­ma­do en se­rio el stalking y han pre­vis­to ór­de­nes de pro­tec­ción ci­vil del mis­mo mo­do que pa­ra las vio­len­cias con­yu­ga­les di­rec­tas. Los di­vor­cios en los que par­ti­ci­pa un per­ver­so nar­ci­sis­ta son ca­si siem­pre vio­len­tos y plei­tis­tas. Los per­ver­sos man­tie­nen el víncu­lo me­dian­te las car­tas cer­ti­fi­ca­das, los abo­ga­dos y la jus­ti­cia. A tra­vés de los plei­tos, se si­gue ha­blan­do de esa pa­re­ja que ya no exis­te.

Cuan­to ma­yor es la pul­sión de do­mi­nio, ma­yo­res son el re­sen­ti­mien­to y la ira. Las víc­ti­mas se de­fien­den mal, so­bre to­do si creen que han to­ma­do la ini­cia­ti­va de la se­pa­ra­ción (lo cual es a me­nu­do el ca­so) y su cul­pa­bi­li­dad las lle­va a mos­trar­se ge­ne­ro­sas y a es­pe­rar que, de es­te mo­do, se es­ca­pa­rán de su per­se­gui­dor.

CA­RAC­TE­RÍS­TI­CAS DE LAS VÍC­TI­MAS Y LOS VIC­TI­MA­RIOS

Las víc­ti­mas no son per­so­nas dé­bi­les, por el con­tra­rio, tie­nen una fuer­te per­so­na­li­dad e in­te­li­gen­cia, sien­ten com­pa­sión y son di­ná­mi­cas y por eso tra­tan de arre­glar las co­sas por­que no com­pren­den el com­por­ta­mien­to del per­ver­so que les ha­ce creer que son re­pro­cha­bles, en­ton­ces in­ten­tan ex­pli­car y con­ven­cer. Un aco­sa­dor mo­ral o un per­ver­so nar­ci­sis­ta sue­le ha­ber atra­ve­sa­do por una in­fan­cia do­lo­ro­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.