MO­TI­VOS PA­RA VI­SI­TAR CIU­DAD DE PA­NA­MÁ

High Class - - Hc/destinos -

1. La ciu­dad se en­cuen­tra en el cen­tro mis­mo de Amé­ri­ca, con­vir­tién­do­se en una pa­ra­da obli­ga­da de la ma­yo­ría de las lí­neas aé­reas. En nues­tro país, la lí­nea aé­rea Co­pa ha­ce la ma­yo­ría de sus es­ca­las en es­ta ciu­dad, ofre­cien­do un vue­lo di­rec­to dia­rio has­ta Ciu­dad de Pa­na­má. Si de­ci­den apro­ve­char la es­ca­la pa­ra pa­sar un par de no­ches en la ciu­dad, no se co­bra el fee adi­cio­nal por la pa­ra­da en ella. Ade­más, si les to­ca ha­cer una es­ca­la lar­ga en es­ta ciu­dad, des­de el ae­ro­puer­to hay bu­ses gra­tui­tos pa­ra ir di­rec­ta­men­te de la zo­na de trán­si­to has­ta un shopping co­mer­cial sin la ne­ce­si­dad de te­ner que pa­sar a la vuel­ta por mi­gra­cio­nes ni pa­gar nin­gu­na ta­sa de em­bar­que. De es­ta ma­ne­ra los pa­sa­je­ros en trán­si­to pue­den vi­si­tar y co­no­cer al­go de la ciu­dad. 2. La ciu­dad ofre­ce mu­chos be­ne­fi­cios pa­ra los via­je­ros. Ade­más de en­con­trar abun­dan­te in­for­ma­ción, quie­nes vi­si­tan Pa­na­má por vía aé­rea tie­nen un se­gu­ro mé­di­co gra­tui­to que les cu­bre cual­quier de en­fer­me­dad y ac­ci­den­te du­ran­te su es­ta­día en la ciu­dad, ob­via­men­te siem­pre y cuan­do no se tra­te de una con­di­ción pre­exis­ten­te. Es­ta co­ber­tu­ra gra­tui­ta mé­di­ca de asis­ten­cia al via­je­ro así co­mo la gran se­gu­ri­dad de la ciu­dad en com­pa­ra­ción con otras ca­pi­ta­les ame­ri­ca­nas, ha­cen de la ciu­dad un des­tino muy con­vin­cen­te. 3. La his­to­ria de la ciu­dad es su­ma­men­te atrac­ti­va. Los es­pa­ño­les la co­lo­ni­za­ron y la uti­li­za­ron co­mo vía pa­ra trans­por­tar el oro pe­ruano has­ta el con­ti­nen­te eu­ro­peo, por lo que tam­bién la ciu­dad fue el es­ce­na­rio de ata­ques pi­ra­tas. Las rui­nas de la pri­me­ra ciu­dad, “Pa­na­má Vie­jo”, y los mu­seos y edi­fi­ca­cio­nes del Cas­co Vie­jo na­rran la his­to­ria de es­te país que siem­pre fue muy im­por­tan­te eco­nó­mi­ca­men­te. Por su­pues­to, la his­to­ria del Ca­nal de Pa­na­má, de to­das las des­ven­tu­ras y aven­tu­ras que tu­vie­ron que pa­sar quie­nes lo hi­cie­ron po­si­ble, es tam­bién una his­to­ria atra­pan­te. 4. En Pa­na­má, el cli­ma tro­pi­cal pri­vi­le­gia­do ha­ce que se sien­ta co­mo ve­rano en to­do el año. Por lo que se pue­de ha­cer pla­ya ya sea en las cer­ca­nas is­las o en las cos­tas del país. La úni­ca di­fe­ren­cia cli­má­ti­ca son las llu­vias, pues en la tem­po­ra­da de llu­via que va de ma­yo a di­ciem­bre, llue­ve más aun­que por lo ge­ne­ral no más de una ho­ra por día y en la tem­po­ra­da se­ca –que va de enero a abril–, llue­ve muy po­co. Sin em­bar­go las llu­vias po­co afec­tan la tem­pe­ra­tu­ra, que se man­tie­ne en un pro­me­dio de 27 ºC. A pe­sar de su ubi­ca­ción cer­ca del mar Ca­ri­be, la ciu­dad de Pa­na­má no es afec­ta­da por tor­men­tas tro­pi­ca­les ni hu­ra­ca­nes. 5. Los puer­tos fran­cos, el gran de­sa­rro­llo co­mer­cial y por su­pues­to el mis­mo ca­nal en sí ha­cen de Pa­na­má una ver­da­de­ra me­ca co­mer­cial. Pa­na­má es un ex­ce­len­te lu­gar pa­ra ha­cer shopping a muy bue­nos pre­cios y tam­bién pa­ra com­pra­do­res ma­yo­ris­tas es una vi­si­ta obli­ga­da, don­de po­drán en­con­trar un sin­nú­me­ro de opor­tu­ni­da­des pa­ra ha­cer bue­nos ne­go­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.