EL PO­ZO DE RYAN

El cam­bio que quieres ver en el mun­do

High Class - - El Mundo Y Sus Esquinas -

Hoy quie­ro traer a es­ta co­lum­na una his­to­ria don­de con­ver­gen dos ca­lles dis­tan­tes que pro­ba­ble­men­te co­rre­rían pa­ra­le­las sin en­con­trar­se. Quie­ro com­par­tir una his­to­ria de em­pa­tía. Una his­to­ria que ha­bla de ca­ren­cias y de sen­si­bi­li­da­des. Voy a hablar de la sed –por­que el 22 de mar­zo se ce­le­bra el día Mun­dial del Agua–, y so­bre to­do, voy a hablar de un ni­ño de cor­tos años y de sue­ños gran­des.

“Sé el cam­bio que quieres ver en el mun­do”. Lo di­jo Gand­hi al­gu­na vez y es de esos enun­cia­dos que, de tan cier­tos, pa­re­cen ins­ta­lar­se pa­ra siem­pre en el sub­cons­cien­te co­lec­ti­vo de la gen­te. Aun­que el ni­ño Ryan Hrel­jac no po­día ha­ber sa­bi­do so­bre Gand­hi en 1998 en aquel pri­mer gra­do de es­cue­la en Ca­na­dá. Ape­nas te­nía seis años y se es­ta­ba in­cor­po­ran­do al sis­te­ma es­co­lar. Co­mo má­xi­mo co­no­ce­ría los nú­me­ros, las le­tras y to­da­vía ni ima­gi­na­ba mu­chas de las co­sas que acon­te­cen en la vi­da real. Aca­so por eso, cuan­do su pro­fe­so­ra con­tó a la cla­se que en el mun­do –y es­pe­cí­fi­ca­men­te en Áfri­ca– to­da­vía mo­ría la gen­te por no te­ner ac­ce­so al agua po­ta­ble, se con­mo­vió pro­fun­da­men­te y qui­so sa­ber más. Ryan en­ton­ces se en­te­ró de la po­bre­za, de la ari­dez de la tie­rra y de la fal­ta de re­cur­sos pa­ra so­lu­cio­nar el pro­ble­ma del agua.

Esa fra­se de Gand­hi –nun­ca oí­da en sus seis años de vi­da– co­men­zó a re­so­nar­le en­ton­ces en al­gún re­cón­di­to lu­gar del al­ma, que tie­ne que ver con la in­jus­ti­cia y la de­sigual­dad, y a la vez se le ins­ta­ló en el cuer­po -en com­bi­na­ción ben­di­ta- las ga­nas de ha­cer al­go al res­pec­to, “ser el cam­bio”, y ayu­dar.

Su­po que lo que se ne­ce­si­ta­ba era cons­truir po­zos y que el cos­to de uno pe­que­ño ron­da­ba apro­xi­ma­da­men­te los 70 dó­la­res. A su edad, lo úni­co que po­día ha­cer es­te ni­ño era in­ten­tar con­se­guir ese mon­to, por­que ya sa­bía a esas al­tu­ras que Áfri­ca que­da a una dis­tan­cia con­si­de­ra­ble de Ca­na­dá. En­ton­ces lle­gó a su ca­sa y le pi­dió a su ma­dre los 70 dó­la­res que ne­ce­si­ta­ba. Su ma­má le di­jo que le da­ría el di­ne­ro, pe­ro que se lo iba a te­ner que ga­nar. Le pu­so ta­reas en la ca­sa y Ryan tra­ba­jó lim­pian­do vi­drios y ayu­dan­do en otras ta­reas do­més­ti­cas has­ta que al ca­bo de un tiem­po pu­do re­unir el di­ne­ro que ne­ce­si­ta­ba. Con­tó los bi­lle­tes y le pi­dió a su ma­dre que los lle­va­ra a la se­de de Wa­ter Can, una or­ga­ni­za­ción que tra­ba­ja­ba en esa cau­sa.

Pe­ro el ca­mino no se­ría tan fá­cil co­mo el ni­ño ima­gi­na­ba. Lo pri­me­ro que se en­te­ró al lle­gar a la or­ga­ni­za­ción fue que el mon­to es­ta­ba erra­do. Un po­zo en reali­dad cos­ta­ba cer­ca de 2.000 dó­la­res. Dos mil, sí. Ni un dé­ci­mo del di­ne­ro que ha­bía lo­gra­do jun­tar. Mi­ró a su ma­má de­ses­pe­ra­do, pe­ro es­ta vuel­ta ella le acla­ró que no te­nía esa can­ti­dad. La cifra era de­ma­sia­do ele­va­da pa­ra que ella lo pu­die­ra ayu­dar.

Jimmy Aka­na y Ryan Hrel­jac

Ryan Hrel­jac

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.