In­fal­ta­bles en la al­co­ba

ELE­MEN­TOS QUE TO­DA MU­JER NE­CE­SI­TA EN LA CA­MA

High Class - - Helen Dice -

Las mu­je­res siem­pre es­ta­mos bus­can­do nue­vas ma­ne­ras pa­ra sa­lir de la ru­ti­na y en­cen­der la chispa de la pa­sión en nues­tra al­co­ba. En es­ta edi­ción les pa­sa­mos el da­to de los 10 ele­men­tos esen­cia­les pa­ra sa­cu­dir un po­co el pol­vo de sus sá­ba­nas y ha­cer que ex­plo­ten fue­gos de ar­ti­fi­cios en su ca­ma. ¿Lo me­jor de to­do? ¡Pro­ba­ble­men­te ya tie­ne en su ca­sa a la ma­yo­ría de ellos!

UNA AL­MOHA­DA

Ele­men­tal Wat­son, ¡las al­moha­das no sir­ven so­lo pa­ra re­po­sar la ca­be­za! Una al­moha­da es­tra­té­gi­ca­men­te ubi­ca­da pue­de ser uti­lí­si­ma a la ho­ra de ex­pe­ri­men­tar nue­vas po­si­cio­nes, agre­gan­do así nue­vas va­rie­da­des a su lis­ta de fa­vo­ri­tas. Tam­bién pue­de ser­vir pa­ra lo­grar con más fa­ci­li­dad y man­te­ner­se más có­mo­da­men­te en cier­tas po­si­cio­nes. Prue­ben aco­mo­dan­do una al­moha­da ba­jo sus nal­gas mien­tras prac­ti­can la só­li­ta po­si­ción del mi­sio­ne­ro, un po­co de al­tu­ra pue­de lo­grar ma­ra­vi­llas pa­ra sen­tir nue­vas sen­sa­cio­nes con es­te clá­si­co.

UN VI­BRA­DOR

Se­gu­ro mu­chas de us­te­des es­tá son­ro­ja­da por­que adi­vi­né que pro­ba­ble­men­te ya lo tie­nen en la ca­sa es­con­di­do en su lu­gar se­cre­to. Si al­gu­na de us­te­des aún no lo tie­ne (es­pe­ro que sean una mi­no­ría) ¡qué están es­pe­ran­do pa­ra com­prar­se uno YA! Co­rran a un sex shop, cóm­pren­se uno o si les da de­ma­sia­da ver­güen­za, va­yan a la tien­da de elec­tro­do­més­ti­cos que les que­de más cer­ca y cóm­pren­se un “ma­sa­jea­dor” (que to­da mu­jer le­tra­da sa­be que no es más que un vi­bra­dor dis­fra­za­do pa­ra mu­je­res pu­do­ro­sas). Ve­rán que muy pron­to su vi­bra­dor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.