LA DIG­NI­DAD FE­ME­NI­NA

De­cá­lo­go pa­ra man­te­ner­se a flo­te

High Class - - Helen Dice - Por Ni­co­let­ta Fiz­zot­ti

Las mu­je­res te­ne­mos que te­ner en cla­ro tres co­sas: que so­mos mu­je­res, que so­mos dig­nas y que so­mos va­lio­sas. Na­die tie­ne de­re­cho a em­pa­ñar nues­tro lus­tre por­que sen­ci­lla y lla­na­men­te na­ci­mos pa­ra BRI­LLAR.

Ha­ce mu­cho tiem­po leí un cuen­to cor­ti­to y her­mo­so. Se lla­ma­ba La fá­bu­la del sa­po y la lu­ciér­na­ga y prác­ti­ca­men­te ha­bla­ba de dos sa­pos gor­dos y ho­rren­dos, de esos que ori­nan en los ojos, irri­tan la piel al tac­to y son más feos que el Ec­ce Ho­mo de Ce­ci­lia Gi­mé­nez Zue­co. De pron­to una her­mo­sa y radiante lu­ciér­na­ga vo­ló so­bre ellos des­lum­brán­do­los con su lu­mi­no­sa be­lle­za. La lu­ciér­na­ga se acer­có a uno de los dos sa­pos (el más feo y ho­rren­do) y se la tra­gó. El otro sa­po asom­bra­do le pre­gun­tó: “Pe­ro, ¿por qué la ma­tas­te si los sa­pos no co­me­mos lu­ciér­na­gas?” Y es­te muy oron­do con­tes­tó: “Por­que bri­lla­ba”.

En la vi­da, mu­chas mu­je­res bri­llan­tes nos acer­ca­mos pe­li­gro­sa­men­te a per­so­nas de es­te ti­po. A ne­fas­tos sa­pos hu­ma­nos que in­ten­tan apa­gar­nos. Por eso las mu­je­res de­be­mos te­ner mu­cho cui­da­do con los sa­pos y ser cons­cien­tes de que nues­tra luz pue­de en­can­di­lar a cier­tos bi­chos.

El te­ner cui­da­do ob­via­men­te no sig­ni­fi­ca que te­ne­mos que bri­llar me­nos, ni mu­cho me­nos es­con­der­nos pa­ra que no nos per­si­gan. Sino ser cons­cien­tes de nues­tro va­lor y vo­lar aún más al­to pa­ra que nos mi­ren… pe­ro de le­jos.

No hay na­da más tris­te que ver a una lu­ciér­na­ga caí­da. Aque­lla mu­jer que ha si­do víc­ti­ma de uno de los tan­tos sa­pos y rep­ti­les que ron­dan la tie­rra. Ellas se han ol­vi­da­do que tie­nen luz y que lle­van una invencible fuente de po­der en su al­ma fe­me­ni­na. Ellas le te­men a la li­ber­tad, le te­men a de­ci­dir su ca­mino, le te­men a la so­le­dad de la no­che y ter­mi­nan apa­ga­das y es­con­di­das o aplas­ta­das por los crue­les sa­pos.

La me­jor ma­ne­ra de man­te­ner­nos lu­mi­no­sas co­mo mu­je­res es apren­dien­do a te­ner dig­ni­dad. La dig­ni­dad es el res­pe­to que una per­so­na tie­ne de sí mis­ma. El res­pe­to ha­cia una mis­ma nos pro­vee de una po­de­ro­sa es­pa­da con­tra quie­nes in­ten­tan las­ti­mar­nos y es un es­cu­do que ase­gu­ra que quien lo ten­ga no pue­de ha­cer na­da que la vuel­va des­pre­cia­ble

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.