UN POR­QUÉ

High Class - - Hc/Shopping -

¿Qué te lle­vó a in­tere­sar­te en la in­du­men­ta­ria?

Yo es­tu­dié Be­llas Ar­tes es­pe­cia­li­zán­do­me en la grá­fi­ca y la fo­to­gra­fía pu­bli­ci­ta­ria, pe­ro creo que siem­pre su­pe que ter­mi­na­ría tra­ba­jan­do en la mo­da, ya que siem­pre for­mó par­te de mí. Creo fir­me­men­te que nues­tras pa­sio­nes se ma­ni­fies­tan muy pron­to y que de­be­mos sa­ber­las es­cu­char, re­ci­bir­las y cul­ti­var­las. El ta­len­to so­lo no es su­fi­cien­te. Se ne­ce­si­ta mu­cha dis­ci­pli­na y cu­rio­si­dad.

¿Có­mo fue­ron tus ini­cios co­mo di­se­ña­dor?

De ver­dad fui muy afor­tu­na­do, por­que tra­ba­jar Aún tras tan­tos años de tra­ba­jo, es sor­pren­den­te có­mo to­da­vía logro ins­pi­rar­me de fuen­tes tan va­ria­das. Te ex­pli­co, soy una per­so­na con una ex­pe­rien­cia muy va­ria­da, pa­sé de la al­ta cos­tu­ra al pret-à-por­ter y has­ta al fast fas­hion, y siem­pre lo­gré sen­tir­me ins­pi­ra­do por aque­llo que me ro­dea­ba. Tam­bién leí mu­chas bio­gra­fías de mu­je­res ma­ra­vi­llo­sas co­mo Co­co Cha­nel y Dia­na Vree­land, quie­nes me ins­pi­ra­ron más por su fi­lo­so­fía de ele­gan­cia que por los con­se­jos que da­ban a sus clien­tes. Tam­bién me ins­pi­ra­ron co­sas muy cer­ca­nas a mí co­mo los co­lo­res de los ma­ra­vi­llo­sos te­ji­dos sar­dos, y las cos­tum­bres que no­ta­ba te­nía mi ma­dre a la ho­ra de ves­tir­se. Ella nun­ca mez­cla­ba dos te­ji­dos es­tam­pa­dos por­que pa­ra ella ha­cer­lo no era ele­gan­te.

¿Cuá­les son las ca­rac­te­rís­ti­cas de tus di­se­ños?

Aque­llo que ca­rac­te­ri­za a mi tra­ba­jo es la ob­se­sión por la bús­que­da del equi­li­brio. Me gus­ta me­dir las co­sas co­mo en una fór­mu­la: vie­jo y nue­vo, sa­gra­do y pro­fano, hau­te cou­tu­re y fast fas­hion, luz y som­bra. Tam­bién es­toy ob­se­sio­na­do con el des­ti­na­ta­rio de la obra. De he­cho, en­cuen­tro que ima­gi­nar­me a la per­so­na que lle­va­rá la obra en el mo­men­to de la crea­ción es Pun­to 47 na­ce de un sue­ño, en el ver­da­de­ro sen­ti­do de la pa­la­bra. So­ñé con un bos­que que lue­go iden­ti­fi­qué co­mo un lu­gar/no lu­gar en el cual es­ta­ba ubi­ca­da una fi­la de de­pó­si­tos pin­ta­dos de blan­co en­tre los ár­bo­les ver­des. En­tré a uno de ellos y en­con­tré aden­tro to­das aque­llas co­sas que me en­can­ta­ban y las que­ría com­prar to­das, pe­ro co­mo no ha­bía na­die con­mi­go no sa­bía a quién di­ri­gir­me pa­ra po­der com­prar­las. Lue­go lle­gó un se­ñor a quien le con­té que to­do aque­llo que ha­bía en­con­tra­do allí era ma­ra­vi­llo­so y que ja­más ha­bía ha­lla­do al­go que se ade­cua­ba así per­fec­ta­men­te a mi lí­nea de es­ti­lo y a mi gus­to. El se­ñor me con­tes­tó: “¿Y por qué no lo ha­ce us­ted?”. Al sa­lir del de­pó­si­to te­nía la adre­na­li­na a mil y de­ci­dí se­guir el con­se­jo del se­ñor. Una vez afue­ra me di cuen­ta de que nin­guno de los de­pó­si­tos es­ta­ba nu­me­ra­do, sal­vo aquel don­de ha­bía en­con­tra­do to­do, que era el nú­me­ro 47. Al des­per­tar sa­bía que te­nía que ha­cer reali­dad es­te sue­ño.

¿Y có­mo hi­cis­te reali­dad ese sue­ño?

Bueno, fue exac­ta­men­te 8 años atrás cuan­do de­ci­dí ini­ciar es­ta aven­tu­ra. Si­guien­do mi sue­ño, mi pri­me­ra co­lec­ción la co­lo­qué en el lu­gar/no lu­gar ideal: la web. Des­pués, con un que­ri­do ami­go, Ricardo Ca­bib­bo Perna, de­ci­di­mos com­par­tir la ex­pe­rien­cia. Tra­ba­jan­do jun­tos de­li­nea­mos los pun­tos de nues­tro pro­yec­to: – lu­gar/no lu­gar – mi­cro­cáp­su­la, por­que ha­cer una co­lec­ción en­te­ra pa­re­cía al­go vie­jo y po­co es­ti­mu­lan­te. – De­di­car­nos ab­so­lu­ta­men­te a la in­ves­ti­ga­ción y a en­con­trar co­sas be­llas pa­ra re­in­ter­pre­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.