MA­DRES TO­DO­TE­RRENO

Criar en so­le­dad

High Class - - Hc/psicología - Por Lic. Gabriela Cas­co Ba­chem, psi­có­lo­ga

En la vida, por di­ver­sas ra­zo­nes, mu­chas ma­dres crían so­las a sus hi­jos, ya sea por elec­ción, por al­gu­na re­la­ción frus­tra­da, viu­dez, aban­dono o, sen­ci­lla­men­te, por in­di­fe­ren­cia de la pa­re­ja que di­ce acom­pa­ñar en el día a día.

Sea co­mo fue­re, la so­le­dad es cóm­pli­ce de los ava­ta­res de la vida con un ni­ño a cues­tas y qui­zás la úni­ca alia­da pa­ra la su­pera­ción de las di­fi­cul­ta­des. Pe­ro no es el me­jor es­ce­na­rio: ni pa­ra las ma­dres, ni pa­ra los ni­ños. Sa­be­mos que los días pa­san muy len­tos con un chi­co que quie­re ju­gar, que de­man­da aten­ción, amor, nu­tri­ción y con­ten­ción. Por lo que las ma­dres que es­tán so­las se ven obli­ga­das a des­do­blar­se en múl­ti­ples ro­les pa­ra po­der sa­tis­fa­cer to­das las ne­ce­si­da­des.

A ve­ces el apoyo vie­ne de la fa­mi­lia, de las ami­gas; otras, del per­so­nal que se con­tra­ta (ni­ñe­ras, em­plea­das do­més­ti­cas) y en al­gu­nas no hay na­die, por­que si es­ta­mos en pa­re­ja, ya sea ca­sa­das o con­vi­vien­do con el pa­dre de la cria­tu­ra, los de­más aso­cian que no hay ne­ce­si­dad de apoyo. Sin em­bar­go, al­gu­nas ma­dres se en­cuen­tran más so­las aun, por­que el pa­dre des­apa­re­ce de es­ce­na, ya sea por in­hi­bi­ción, por sen­tir­se ex­clui­do, por ce­los, com­pe­ten­cia o por­que no sa­be có­mo ayu­dar ni qué ha­cer pa­ra acom­pa­ñar a su fa­mi­lia.

PA­DRES QUE SE AÍS­LAN

Por lo ge­ne­ral, si la re­la­ción de pa­re­ja em­pe­zó con una or­ga­ni­za­ción en la cual era la mu­jer quien sos­te­nía al hom­bre emo­cio­nal­men­te (de ti­po ma­ter­nal), la si­tua­ción se ve obli­ga­da a mo­di­fi­car­se cuan­do apa­re­ce un hi­jo, otro aca­pa­ra­dor de to­da la aten­ción de la fu­tu­ra madre. El hom­bre de­ve­ni­do en pa­dre aún no se sien­te co­mo tal y ex­pul­sa­do de la día­da se re­fu­gia en otras ac­ti­vi­da­des, su­po­nien­do que así su mu­jer se sen­ti­rá más có­mo­da con el be­bé a so­las o pa­ra que ella lo bus­que o pre­fie­ra, co­mo ha­cién­do­se desear.

Lo cier­to es que al­gu­nos hom­bres (in­ma­du­ros emo­cio­nal­men­te, in­hi­bi­dos, o re­pi­tien­do su pro­pia his­to­ria) no en­cuen­tran lu­gar en la fa­mi­lia y em­pie­zan a crear sín­to­mas. Por lo ge­ne­ral, se en­fer­man, pier­den sus tra­ba­jos, en­cuen­tran ac­ti­vi­da­des in­ter­mi­na­bles co­mo pa­ra lle­gar tar­dí­si­mo a la ca­sa o se lle­nan de tra­ba­jo. Otros em­pie­zan a es­tu­diar, via­jan, ter­mi­nan o ini­cian una ca­rre­ra, en fin, no­ta­ble­men­te les ocu­rre de to­do y rea­li­zan aque­llo que nun­ca hi­cie­ron o de­ja­ron de ha­cer, jus­to (cons­cien­te o in­cons­cien­te­men­te) cuan­do na­ce el be­bé y su pa­re­ja ne­ce­si­ta apoyo y con­ten­ción.

En­ton­ces, ella se ve más so­la que nun­ca, ya que an­gus­tia­da por la ex­tra­ña con­duc­ta sin­to­má­ti­ca o ma­nia­co-de­pre­si­va de su com­pa­ñe­ro y las eter­nas de­man­das del be­bé, no sa­be a quién con­te­ner y con­so­lar, mu­cho me­nos tie­ne quien la sos­ten­ga emo­cio­nal­men­te a ella y el be­bé es quien ter­mi­na per­dien­do en to­do es­te in­ter­jue­go de in­ma­du­rez.

Por lo ge­ne­ral, es­tos be­bés se en­fer­man mu­cho, lla­man la aten­ción de una ma­ne­ra im­po­si­ble de opa­car y la madre no tie­ne más op­ción que aban­do­nar a su suer­te a aquel hom­bre que no es más que otro ni­ño ham­brien­to de aten­ción y amor ma­ter­nal, y que­da ella to­tal­men­te des­am­pa­ra­da con “dos ni­ños” a cues­tas.

Es­ta for­ma po­co co­mún de ima­gi­nar la so­le­dad es un ti­po de ais­la­mien­to fre­cuen­te pa­ra mu­chas ma­dres que es­tán en pa­re­ja y de­ben so­bre­lle­var la crian­za so­las, sin mi­ra­das de apro­ba­ción o es­cu­chas don­de vol­car las in­cer­ti­dum­bres, an­gus­tias o ale­grías, com­par­tien­do las no­ve­da­des, lo­gros o fra­ca­sos de los hi­jos, a lo su­mo, con la ni­ñe­ra o fa­mi­lia de ori­gen, atro­fian­do sin que­rer, el desa­rro­llo de la su­ya pro­pia.

AU­SEN­TES Y SO­BRE­PRO­TEC­TO­RAS

Si bien las ni­ñe­ras son el apoyo logístico ne­ce­sa­rio pa­ra la crian­za de hi­jos de ma­dres que tra­ba­jan o que, sen­ci­lla­men­te, no tie­nen tiem­po su­fi­cien­te pa­ra es­tar con sus pe­que­ños, a ve­ces sen­ti­mos que son tan ne­ce­sa­rias al pun­to de que no po­dre­mos vi­vir sin ellas. Mu­chas creen (o se con­ven­cen) de que “su­pues­ta­men­te” hay co­sas más im­por­tan­tes que ha­cer con sus vi­das, mien­tras se se­pa­ran abis­mal­men­te de sus hi­jos que ter­mi­nan te­nien­do el sem­blan­te de las ni­ñe­ras, sus mis­mos ras­gos, ac­ti­tu­des y an­gus­tias.

Qui­zás la for­ma más su­til de criar en so­le­dad es aque­lla en don­de la mu­jer mis­ma es quien pro­vo­ca la anu­la­ción del apoyo de los de­más, ya sea del pa­dre o de cual­quier so­por­te exis­ten­te, co­mo quien no pue­de o no sa­be de­le­gar. Des­au­to­ri­za, cri­ti­ca y evi­ta a los de­más. Tie­ne una es­pe­cie de re­la­ción sim­bió­ti­ca con el hi­jo a quien no de­ja es­ca­par de su po­der y ham­bre emo­cio­nal sin tre­gua. Es­ta es una for­ma de mal­tra­to, ya que un ni­ño en bra­zos de una madre so­la con to­das sus emo­cio­nes en­ci­ma, es el co­ne­ji­llo de in­dias per­fec­to don­de prac­ti­car la pro­yec­ción de sus pa­sio­nes ira, odio, frus­tra­ción pa­ra lue­go ser la mis­ma fuen­te de amor, de­vo­ción y so­bre­pro­tec­ción.

EL APOYO MU­TUO

Lau­ra Gut­man, psi­coa­na­lis­ta y es­pe­cia­lis­ta en ma­ter­ni­dad di­ce: “Ne­ce­si­ta­mos rein­ven­tar un es­que­ma an­ti­guo pe­ro con pa­rá­me­tros mo­der­nos, siem­pre y cuan­do ha­ya un con­jun­to de mu­je­res crian­do ni­ños. No im­por­ta cuán­tas ya que una so­la madre no lo­gra criar a un ni­ño. Pe­ro cin­co ma­dres jun­tas pue­den criar a cien ni­ños. El se­cre­to es­tá en el con­jun­to, en la so­li­da­ri­dad, la com­pa­ñía y el apoyo mu­tuo. Nin­gu­na mu­jer de­be­ría pa­sar los días a so­las con los ni­ños en bra­zos. La ma­ter­ni­dad es fá­cil cuan­do es­ta­mos acom­pa­ña­das. No juz­ga­das ni cri­ti­ca­das ni acon­se­ja­das. Sim­ple­men­te jun­to a otras per­so­nas, en lo po­si­ble jun­to a otras mu­je­res que es­tén ex­pe­ri­men­tan­do el mis­mo mo­men­to vi­tal”.

Lu­char con­tra los es­te­reo­ti­pos de una so­cie­dad “con­ser­va­do­ra” en la que la nor­ma di­ce que las ma­dres “tie­nen” que es­tar en pa­re­ja pa­ra criar a sus hi­jos o pa­ra ser “fe­li­ces”, no es ta­rea fá­cil pa­ra quie­nes quie­ren que sus hi­jos sean in­clui­dos den­tro del dis­cur­so so­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.