PA­PÁS DEL SI­GLO XXI

La re­ge­ne­ra­ción emo­cio­nal de la pa­ter­ni­dad

High Class - - Hc/psicología - Por Lic. Gabriela Cas­co Ba­chem, psi­có­lo­ga

Ac­tual­men­te exis­te una pro­fun­da to­ma de con­cien­cia de los pa­dres de es­ta ge­ne­ra­ción con res­pec­to a la crian­za de los hi­jos. Ca­si to­dos tie­nen una vi­sión am­plia y crítica ha­cia los mo­de­los an­ti­guos, ma­chis­tas y au­to­ri­ta­rios de pa­dres de ha­ce unas dé­ca­das, que es­ta­ban sus­ten­ta­dos por to­da una cul­tu­ra de hom­bres y mu­je­res.

Es­ta re­con­fi­gu­ra­ción del pa­dre en los as­pec­tos emo­cio­nal, so­cial y cul­tu­ral ha­bi­li­ta una for­ma de vin­cu­la­ción fle­xi­ble con los hi­jos, y por fin am­bos pue­den dis­fru­tar del víncu­lo sin pre­jui­cios y que, por su­pues­to, les per­te­ne­ce tan­to co­mo a las ma­dres.

Me pa­re­ció in­tere­san­te es­te es­tu­dio rea­li­za­do en Es­pa­ña por la Fun­da­ción BBVA (fun­da­ción que in­cen­ti­va y fi­nan­cia pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca co­mo la de es­te ca­so, de ín­do­le so­cial y cul­tu­ral) por­que aquí en­con­tra­mos mu­chas si­mi­li­tu­des res­pec­to a los cam­bios culturales por los que atra­vie­san los pa­dres pa­ra­gua­yos, por­que bá­si­ca­men­te te­ne­mos las mis­mas cos­tum­bres al ser nues­tra Madre Pa­tria.

Mu­chos pa­dres de es­ta ge­ne­ra­ción han vi­vi­do en su in­fan­cia una crian­za des­vin­cu­la­da del afec­to pa­terno, más aún en un país re­pri­mi­do y sig­na­do por la dic­ta­du­ra de un dis­cur­so pa­triar­cal re­cal­ci­tran­te, don­de el pa­dre era la au­to­ri­dad in­cues­tio­na­ble y pro­vee­dor en el ho­gar sin si­quie­ra preo­cu­par­se por dar afec­to a sus hi­jos.

Por eso, es­ta “re­ge­ne­ra­ción” de pa­dres, (no so­lo eu­ro­pea, sino tam­bién en es­te he­mis­fe­rio til­da­do de ma­chis­ta) es­tá pre­pa­ra­da pa­ra cu­rar sus pro­pias he­ri­das, des­mi­ti­fi­car cer­te­zas y de­sier­tos emo­cio­na­les, re­sar­cien­do con amor la crian­za de sus hi­jos pa­ra be­ne­fi­cio de am­bos.

Se­gún es­te tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción, “las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de pa­dres es­tán po­nien­do en cues­tión el es­te­reo­ti­po de mas­cu­li­ni­dad, aso­cia­do tra­di­cio­nal­men­te a la fuer­za y al po­der, pa­ra em­pe­zar a ejer­cer una ‘pa­ter­ni­dad sos­te­ni­ble’ que –se­gún es­ta in­ves­ti­ga­ción– in­tro­du­ce el com­pro­mi­so de ser pa­dre a tra­vés del tiem­po, más allá de la in­fan­cia de los hi­jos, y con in­de­pen­den­cia de las re­la­cio­nes de pa­re­ja y otras cir­cuns­tan­cias so­cia­les o vi­ta­les. Es­ta fue una in­ves­ti­ga­ción so­cio­ló­gi­ca que ha uti­li­za­do una me­to­do­lo­gía cua­li­ta­ti­va”.

Aún cuan­do es­ta in­ves­ti­ga­ción fue he­cha so­bre un mo­de­lo de pa­dres eu­ro­peos (es­pa­ño­les), es con­si­de­ra­ble que el re­sul­ta­do pue­da ser muy útil pa­ra arro­jar una mi­ra­da so­bre el mo­de­lo de la pa­ter­ni­dad en nues­tra cul­tu­ra pa­ra­gua­ya. Por­que si bien es cier­to, la so­cie­dad es­pa­ño­la ha ex­pe­ri­men­ta­do pro­fun­das trans­for­ma­cio­nes que han ge­ne­ra­do cam­bios im­por­tan­tes en los va­lo­res que sus­ten­tan a la fa­mi­lia, en el re­par­to de fun­cio­nes y tra­ba­jo, en­tre sus miem­bros y en la com­po­si­ción, ta­ma­ño y es­truc­tu­ra de los ho­ga­res, la fa­mi­lia si­gue sien­do una ins­ti­tu­ción fun­da­men­tal co­mo en nues­tro país.

“Las me­jo­ras del sis­te­ma edu­ca­ti­vo, el re­co­no­ci­mien­to le­gal de la igual­dad de gé­ne­ro, la des­apa­ri­ción de la dis­cri­mi­na­ción de los hi­jos na­ci­dos fue­ra del ma­tri­mo­nio y la in­cor­po­ra­ción de las mu­je­res al tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do, han trans­for­ma­do la or­ga­ni­za­ción y las re­la­cio­nes per­so­na­les den­tro de la fa­mi­lia. El des­cen­so de la fe­cun­di­dad es tam­bién una de las ra­zo­nes de las con­se­cuen­cias de es­ta trans­for­ma­ción. Los nue­vos pa­dres coin­ci­den en con­si­de­rar an­ti­cua­do el mo­de­lo tra­di­cio­nal y com­par­ten un re­cha­zo pro­fun­do ha­cia el pa­dre au­to­ri­ta­rio y dis­tan­te. Los pa­dres jó­ve­nes re­cha­zan el pa­pel del pa­dre au­sen­te o ‘pa­dre por de­le­ga­ción’ y se reivin­di­can co­mo pro­vee­do­res de afec­to. La afec­ti­vi­dad y la ter­nu­ra son los ras­gos dis­tin­ti­vos de la nue­va pa­ter­ni­dad”.

En es­ta in­ves­ti­ga­ción dos de ca­da tres adul­tos y tres de ca­da cua­tro jó­ve­nes desean vi­vir en una fa­mi­lia de ti­po igua­li­ta­rio, en la que el hom­bre y la mu­jer tra­ba­jen fue­ra de ca­sa y se re­par­tan por igual las ta­reas del ho­gar. “Es pre­ma­tu­ro ima­gi­nar un mo­de­lo so­cial en el que se die­ra una in­ver­sión to­tal de res­pon­sa­bi­li­da­des, ya que aún es­ta­mos en una eta­pa en la que las mu­je­res tra­tan de al­can­zar ma­yo­res cuo­tas de igual­dad en el em­pleo y en la que las di­fe­ren­cias sa­la­ria­les en­tre hom­bres y mu­je­res son muy acu­sa­das: se­gún los es­tu­dios más re­cien­tes so­bre sa­la­rios, las mu­je­res ganan un 25 % me­nos que los hom­bres, a igual­dad de tiem­po y cua­li­fi­ca­ción”.

CUES­TIO­NA­MIEN­TOS DE LOS ES­TE­REO­TI­POS MAS­CU­LI­NOS

El con­cep­to de mas­cu­li­ni­dad aso­cia­do tra­di­cio­nal­men­te a la fuer­za y el con­cep­to de la fe­mi­ni­dad li­ga­do a la ter­nu­ra son es­te­reo­ti­pos que em­pie­zan a po­ner­se en en­tre­di­cho, es­pe­cial­men­te en lo que con­cier­ne a la ter­nu­ra.

La nue­va pa­ter­ni­dad es­tá po­nien­do en cues­tión la idea de que los hom­bres no pue­dan desa­rro­llar sus sen­ti­mien­tos en for­ma de ter­nu­ra ha­cia los otros. Se em­pie­za re­va­lo­ri­zan­do la ter­nu­ra mas­cu­li­na ha­cia los ni­ños pe­que­ños y pue­de am­pliar­se al desa­rro­llo del cui­da­do, a lo lar­go de su vida, ha­cia los hi­jos y otros fa­mi­lia­res.

Cuan­do se tra­ta de sen­ti­mien­tos, uno de los des­en­cuen­tros de los nue­vos pa­dres con­si­go mis­mos no con­sis­te tan­to en sen­tir­los, sino en ha­cer­los vi­si­bles; por­que en­tran en jue­go va­lo­res que ata­ñen a su mas­cu­li­ni­dad. La ex­pre­sión de los sen­ti­mien­tos es­tá mar­ca­da por las di­fe­ren­cias de gé­ne­ro, en es­te ca­so li­mi­ta­da por y pa­ra el gé­ne­ro mas­cu­lino, ya que las mu­je­res no re­cha­zan que un pa­dre mues­tre ter­nu­ra ha­cia sus hi­jos de­lan­te de los otros ni de ellas mis­mas.

Es­ta re­sis­ten­cia a mos­trar­se co­mo pa­dres sen­si­bles o afec­tuo­sos es un ras­go im­pues­to an­te el cual los hom­bres em­pie­zan a re­be­lar­se y, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, la afec­ti­vi­dad se cons­ti­tu­ye en la ex­pec­ta­ti­va do­mi­nan­te de la pa­ter­ni­dad.

UN NUE­VO MO­DE­LO DE PA­TER­NI­DAD

El re­cien­te pro­ta­go­nis­mo que los hom­bres van ad­qui­rien­do en el en­torno do­més­ti­co y fa­mi­liar es uno de los as­pec­tos bá­si­cos ac­tua­les. Inés Alberdi y Pilar Es­ca­rio des­cri­ben en es­ta in­ves­ti­ga­ción de la Fun­da­ción BBVA có­mo in­terio­ri­zar la pa­ter­ni­dad su­po­ne pa­ra los hom­bres un pro­ce­so com­ple­jo, por­que im­pli­ca un cam­bio de va­lo­res que tie­ne que ver con su iden­ti­dad y con as­pec­tos aso­cia­dos in­clu­so a la mas­cu­li­ni­dad. Ser pa­dre en el mo­men­to actual su­po­ne tam­bién un cam­bio pro­fun­do res­pec­to a los mo­de­los pa­ter­nos de su fa­mi­lia de ori­gen.

Se­gún se des­pren­de de las en­tre­vis­tas rea­li­za­das, en la prác­ti­ca de la pa­ter­ni­dad se unen los as­pec­tos sa­tis­fac­to­rios y en­ri­que­ce­do­res, y las

li­mi­ta­cio­nes que im­po­ne en sus vi­das. La in­ten­si­dad, la en­tre­ga y la sa­tis­fac­ción son las emo­cio­nes que apa­re­cen con ni­ti­dez en la des­crip­ción que es­tos pa­dres jó­ve­nes ha­cen de su ex­pe­rien­cia pa­ter­nal, pe­ro se ad­vier­te tam­bién una ma­yor li­ber­tad mas­cu­li­na res­pec­to de la pa­ter­ni­dad, en com­pa­ra­ción con lo que es la ma­ter­ni­dad pa­ra las mu­je­res. Ese ca­rác­ter de vo­lun­ta­rie­dad que tie­ne pa­ra ellos les per­mi­te exi­gir un tiem­po de re­po­so o de li­ber­tad per­so­nal que no se con­ce­de ge­ne­ral­men­te a las ma­dres.

Pa­ra los hi­jos, los be­ne­fi­cios de es­ta “nue­va pa­ter­ni­dad” son mu­chos. Los pa­dres son fun­da­men­ta­les en el desa­rro­llo de sus hi­jos y cuan­do el pa­dre se res­pon­sa­bi­li­za de la crian­za –en con­di­cio­nes si­mi­la­res a las de la madre– el ni­ño mues­tra un desa­rro­llo es­co­lar y un com­por­ta­mien­to más sa­lu­da­ble que cuan­do es so­lo la madre la que atien­de es­tas ta­reas. Es­to si­gue sien­do fun­da­men­tal tam­bién cuan­do los pa­dres vi­ven se­pa­ra­dos; pa­ra el ni­ño es muy im­por­tan­te que el pa­dre si­ga par­ti­ci­pan­do de for­ma equi­li­bra­da con la madre en su cui­da­do y en su edu­ca­ción.

La nue­va pa­ter­ni­dad con­tem­pla el aban­dono del pa­pel tra­di­cio­nal del “pa­dre au­sen­te

PA­RA LOS HI­JOS, LOS BE­NE­FI­CIOS DE ES­TA “NUE­VA PA­TER­NI­DAD” SON MUY ELE­VA­DOS. LOS PA­DRES TIE­NEN UNA IM­POR­TAN­CIA FUN­DA­MEN­TAL EN EL DESA­RRO­LLO DE SUS HI­JOS

o pa­dre por de­le­ga­ción”, que no se re­la­cio­na­ba di­rec­ta­men­te con sus hi­jos, y re­cla­ma un mo­de­lo dis­tin­to en el que ad­quie­ren un ma­yor pro­ta­go­nis­mo los hi­jos en la vida de los pa­dres, co­mo una ne­ce­si­dad de re­la­ción mu­tua.

La tra­di­cio­nal au­sen­cia del pa­dre es­ta­ba es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­da con su con­di­ción mas­cu­li­na; era el pro­vee­dor del sus­ten­to pa­ra las ne­ce­si­da­des bá­si­cas de la fa­mi­lia, pe­ro ello es­ta­ba des­li­ga­do de la re­la­ción afec­ti­va. Ac­tual­men­te hay un do­ble con­sen­so, acep­ta­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te

por la so­cie­dad, que por una par­te di­so­cia al pa­dre co­mo úni­co res­pon­sa­ble del man­te­ni­mien­to de la fa­mi­lia, y reivin­di­ca, por otra, la pre­sen­cia pa­ter­na co­mo pro­vee­do­ra de afectos.

Hay un as­pec­to que ha­ce es­pe­cial­men­te atrac­ti­vo el cam­bio que su­po­ne la pa­ter­ni­dad pa­ra los hom­bres y es el es­tí­mu­lo que es­tán re­ci­bien­do de sus pa­re­jas y de la so­cie­dad en su con­jun­to. En­tre los jó­ve­nes pa­dres de es­te es­tu­dio se ha po­di­do de­tec­tar una for­ma de ver­se a sí mis­mos co­mo pio­ne­ros en es­tas cues­tio­nes. Se per­ci­ben co­mo la pri­me­ra ge­ne­ra­ción que se acer­ca de una nue­va for­ma a los hi­jos que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, es si­mi­lar a lo que tra­di­cio­nal­men­te ha­cían las ma­dres en cuan­to a afec­to y cui­da­do.

Hay que aña­dir que mi­den su pa­ter­ni­dad en tér­mi­nos cua­li­ta­ti­vos, es de­cir, más en la ca­li­dad de tiem­po que pa­san con ellos que en la can­ti­dad del tiem­po em­plea­do. Pa­ra más in­for­ma­ción y con­sul­tas, es­cri­bir a ga­brie­la­cas­cob@hot­mail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.