EQUI­PO HOYT

La his­to­ria de de­vo­ción de un pa­dre ha­cia su hi­jo

High Class - - El Mundo Y Sus Esquinas -

Por­que es­te mes ce­le­bra­mos el Día del Pa­dre, quie­ro con­tar una his­to­ria de amor pro­fun­do y de una de­vo­ción que, más allá de es­tar si­tua­da en Es­ta­dos Uni­dos, atra­vie­sa to­das las fron­te­ras, por­que los sen­ti­mien­tos son uni­ver­sa­les y per­te­ne­cen a esa ra­za que tran­si­ta en es­ta tie­rra: la hu­ma­na. La nues­tra.

Es­ta es la his­to­ria de un la­zo in­que­bran­ta­ble en­tre un pa­dre y un hi­jo. La his­to­ria de un equi­po: El Equi­po Hoyt. Así se los co­no­ce, por­que des­de el año 1977 par­ti­ci­pan jun­tos en ma­ra­to­nes y triatlo­nes, y han com­ple­ta­do más de mil ca­rre­ras jun­tos. Tal vez es­ta du­pla de­por­ti­va no so­na­ría tan ex­tra­or­di­na­ria si no fue­ra por­que el hi­jo su­frió una pa­rá­li­sis ce­re­bral al na­cer, y por en­de, es su pa­dre quien en ca­da ca­rre­ra lo car­ga has­ta la lí­nea de lle­ga­da.

Esa lí­nea en­ton­ces tras­cien­de a la me­ra vic­to­ria de­por­ti­va y es­ta his­to­ria ad­quie­re to­da la di­men­sión con­mo­ve­do­ra de cin­cuen­ta y un años de lu­cha. Lu­cha que em­pe­zó un frío enero en Mas­sa­chus­sets, el día en que Rick na­ció, por­que na­die le pre­pa­ró a su pa­dre pa­ra re­ci­bir la no­ti­cia que cam­bia­ría su vida pa­ra siem­pre.

Dick es­pe­ra­ba el na­ci­mien­to de su hi­jo con la mis­ma ilu­sión de to­dos los hom­bres que en es­te mes de ju­nio ce­le­bran su día. So­lo que esa ilu­sión se vio te­ñi­da por el do­lor y la an­gus­tia en el mo­men­to del par­to: A Rick se le en­re­dó el cor­dón um­bi­li­cal y le cor­tó la res­pi­ra­ción al pun­to de de­jar­lo ce­re­bral­men­te pa­ra­li­za­do. El pro­nós­ti­co de los doc­to­res no fue na­da alen­ta­dor: Su­gi­rie­ron sa­cri­fi­car­lo – o en to­do ca­so ins­ti­tu­cio­na­li­zar­lo– por­que Rick nun­ca lo­gra­ría na­da en es­ta vida y se­ría un ser ve­ge­ta­ti­vo.

Ese día que­dó en cla­ro que la vida ven­dría du­ra pa­ra aquel ni­ño in­de­fen­so, pe­ro tam­bién en ese mis­mo mo­men­to el pe­que­ño Rick co­no­ció al hom­bre que des­de en­ton­ces y pa­ra siem­pre se­ría su gran com­pa­ñe­ro y alia­do: su pa­pá.

“NO EXIS­TE UNA NE­CE­SI­DAD EN LA IN­FAN­CIA TAN FUER­TE CO­MO LA NE­CE­SI­DAD DE LA PRO­TEC­CIÓN DE

UN PA­DRE”

Hay una fra­se de Freud que di­ce: “No exis­te una ne­ce­si­dad en la in­fan­cia tan fuer­te co­mo la ne­ce­si­dad de la pro­tec­ción de un pa­dre”. La ci­to por­que ese enun­cia­do en­mar­ca to­da la ver­dad que fue ca­paz de sal­var a ese ni­ño: por­que aquel mi­li­tar, que tan­to en­ten­día de ar­mas y de de­fen­sa na­cio­nal, de­ci­dió en ese mis­mo día que lu­cha­ría por de­fen­der aquel tí­tu­lo que no lle­va in­sig­nias os­ten­to­sas en ho­me­na­je al va­lor, pe­ro se car­ga con to­da luz en el pe­cho y, a ve­ces, re­quie­re mu­cho más co­ra­je que el de­mos­tra­do en to­dos los cam­pos de ba­ta­lla: el tí­tu­lo de ser pa­dre.

EN ES­TA CO­RRI­DA DE FE Y EN­TRE­GA TO­TAL, SE FUE ALE­JAN­DO LA DIS­TAN­CIA DES­DE ESA LÍ­NEA DE PAR­TI­DA DON­DE LOS MÉDICOS HA­BÍAN AU­GU­RA­DO SO­LO DE­RRO­TAS

LA BA­TA­LLA DE LA VIDA

El pri­mer com­pro­mi­so adop­ta­do fue que ese ni­ño vol­vie­ra a la ca­sa pa­ra ser cria­do de la ma­ne­ra más nor­mal po­si­ble. Los años fue­ron pa­san­do y la lu­cha por in­te­grar­lo a la so­cie­dad em­pe­zó des­de tem­prano. Cuan­do to­das las puer­tas se le ce­rra­ban a Rick, su pa­dre se de­di­ca­ba a bus­car pe­que­ñas vic­to­rias, con la dis­ci­pli­na dig­na de un héroe que ja­más iría a desis­tir.

Las es­cue­las pú­bli­cas no lo acep­ta­ban. Pen­sa­ban que por­que no po­día ha­blar no po­día en­ten­der. Pe­ro sus pa­dres es­ta­ban con­ven­ci­dos de que el ni­vel de in­te­li­gen­cia de Rick era igual al de sus otros hi­jos. Y em­pe­za­ron –con pa­cien­cia in­fi­ni­ta– a en­se­ñar­le el abe­ce­da­rio en la ca­sa.

La in­sis­ten­cia de ese pa­dre que re­co­rría con su hi­jo los di­ver­sos ins­ti­tu­tos, con­si­guió lla­mar la aten­ción de un gru­po de in­ge­nie­ros de la Uni­ver­si­dad de Tuffs. Se reunie­ron con el ni­ño, le con­ta­ron un chis­te y cuan­do él se echó a reír se die­ron cuen­ta de que po­dría co­mu­ni­car­se con el mun­do. Pe­ro pa­ra eso se­ría ne­ce­sa­ria una compu­tado­ra es­pe­cia­li­za­da.

En­ton­ces lle­gó el mo­men­to de re­cau­dar fon­dos. Su pa­dre or­ga­ni­zó va­rios eventos y con gran es­fuer­zo, reunie­ron el mon­to ne­ce­sa­rio. Cuan­do es­tu­vo lis­ta la compu­tado­ra, Rick te­nía 12 años. Las le­tras del al­fa­be­to apa­re­cían en la pan­ta­lla y el ni­ño con un mo­vi­mien­to de ca­be­za in­di­ca­ba le­tra por le­tra aque­llo que que­ría de­cir. Sus pri­me­ras pa­la­bras más que un “ho­la pa­pá”, fue­ron: “¡Va­mos Bruins!” re­fi­rién­do­se al equi­po de hockey lo­cal, y al cam­peo­na­to que se­guía con su pa­dre en la te­le­vi­sión.

Era evi­den­te que ha­bía ido re­gis­tran­do to­dos los mo­men­tos de su vida.

SIEM­PRE JUN­TOS

Gra­cias a la compu­tado­ra, Rick pu­do ser ad­mi­ti­do en una es­cue­la pú­bli­ca. Dos años des­pués, lle­gó a la ca­sa con un nue­vo sue­ño: par­ti­ci­par en una ca­rre­ra be­né­fi­ca de cin­co mi­llas (co­mo 8 ki­ló­me­tros) a be­ne­fi­cio de un de­por­tis­ta que se ha­bía ac­ci­den­ta­do. Por su­pues­to que no po­dría ha­cer­lo so­lo. Pa­ra eso ne­ce­si­ta­ba de la ayu­da de su pa­dre.

Su pa­pá no era atle­ta, pe­ro ya es­ta­ba lo su­fi­cien­te­men­te en­tre­na­do en la ta­rea de cum­plir los sue­ños de su hi­jo. En­ton­ces de­ci­dió co­rrer con él, em­pu­jan­do la si­lla de rue­das pa­ra que el ni­ño par­ti­ci­pa­ra del even­to be­né­fi­co. Ter­mi­na­ron úl­ti­mos, pe­ro sa­lie­ron más que triun­fa­les: por­que fue la pri­me­ra vez en to­da su vida que Rick sin­tió –mien­tras co­rrían– que no era un dis­ca­pa­ci­ta­do, sino un atle­ta.

Bas­tó que ex­pre­sa­ra eso pa­ra que el Equi­po Hoyt fue­ra for­ma­do. Su pa­dre em­pe­zó a en­tre­nar y pri­me­ro fue­ron co­rri­das cor­tas. Lue­go em­pe­za­ron las ma­ra­to­nes, y con el tiem­po lle­ga­ron los triatlo­nes. Pa­ra eso fue ne­ce­sa­rio que Dick apren­die­ra a na­dar a mo­do de po­der es­ti­rar a su hi­jo en un bo­te. Con­si­guió tam­bién adap­tar una bi­ci­cle­ta pa­ra po­der car­gar a Rick y com­pe­tir en la par­te de ciclismo. Y lo lo­gró, a pe­sar de que no se ha­bía mon­ta­do a una bi­ci­cle­ta des­de los seis años.

Con de­vo­ción ab­so­lu­ta, es­te pa­dre ha ido car­gan­do y apo­yan­do a su hi­jo en in­nú­me­ras ca­rre­ras -las atlé­ti­cas y de las otras- por­que en­tre los lo­gros de Rick se en­cuen­tra el ha­ber­se gra­dua­do de la Uni­ver­si­dad de Bos­ton, con un gra­do en Edu­ca­ción Es­pe­cial. Gra­cias a eso, tam­bién ha con­se­gui­do in­ser­tar­se en el cam­po la­bo­ral.

En es­ta co­rri­da de fe y en­tre­ga to­tal, se fue ale­jan­do la dis­tan­cia des­de esa lí­nea de par­ti­da don­de los médicos ha­bían au­gu­ra­do so­lo de­rro­tas. Por­que es­te pa­dre lo­gró de­mos­trar que em­pu­jar una si­lla de rue­das era em­pu­jar el al­ma de su hi­jo ha­cia la lí­nea de la vic­to­ria.

La vida tie­ne es­tas vuel­tas in­fi­ni­tas. Ha­ce unos años el pa­pá de Rick su­frió un pe­que­ño in­far­to en una de las ca­rre­ras. Los doc­to­res en­con­tra­ron que te­nía el 95 % de una de sus ar­te­rias obs­trui­da, y que so­lo por su ex­ce­len­te con­di­ción fí­si­ca cons­trui­da a lo lar­go de tan­tas co­rri­das, aún es­ta­ba con vida. Es de­cir, que en es­te equi­po pa­dre e hi­jo se han ter­mi­na­do sal­van­do mu­tua­men­te. Gra­cias a los sue­ños de uno y a la de­vo­ción in­que­bran­ta­ble del otro.

Has­ta el día de hoy si­guen co­rrien­do jun­tos, aun­que el tiem­po ha­ya ido en­cor­van­do a ese pa­dre y tam­bién ave­jen­tan­do a ese hi­jo. Emo­cio­na ver las fo­tos a tra­vés de los años, en la cer­te­za de que tal vez pue­de en­cor­var­se el cuer­po, pe­ro ja­más el amor, el la­zo, el es­pí­ri­tu.

Cie­rro es­ta his­to­ria con una fra­se que en una ora­ción en­cie­rra to­da la ma­gia de­trás de es­te re­la­to: “Mi pa­dre me dio el me­jor re­ga­lo que se le pue­de ha­cer a una per­so­na: Cre­yó en mí”. (Y so­lo de eso se tra­ta al fin y al ca­bo).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.