Juan Pa­blo Pis­ti­lli

TRAS LAS HUE­LLAS DE SU PA­DRE

High Class - - Hc/destinos - Por Va­le­ria Ga­lla­ri­ni Sien­ra

Juan Pa­blo Pis­ti­lli Mi­ran­da na­ció en Asun­ción en 1979 en una ca­sa don­de el ar­te es­ta­ba a la or­den del día. Su pa­dre fue el es­cul­tor Hu­go Pis­ti­lli, un gran ar­tis­ta y un gran hom­bre, quien fue­ra bau­ti­za­do por el poeta Jo­sé Luis Ap­ple­yard co­mo “el poeta del me­tal”. Te­nien­do es­to en cuen­ta, no es de ex­tra­ñar que el acer­ca­mien­to de Juan­pi al ar­te se die­ra mu­cho an­tes del ini­cio de sus es­tu­dios for­ma­les. Co­no­ce­mos en es­ta en­tre­vis­ta al hi­jo que si­gue las hue­llas de su pa­dre.

“CUAN­DO CHI­CO LA MAES­TRA ME PRE­GUN­TÓ EN QUÉ TRABAJABA MI PA­PÁ Y YO RES­PON­DÍ QUE ERA AR­TIS­TA Y ME SEN­TÍ OR­GU­LLO­SO DE ESO”

Juan­pi cre­ció en un ho­gar don­de se res­pi­ra­ba ar­te por to­dos los rin­co­nes. Su pa­dre, ade­más de ser un gran es­cul­tor, era una per­so­na muy que­ri­da en el cir­cui­to ar­tís­ti­co, una per­so­na que ade­más de crear, dis­fru­ta­ba ro­deán­do­se de ami­gos y de otros ar­tis­tas. Cre­ció en un ho­gar don­de to­dos te­nían una gran sen­si­bi­li­dad ar­tís­ti­ca y vi­si­ta­do fre­cuen­te­men­te por re­nom­bra­dos ar­tis­tas quie­nes ve­nían a com­par­tir con su siem­pre ge­ne­ro­so y son­rien­te pa­dre, Hu­go.

Na­tu­ral­men­te, Juan­pi sin­tió des­de pe­que­ño una gran afi­ni­dad con las ar­tes y, prin­ci­pal­men­te, con el me­dio de ex­pre­sión ele­gi­do por su pa­dre: la es­cul­tu­ra. Se ini­ció en las ar­tes con la pin­tu­ra al óleo, el acrí­li­co y la es­cul­tu­ra en hie­rro, ace­ro, ma­de­ra y pie­dra; ade­más del tra­ba­jo en mue­bles y ob­je­tos, así co­mo jo­yas ar­te­sa­na­les en di­ver­sos me­ta­les. Tam­bién tu­vo la opor­tu­ni­dad de via­jar y rea­li­zar dis­tin­tos ta­lle­res de es­cul­tu­ra y grabado en el ex­tran­je­ro.

Al po­co tiem­po, Juan­pi ya es­ta­ba tra­ba­jan­do co­do a co­do en el ta­ller de su pa­dre, in­clu­so co­la­bo­ran­do con él en los pro­yec­tos de gran en­ver­ga­du­ra. Tras la muer­te de su pa­dre, en agos­to de 2006, Juan­pi to­mó las rien­das del ta­ller dan­do con­ti­nui­dad al tra­ba­jo de es­te pres­ti­gio­so es­cul­tor.

Juan­pi no so­lo si­guió las hue­llas de su pa­dre en el mun­do del ar­te y es­pe­cí­fi­ca­men­te en el mun­do de la es­cul­tu­ra, tam­bién fue ca­paz de ar­ti­cu­lar su pro­pio len­gua­je en es­te ru­bro en el cual su pa­dre se ha­bía des­ta­ca­do enor­me­men­te, al­go que sue­le re­sul­tar muy di­fí­cil pa­ra los hi­jos de ar­tis­tas. Hoy en día Juan Pa­blo Pis­ti­lli, a pe­sar de su ju­ven­tud, ya cuen­ta con más de 10 mues­tras in­di­vi­dua­les y sus obras se en­cuen­tran en co­lec­cio­nes pri­va­das en Pa­ra­guay, Ar­gen­ti­na, Uru­guay, Chi­le, Mé­xi­co, Es­ta­dos Uni­dos, Ale­ma­nia, Aus­tria, Ita­lia y Co­rea del Sur.

Ade­más, y al igual que su pa­dre, ya ha te­ni­do sus pro­pios en­car­gos de obras pú­bli­cas y de gran for­ma­to. En­tre la ex­ten­sa lis­ta se des­ta­can Mo­nu­men­to Dr. Gas­par Ro­drí­guez de Fran­cia, que se en­cuen­tra en La Ha­ba­na, Cu­ba; Mo­nu­men­to de la Vir­gen de la Me­da­lla Mi­la­gro­sa, una es­cul­tu­ra de tres me­tros y me­dio que se ha­lla en Fer­nan­do de la Mo­ra; Mo­nu­men­to a Bernardino Caballero, la es­cul­tu­ra de cin­co me­tros y me­dio; Pá­ja­ro cam­pa­na, que se pue­de apre­ciar en el par­que tec­no­ló­gi­co Itai­pú Her­nan­da­rias; y la es­cul­tu­ra en pie­dra ob­si­dia­na Pa­nam­bi Ve­ra, que se ex­po­ne en Bor­yeong, Co­rea del Sur, la Dio­sa As­trea, del Palacio de Justicia de Pilar; Ta­pi­cra­cuai, el Mo­nu­men­to de ac­ce­so a la ciu­dad de San­ta­ní y el Sa­gra­rio Es­cul­tó­ri­co de la Ca­pi­lla de San Pío del Con­ven­to Ca­pu­chino.

Juan Pa­blo tam­bién si­gue las hue­llas pa­ter­nas en lo que res­pec­ta al ejer­ci­cio de la do­cen­cia, pues co­mo lo hi­cie­ra su pa­dre en la Es­cue­la de Be­llas Ar­tes, él tam­bién li­de­ra la cá­te­dra de Es­cul­tu­ra en el Ins­ti­tu­to Superior de Ar­tes Vi­sua­les.

Las enor­mes hue­llas de su pa­dre Hu­go Pis­ti­lli, un hom­bre de gran­de­za en to­do sen­ti­do, no son fá­ci­les de lle­nar, pe­ro Juan Pa­blo lo lo­gra mos­trán­do­se com­pro­me­ti­do con su me­mo­ria pe­ro sin des­cui­dar su pro­pia obra es­cul­tó­ri­ca.

¿Có­mo se dio tu acer­ca­mien­to a las ar­tes?

Se dio de ma­ne­ra muy na­tu­ral, pues siem­pre es­tu­ve ro­dea­do de ar­te. Cre­cí te­nien­do a dis­po­si­ción lá­pi­ces, pin­tu­ras, pa­pe­les, pin­ce­les, ar­ci­lla, plas­ti­li­na, que for­ma­ban par­te de mis jue­gos co­ti­dia­nos. ¿Re­cor­dás cuán­do fue la pri­me­ra vez que te dis­te cuen­ta de que tu pa­dre era un ar­tis­ta y qué pen­sas­te al res­pec­to? Cuan­do chi­co la maes­tra me pre­gun­tó en qué trabajaba mi pa­pá y yo res­pon­dí que era ar­tis­ta y me sen­tí or­gu­llo­so de eso.

No sos el úni­co ar­tis­ta de la fa­mi­lia. ¿Có­mo vi­vían el ar­te el res­to de tus fa­mi­lia­res?

Mis her­ma­nos y yo cre­ci­mos yen­do a lan­za­mien­tos de li­bros, al tea­tro, al ba­llet “mi her­ma­na Mo­ni es­tu­dia­ba danza clá­si­ca” ex­po­si­cio­nes, lue­go íba­mos al bar San Ro­que, don­de com­par­tía­mos con per­so­na­li­da­des del mun­do ar­tís­ti­co, prin­ci­pal­men­te poe­tas, ami­gos de mis pa­dres. Mi her­mano Fer­nan­do es es­cri­tor y mi madre pin­to­ra, Car­los, el ma­yor, tie­ne sen­si­bi­li­dad pa­ra dis­tin­tas áreas pe­ro se de­di­ca a los ne­go­cios.

Con el pa­so del tiem­po fuis­te si­guien­do las hue­llas de tu pa­dre y lle­gas­te a tra­ba­jar con él en pro­yec­tos en con­jun­to. ¿Có­mo fue es­ta ex­pe­rien­cia?

Fue de­ma­sia­do im­por­tan­te pa­ra mí por­que tu­ve el pri­vi­le­gio de tra­ba­jar con mi ído­lo, y más allá de to­do lo que pue­da ad­mi­rar­lo co­mo ar­tis­ta, era mi com­pa­ñe­ro y mi me­jor ami­go. Con el pa­so del tiem­po voy dán­do­me cuen­ta de tan­tas co­sas que me en­se­ñó y me si­gue en­se­ñan­do a pe­sar de su au­sen­cia fí­si­ca.

Contame más so­bre có­mo fue cre­cer ro­dea­do de ar­te y de ar­tis­tas.

Es un in­cen­ti­vo muy gran­de el cre­cer ro­dea­do de ar­te, el co­no­cer a ar­tis­tas, es un apren­di­za­je que te nu­tre día a día, sin sen­tir nin­gu­na im­po­si­ción.

“MI PRO­CE­SO CREA­TI­VO NA­CE A PAR­TIR DE LA NE­CE­SI­DAD DE EX­PRE­SAR MIS SEN­TI­MIEN­TOS POR CO­SAS Y SUCESOS QUE ME MO­TI­VAN”

Te to­có tam­bién con­cluir un pro­yec­to que ha­bía ini­cia­do tu pa­dre, pe­ro tu­vis­te que ter­mi­nar sin él de­bi­do a su ines­pe­ra­da muer­te. ¿Có­mo fue es­te pro­ce­so?

Fue una mez­cla de emo­cio­nes. Al día si­guien­te de su en­tie­rro con­ti­nué tra­ba­jan­do y lo si­go ha­cien­do con el sen­ti­mien­to de ha­ber to­ma­do una pos­ta.

Tam­bién se­guis­te sus pa­sos en el área de la do­cen­cia. ¿Có­mo son tus cla­ses?

En­se­ño es­cul­tu­ra en el Ins­ti­tu­to Superior de Be­llas Ar­tes y ten­go la suer­te de po­der brin­dar mi ta­ller a los alum­nos, don­de tra­ba­ja­mos des­de la ela­bo­ra­ción del di­bu­jo, la ma­que­ta, has­ta la con­cre­ción de la obra con el ma­te­rial desea­do, dan­do én­fa­sis al me­tal.

¿Cuál creés que ha si­do el le­ga­do más gran­de de tu pa­dre en tu vida?

La cohe­ren­cia en su vida y en sus obras. Fue el crea­dor de un es­ti­lo pro­pio, un gran ar­tis­ta. Co­mo hom­bre des­ta­co su bon­dad, su ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo, su com­pa­ñe­ris­mo.

¿Có­mo es tu pro­ce­so crea­ti­vo?

Mi pro­ce­so crea­ti­vo na­ce a par­tir de la ne­ce­si­dad de ex­pre­sar mis sen­ti­mien­tos por co­sas y sucesos que me mo­ti­van. Bo­ce­to per­ma­nen­te­men­te. Doy mu­cha im­por­tan­cia al di­bu­jo pre­vio.

¿Qué co­sas te ins­pi­ran a la ho­ra de crear una obra?

La na­tu­ra­le­za, prin­ci­pal­men­te las aves. A tra­vés de ellas ma­ni­fies­to amor, odio, li­ber­tad, in­jus­ti­cia, im­po­ten­cia an­te he­chos so­cia­les y po­lí­ti­cos que a dia­rio su­ce­den, así co­mo in­dig­na­ción por la de­pre­da­ción del me­dioam­bien­te.

¿Tenés al­gu­na obra que sea es­pe­cial­men­te sig­ni­fi­ca­ti­va pa­ra vos?

Ca­da obra, en el mo­men­to de rea­li­zar­la es la más sig­ni­fi­ca­ti­va, por­que estoy plas­man­do en ella mi sen­ti­mien­to de ese ins­tan­te. Una obra im­por­tan­te pa­ra mí fue rea­li­zar en Co­rea del Sur una es­cul­tu­ra de gran for­ma­to en pie­dra ob­si­dia­na, Pa­nam­bi ve­ra, por po­der vi­vir la ma­gia del ar­te que tras­cien­de las fron­te­ras.

¿Qué es el ar­te pa­ra vos?

Pa­ra mí el ar­te es to­do. Es la máxima en­tre­ga de uno pa­ra ex­pre­sar­se com­ple­ta­men­te sin que lo ra­cio­nal im­pon­ga lí­mi­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.