LA OTRA CA­RA DE Jau­de Law

High Class - - Hc/séptimo Arte - Por Fabián W. Wain­tal © Copy­right 2013

En la lon­di­nen­se Le­wis­ham, Ju­de Law na­ció el 29 de di­ciem­bre de 1972. Con ape­nas 12 años, ya es­ta­ba ha­cien­do tea­tro en el Na­tio­nal Youth Mu­sic Thea­tre y a los 17 in­clu­so de­jó los es­tu­dios pa­ra de­di­car­le tiem­po com­ple­to a la ac­tua­ción, cuan­do lo con­tra­ta­ron co­mo pro­ta­go­nis­ta de la te­le­no­ve­la Fa­mi­lies. Hoy, con 40 años, ya es un ac­tor ma­du­ro y re­co­no­ci­do en to­do el mun­do, y en es­ta edi­ción de pa­dres, ha­bla­mos con él so­bre su vida y su úl­ti­mo pa­pel en la pe­lí­cu­la An­na Ka­re­ni­na.

El tea­tro in­glés si­guió pre­sen­te en la ca­rre­ra de Ju­de Law co­mo cuan­do lo no­mi­na­ron al pre­mio Lau­ren­ce Oli­vier y se mu­dó a Broad­way pa­ra pro­ta­go­ni­zar con Kathleen Tur­ner la obra de tea­tro In­dis­cre­tions, don­de tam­bién lo no­mi­na­ron al pre­mio Tony. Era la épo­ca don­de el ci­ne tam­bién se cru­zó en su ca­rre­ra y de a po­co fue des­ta­cán­do­se ca­da vez más. Pri­me­ro con Uma Thur­man y Ethan Haw­ke en Gat­ta­ca o al la­do de Tom Hanks y Paul New­man en Road to Per­di­tion, has­ta que lo no­mi­na­ron al Os­car co­mo Me­jor Ac­tor de Re­par­to por The Ta­len­ted Mr. Ripley. Ni ha­blar cuan­do vol­vió a ser no­mi­na­do co­mo Me­jor Ac­tor por Cold Moun­tain, aun­que nun­ca pu­do lle­var­se la es­ta­tui­lla a ca­sa... to­da­vía.

¿Es cier­to que el nom­bre de Ju­de lo ha­bían ele­gi­do tus pa­dres por la can­ción Hey Ju­de de Los Beatles?

En reali­dad, mi madre tu­vo va­rias ra­zo­nes pa­ra po­ner­me el nom­bre de Ju­de. Ha­bía si­do por la can­ción de Los Beatles ( Hey Ju­de), pe­ro tam­bién creo que fue por el li­bro Ju­de the Obs­cu­re.

¿Te lle­va­ban se­gui­do al ci­ne?

Sí, mi pa­dre me lle­va­ba a ver pe­lí­cu­las co­mo Rocky, co­sas así. Pe­ro pu­de ver los dos cos­ta­dos del ci­ne, por­que con mi madre iba a ver pe­lí­cu­las com­ple­ta­men­te dis­tin­tas, co­mo Pa­dre Pa­dro­ne. Ellos me pre­sen­ta­ron dos di­fe­ren­tes es­ti­los de ci­ne que yo amo.

¿Es ver­dad que tus pa­dres te­nían una es­cue­la de tea­tro en Fran­cia?

No, es una con­fu­sión. Los dos eran maes­tros en Lon­dres y mu­cho des­pués, 20 años atrás, se ju­bi­la­ron y se mu­da­ron a Fran­cia. Pe­ro an­tes vi­vie­ron ahí por seis me­ses y ma­ne­ja­ron pe­que­ñas com­pa­ñías de tea­tro en Fran­cia y tam­bién en Ita­lia y Lon­dres, pe­ro no tie­nen una es­cue­la, so­lo fue­ron maes­tros por mu­chos años.

¿Y qué opi­na­ron ellos cuan­do de­ci­dis­te de­jar los es­tu­dios pa­ra tra­ba­jar co­mo ac­tor?

Pa­ra ellos es­ta­ba bien, pe­ro tam­bién sien­to que pro­ba­ble­men­te no hu­bie­sen po­di­do per­sua­dir­me pa­ra que no lo ha­ga. Igual, ellos me apo­ya­ron mu­chí­si­mo con­si­de­ran­do que eran maes­tros. Su­pon­go que re­co­no­cie­ron que en cier­to pun­to, yo te­nía que to­mar la de­ci­sión de de­di­car­me a la ac­tua­ción o a lo me­jor po­día per­der la opor­tu­ni­dad. Y me lo per­mi­tie­ron.

¿Qué edad te­nías cuan­do lo de­ci­dis­te?

17.

¿En­ton­ces es cier­to que de­jas­te la es­cue­la por la mi­tad pa­ra em­pe­zar una te­le­no­ve­la en In­gla­te­rra?

Es cier­to.

¿Qué tan di­fí­cil fue se­me­jan­te de­ci­sión?

No fue tan te­rri­ble­men­te di­fí­cil (ri­sas).

¿Pe­ro fue por­que real­men­te ne­ce­si­ta­bas más tiem­po pa­ra tra­ba­jar? ¿No hu­bie­ras po­di­do es­tu­diar y tra­ba­jar al mis­mo tiem­po?

Sim­ple­men­te sa­bía ha­cia don­de que­ría ir en mi vida. Y su­pe que si no lle­ga­ba a nin­gún la­do, tam­bién iba a es­tar fe­liz de vol­ver des­pués a la es­cue­la. No es que no me gus­ta­ban los es­tu­dios, lo dis­fru­ta­ba y hu­bie­ra ido tam­bién a la uni­ver­si­dad pa­ra com­ple­tar mi edu­ca­ción, pe­ro hi­ce es­te pro­gra­ma de te­le­vi­sión que tam­bién dis­fru­té de­ma­sia­do y me ofre­cie­ron una obra de tea­tro, al mis­mo tiem­po. Y eso es al­go que siem­pre me en­can­tó. En tea­tro tra­ba­jé ca­si con­ti­nua­men­te por unos cua­tro años, has­ta que me lle­va­ron a Broad­way.

Ha­blan­do de es­tu­dios, ¿creés que la te­le­vi­sión hoy es la es­cue­la de ac­tua­ción que an­tes so­lía ser el tea­tro?

No, en ese sen­ti­do creo que el tea­tro siem­pre se­rá la me­jor es­cue­la pa­ra la ac­tua­ción.

¿Qué mo­men­to de tu ca­rre­ra di­rías que cam­bió tu vida?

Si mi­ro atrás tal vez ha­ya si­do la pe­lí­cu­la The Ta­len­ted Mr. Ripley, pro­ba­ble­men­te. A lo me­jor Gat­ta­ca, tam­bién.

¿Y las dos ve­ces que fuis­te no­mi­na­do al Os­car?

Si mi­ro ha­cia atrás las di­fe­ren­tes no­mi­na­cio­nes del Os­car, te di­ría que las dos tu­vie­ron un gran efec­to en mi ca­rre­ra. Me pu­sie­ron en real­men­te afor­tu­na­dos y di­fe­ren­tes es­ce­na­rios que an­tes no ha­bía co­no­ci­do. Y por su­pues­to, si vol­vie­ra a su­ce­der —aun­que tam­po­co fue­ra a ga­nar— se­ría ma­ra­vi­llo­so. Voy a ser ho­nes­to: no creo que pue­da em­bar­car­me en nin­gún pro­yec­to con la idea de to­mar de­ci­sio­nes ba­sa­das en una ca­rre­ra en ese sen­ti­do, por­que en­ton­ces so­lo ter­mi­na­ría to­man­do las de­ci­sio­nes equi­vo­ca­das. No se pue­de de­cir “voy a ha­cer es­ta pe­lí­cu­la por­que va a sig­ni­fi­car un Os­car”. Hay que man­te­ner los ojos ale­ja­dos de los premios, pen­sar en lo que uno es­tá ha­cien­do. Esa tie­ne que ser la in­ten­ción y la mo­ti­va­ción.

¿Ga­nar el Os­car es un po­co el equi­va­len­te a un tí­tu­lo de no­ble­za en Holly­wood?

Su­pon­go que lo es, pe­ro hay una lis­ta in­creí­ble de ac­to­res que no lo ga­na­ron y gran­des pe­lí­cu­las que tam­po­co fue­ron pre­mia­das con el Os­car.

¿Y ser no­mi­na­do al me­nos?

Es un po­co co­mo cuan­do nom­bran en In­gla­te­rra a un Caballero de la Co­ro­na. Hay una lis­ta de ac­to­res que acep­ta­ron ser Ca­ba­lle­ros tan lar­ga co­mo la lis­ta de aque­llos ac­to­res que lo re­cha­za­ron di­cien­do “No, gra­cias, no quie­ro ser Caballero de la Co­ro­na”. Es to­do un cues­tio­na­mien­to de­ci­dir la lis­ta en la que pre­fe­ri­ría es­tar, por­que los autores y ac­to­res que re­cha­za­ron el ofre­ci­mien­to tam­bién fue­ron ex­tra­or­di­na­rios.

Re­sul­ta muy fá­cil de­cir que uno ga­na con la no­mi­na­ción, pe­ro real­men­te ga­na el que se lle­va el Os­car a ca­sa. A es­te pun­to de tu ca­rre­ra, ¿de ver­dad no te gus­ta­ría te­ner la es­ta­tui­lla en tus ma­nos?

No sé si ya me in­tere­sa. Pe­ro si la oca­sión se pre­sen­ta se­ría bas­tan­te emo­cio­nan­te y un mo­men­to re­sal­tan­te, pe­ro tam­bién pa­sé por si­tua­cio­nes si­mi­la­res en otros paí­ses y fes­ti­va­les de ci­ne don­de me pre­mia­ron sin te­ner en cuen­ta que yo nun­ca ga­né un Os­car.

En el plano per­so­nal, Ju­de Law ha­bía co­no­ci­do a la ac­triz Sa­die Frost du­ran­te el ro­da­je de la pe­lí­cu­la Shop­ping y se ca­só enamo­ra­dí­si­mo el 2 de se­tiem­bre de 1997, pa­ra te­ner los tres hi­jos, Raf­ferty (6 de oc­tu­bre de 1996), Iris (25 oc­tu­bre de 2000) y Rudy (10 de se­tiem­bre de 2002). La­men­ta­ble­men­te el ma­tri­mo­nio ter­mi­nó en di­vor­cio, en oc­tu­bre del 2003, y du­ran­te dos años tu­vo que pe­lear en tri­bu­na­les por la te­nen­cia de sus hi­jos. Pa­ra cuan­do fi­nal­men­te ga­nó el jui­cio, Ju­de ya es­ta­ba de no­vio con la ac­triz Sien­na Mi­ller y aun­que se com­pro­me­tió en enero del 2005, los pro­yec­tos de una bo­da se can­ce­la­ron cuan­do se des­cu­brió que él la ha­bía en­ga­ña­do con la ni­ñe­ra, Daisy Wright. En di­ciem­bre del 2009, vol­vie­ron a re­con­ci­liar­se, cuan­do se re­en­con­tra­ron en Broad­way con di­fe­ren­tes obras de tea­tro, pa­ra pa­sar jun­tos la Na­vi­dad en Bar­ba­dos, has­ta que vol­vie­ron a se­pa­rar­se en fe­bre­ro del 2011. Pe­ro cla­ro, con sus hi­jos, si­gue sien­do in­se­pa­ra­ble.

¿Qué tan es­tric­to te con­si­de­rás co­mo pa­dre?

Yo soy un gran cre­yen­te en la dis­ci­pli­na, por­que cre­cí en una fa­mi­lia muy amo­ro­sa en don­de tam­bién sa­bía lo que po­día ha­cer y lo que no. Y creo que los ni­ños tam­bién ne­ce­si­tan al­go así. Pe­ro tam­po­co pue­do de­jar a mis hi­jos tran­qui­los, me las pa­so co­mién­do­los a be­sos o abra­zán­do­los. Por suer­te, to­da­vía no les mo­les­ta.

¿Lle­vás a tus hi­jos al ci­ne, a ver tus pro­pias pe­lí­cu­las?

No, eso no lo ha­go tan­to. Tam­bién es­tán en una edad don­de los em­pie­zo a de­jar ver cier­tas pe­lí­cu­las, es­pe­cial­men­te a mi hi­jo ma­yor que so­la­men­te tie­ne 16 años, pe­ro le in­tere­sa mu­cho el ci­ne y a lo me­jor le re­co­mien­do que vea al­gu­na pe­lí­cu­la don­de me sien­to or­gu­llo­so por al­gún tra­ba­jo. Es al­go que vie­ne pa­san­do más a me­nu­do. Los más jo­ven­ci­tos em­pe­za­ron a es­cu­char so­bre las pe­lí­cu­las que hi­ce en el pa­sa­do y me pi­den que se las mues­tre, pe­ro tam­po­co vie­ron de­ma­sia­do. Creo que so­la­men­te vie­ron Ar­ti­fi­ciaI In­te­lli­gen­ce: A.I por­que es­tá bien pa­ra sus eda­des y las versiones di­fe­ren­tes de Sher­lock Hol­mes. Eso es to­do lo que me acuer­do que vie­ron. Con un es­ti­lo de ci­ne mu­cho más ma­du­ro, es di­fí­cil que Ju­de Law les mues­tre a sus hi­jos la nue­va pe­lí­cu­la de An­na Ka­re­ni­na. Es­te fil­me tra­tó de en­con­trar un án­gu­lo di­fe­ren­te a la fa­mo­sa no­ve­la de León Tols­tói con una mi­ra­da más tea­tral. Y con Keira Knightley co­mo pro­ta­go­nis­ta, so­lo al­guien co­mo Ju­de Law po­día in­ter­pre­tar a su ma­ri­do, un oficial del go­bierno de al­to ran­go con quien tie­nen un hi­jo, en una his­to­ria que to­ma otro ni­vel, cuan­do ella lo en­ga­ña con otro oficial mu­cho más jo­ven.

¿Lle­gas­te a ver otras versiones an­te­rio­res de An­na Ka­re­ni­na cuan­do su­pis­te que ibas a ha­cer una his­to­ria tan co­no­ci­da de Tosl­tói?

No, por­que sen­tí que te­nía suer­te con es­ta adap­ta­ción que mues­tra un ma­pa muy fuer­te de te­mas esen­cia­les del li­bro. Tom Stop­pard es un es­cri­tor fa­bu­lo­so, con un in­te­lec­to in­creí­ble y a Joe, el di­rec­tor, le en­can­ta en­sa­yar. Crea­ron una ver­sión tan apa­sio­na­da que no me pa­re­ció ne­ce­sa­rio bus­car na­da por otro la­do.

¿Te­ner al la­do a Keira Knightley ayu­dó?

Sí, Keira es ex­tra­or­di­na­ria. Yo siem­pre la tra­té co­mo es­ta jo­ven­ci­ta muy in­ge­nua, por su­pues­to, uno se ol­vi­da que ya hi­zo trein­ta pe­lí­cu­las y

es to­da una pro­fe­sio­nal. En es­ta pe­lí­cu­la tu­vi­mos es­ce­nas muy in­ten­sas y siem­pre es­ta­ba con­cen­tra­da, tra­ba­jó mu­chí­si­mo a lo lar­go de to­do el ro­da­je. Pe­ro ya éra­mos ami­gos de an­tes y, cla­ro, así to­do se vuel­ve mu­cho más fá­cil.

¿Es pu­ra ca­sua­li­dad que en la pe­lí­cu­la An­na Ka­re­ni­na te ha­yan da­do el rol de la per­so­na ma­yor aho­ra que ya tenés 40 años? ¿Te preo­cu­pa el pa­so de la edad?

Al cum­plir 40 sien­to que ten­go la opor­tu­ni­dad de cor­tar las ca­de­nas, por­que en­tre los 20 y 30 años fue co­mo ca­mi­nar por un cam­po de mi­nas. A los 20 me tra­ta­ban co­mo el chi­co nue­vo que re­cién en­tra de la ca­lle y a los 30 no pa­ra­ban de pe­gar­me pa­ra ti­rar­me aba­jo. Por eso, los 40 me pa­re­ce una dé­ca­da bas­tan­te emo­cio­nan­te, igual que los 50 o los 60, por­que los ro­les tie­nen más gus­to, se con­cen­tran más en la ac­tua­ción, sin pres­tar­le de­ma­sia­da aten­ción a la fa­ma o lo que uno re­pre­sen­te. Se­me­jan­te fu­tu­ro es bas­tan­te in­tere­san­te por­que es el es­ti­lo de tra­ba­jo que siem­pre me in­tere­só. Siem­pre fui una per­so­na op­ti­mis­ta y no es el mo­men­to de cam­biar. Sien­to que en el pa­sa­do tu­ve bue­nas opor­tu­ni­da­des, pe­ro cier­ta­men­te ten­go un señalador que me lle­va por la di­rec­ción co­rrec­ta.

Al prin­ci­pio de la pe­lí­cu­la es di­fí­cil re­co­no­cer­te co­mo al­guien mu­cho más gran­de y ca­si cal­vo. Cuan­do te viste tan trans­for­ma­do en el es­pe­jo, ¿te re­co­no­cis­te?

(Ri­sas) Bueno, sí. El ci­ne es un ar­te muy vi­sual y se pue­de con­se­guir bas­tan­te con una sim­ple apa­rien­cia y con el di­rec­tor ha­bla­mos mu­cho so­bre lo que que­ría­mos con­se­guir con mi per­so­na­je. A mí me en­can­tó ju­gar con los pe­que­ños de­ta­lles co­mo las uñas, el color de la piel y la apa­rien­cia fí­si­ca con la fal­ta de pe­lo, por­que lo ha­cía más se­rio. Nos gus­tó la idea de lla­mar la aten­ción con su ca­be­za, pa­ra re­sal­tar des­pués el co­ra­zón, cuan­do mos­tra­mos un per­fil mu­cho más tierno. Se sien­te que hay un hom­bre que a lo me­jor se ablan­dó con el dra­ma que le rom­pió el co­ra­zón. Por eso es siem­pre desafian­te bus­car nue­vas di­rec­cio­nes y pro­bar un look di­fe­ren­te.

¿El pa­so de la edad en­ton­ces ayu­da? ¿La ac­tua­ción hoy te re­sul­ta más fá­cil o los desafíos cam­bian con ca­da tra­ba­jo?

Ca­da tra­ba­jo nue­vo es to­do un desafío, se­gu­ro. So­lo es­pe­ro que si­gan ofre­cién­do­me el es­ti­lo de opor­tu­ni­da­des que tu­ve has­ta aho­ra. La cla­ve de una ca­rre­ra fruc­tí­fe­ra se ba­sa en la va­rie­dad, ade­más de man­te­ner los desafíos per­so­na­les. No creo que se vuel­va más fá­cil, al con­tra­rio, to­do se tor­na ca­da vez más di­fí­cil. ¿Por qué? A lo me­jor es la voz in­te­rior que tra­ta de lle­var­me en to­das di­rec­cio­nes, ya sea por­que uno se co­no­ce más a me­di­da que cre­ce o por­que al cre­cer tam­bién cre­ce un po­co la sa­bi­du­ría. A mí no me preo­cu­pan las batallas di­fí­ci­les, no me preo­cu­pa vol­ver a ca­sa pen­san­do que tu­ve que pe­lear de­ma­sia­do. Al con­tra­rio, me po­ne or­gu­llo­so.

¿En qué es­ti­lo de ro­les te sen­ti­rías más có­mo­do?

No sé si pue­da res­pon­der­te, no lo sé. Me gus­ta in­ten­tar nue­vos ca­mi­nos.

¿Y la in­co­mo­di­dad de la fa­ma? ¿Se pue­de com­pa­rar la fas­ci­na­ción de la gen­te so­bre las es­tre­llas de ci­ne con la mis­ma fas­ci­na­ción que an­tes te­nía la gen­te con los aris­tó­cra­tas?

Dis­te exac­ta­men­te en el cla­vo. Con An­na Ka­re­ni­na, Tols­tói a lo me­jor no se dio cuen­ta de que es­ta­ba po­nien­do la lu­pa en los es­cán­da­los de la al­ta so­cie­dad, juz­gan­do a la gen­te por no ju­gar ba­jo las re­glas. Es al­go que nos gus­ta ha­cer co­mo gru­po de ani­ma­les don­de oca­sio­nal­men­te al­guien de­mues­tra que es dé­bil y te­ne­mos que se­pa­rar­los con­vir­tién­do­los en nues­tra víc­ti­ma. Tam­po­co sé por qué lo ha­ce­mos. En cier­ta for­ma, mi vida y la aten­ción de mi pa­sa­do por las ra­zo­nes equi­vo­ca­das, re­sul­ta­ron una ben­di­ción por­que me for­za­ron a no te­ner el más mí­ni­mo in­te­rés en per­der mi tiem­po en ese la­do de la so­cie­dad. Yo no com­pro ni leo re­vis­tas de chis­mes por­que fui una víc­ti­ma de ellas. Y en una ex­tra­ña for­ma, creo que re­sul­tó una bue­na ben­di­ción.

¿Pe­ro al me­nos en­ten­dés a quie­nes quie­ren sa­ber tan­to so­bre tu vida per­so­nal?

Me sor­pren­de por com­ple­to, por­que yo nun­ca tu­ve esa cla­se de in­te­rés en na­die y sien­to que estoy de­ma­sia­do ocu­pa­do. No ten­go tiem­po pa­ra sen­tar­me a leer un li­bro. Si me que­da me­dia ho­ra pa­ra leer bus­co una no­ve­la o al­gún guion. No me veo mi­ran­do re­vis­tas o dia­rios pa­ra es­cu­char lo que ha­ce otra per­so­na. Por eso me sor­pren­de que al­guien ha­ga al­go así. Y si lo ha­cen, por lo me­nos, desea­ría que lean ex­clu­si­va­men­te... lo bueno (ri­sas)

Con su hi­jo me­nor, Rudy Law

Ju­de y Raf­ferty

Su hi­ja Iris y Rudy son quie­nes más tiem­po pa­san con su pa­pá

Con sus va­ro­nes Raf­ferty y Rudy

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.