CAR­LO DI DO­MÉ­NI­CO

COR­TES UL­TRA­FE­ME­NI­NOS

High Class - - Helen Dice - Por Pa­tri­cia Lu­ján Aré­va­los

Lle­gó a Pa­ra­guay pa­ra lan­zar su co­lec­ción en un even­to sin pre­ce­den­tes en el país. La Vo­gue Ex­pe­rien­ce se lle­vó a ca­bo en el Ho­tel Bour­bon, en un lu­jo­so des­fi­le de la nue­va co­lec­ción de Car­men Stef­fens pre­sen­tan­do, por pri­me­ra vez, la co­lec­ción com­ple­ta del di­se­ña­dor ar­gen­tino Car­lo Di Do­mé­ni­co. High Class te cuen­ta to­do lo que ne­ce­si­tás sa­ber so­bre uno de los di­se­ña­do­res más ex­clu­si­vos de la re­gión. Des­de el pa­sa­do mes de ma­yo, Car­lo Di Do­mé­ni­co ex­po­ne sus pie­zas en La Mai­son Car­men Stef­fens de Asun­ción. Di Do­mé­ni­co re­co­no­ce el pa­pel de sus clien­tas pa­ra­gua­yas en su vida pro­fe­sio­nal, ya que las viste des­de ha­ce más de 15 años. “Ten­go una clien­te­la muy im­por­tan­te. Creo que era el mo­men­to de des­em­bar­car y qué me­jor que con al­guien lo­cal por­que Car­men Stef­fens es­tá muy po­si­cio­na­da y Di Do­mé­ni­co es muy co­no­ci­do, es una bue­na alian­za”, co­men­ta el di­se­ña­dor.

La te­má­ti­ca de es­ta co­la­bo­ra­ción es se­guir con­fec­cio­nan­do pren­das ex­clu­si­vas, co­mo es su cos­tum­bre, ya que el di­se­ña­dor pla­nea vi­si­tar Pa­ra­guay va­rias ve­ces al mes pa­ra aten­der a las clien­tas. “Con el tiem­po, la idea es mon­tar un lu­gar de tra­ba­jo. Hay muy bue­na mano de obra, siem­pre me han ayu­da­do mu­cho y la gen­te es­tá muy acos­tum­bra­da a ha­cer­se ro­pa a me­di­da, co­rrien­do con la ven­ta­ja de que yo com­pro los gé­ne­ros di­rec­ta­men­te en Ita­lia y la ma­yo­ría es de mar­ca. Mis te­las son de Dol­ce&Gab­ba­na, Ro­ber­to Ca­va­lli, Va­len­tino… Tra­ba­jo te­las muy bue­nas y muy ex­clu­si­vas”, cuen­ta Di Do­mé­ni­co. Ase­gu­ra, ade­más, que el éxi­to que ha te­ni­do en su ca­rre­ra se de­be a su di­se­ño de pren­das úni­cas, lo cual en­cuen­tra muy valorado por la mu­jer pa­ra­gua­ya.

“A la pa­ra­gua­ya le en­can­ta ves­tir ro­pa ex­clu­si­va, no tie­ne in­con­ve­nien­tes en ele­gir. Le gus­ta es­tar bien. En reali­dad, in­vier­te en mo­da por­que sa­be mu­cho de mo­da. He crea­do una amis­tad con ca­da una de mis clien­tas. Me voy a co­mer a sus ca­sas, los pa­ra­gua­yos son muy hos­pi­ta­la­rios, siem­pre res­ca­to eso. Te abren las puer­tas de su ca­sa co­mo si fue­ses un fa­mi­liar y eso es muy lin­do”, afir­ma Di Do­mé­ni­co, que va­lo­ra bas­tan­te la con­fian­za que de­po­si­tan en él sus clien­tas.

La mu­jer lo­cal es muy exi­gen­te a la ho­ra de ele­gir, se­gún Car­lo. Ella sa­be de cor­te, sa­be de con­fec­ción y, so­bre to­do, tie­ne muy cla­ro lo que quie­re. Sin em­bar­go, el di­se­ña­dor con­si­de­ra que “hay que orien­tar­la, mar­car­le un ca­mino, su­ge­rir­le”, y agre­ga: “son muy am­plias y acep­tan las su­ge­ren­cias. Vie­nen abier­tas a que les su­gie­ras co­sas”. Ac­tual­men­te, sus crea­cio­nes es­tán en ven­ta en Uru­guay, Ar­gen­ti­na, Fran­cia e Ita­lia, ade­más de Pa­ra­guay.

Pe­ro la his­to­ria de Car­lo Di Do­mé­ni­co em­pe­zó ha­ce mu­cho tiem­po, cuan­do con ape­nas 7 años de edad em­pe­zó a ar­mar sus pri­me­ras pren­das en mi­nia­tu­ra. Pa­ra los 12 años ya te­nía al­gu­nos clien­tes pa­ra tra­ba­jos pe­que­ños, pe­ro con so­lo 20 años inau­gu­ró su pri­me­ra tien­da na­da me­nos que en Mar del Pla­ta, su ciu­dad na­tal. Con el tiem­po, su tra­ba­jo lo lle­vó a Bue­nos Ai­res y, más ade­lan­te, a Pun­ta del Es­te. Car­lo ase­gu­ra que su vida es­tá den­tro de una va­li­ja, pues tra­ta de vi­si­tar fre­cuen­te­men­te to­das sus tien­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.