Men­do­za Pao­la

DE LA­TI­NOA­MÉ­RI­CA PA­RA VO­GUE

High Class - - Helen Dice - Por Pa­tri­cia Lu­ján Aré­va­los

Pao­la Men­do­za es una mu­jer que ama la mo­da. Lo no­ta­mos cuan­do la en­tre­vis­ta­mos en el mar­co del lan­za­mien­to de la nue­va co­lec­ción de Car­men Stef­fens, even­to al que asis­tió co­mo in­vi­ta­da es­pe­cial de la mar­ca. En me­dio del tra­jín, se hi­zo de tiem­po pa­ra ha­blar con High Class so­bre su tra­ba­jo en Vo­gue, acer­ca de la in­dus­tria de la mo­da en la re­gión y nos dio un ade­lan­to de lo que se vie­ne pa­ra la pri­ma­ve­ra. Ha­ce me­nos de un año que Pao­la Men­do­za to­mó el ti­món de la par­te fas­hion de la bi­blia de la mo­da, Vo­gue, en su edi­ción pa­ra Mé­xi­co y La­ti­noa­mé­ri­ca. Pao­la em­pe­zó en el 2012 tra­ba­jan­do en una re­vis­ta de va­rie­da­des, pe­ro no se es­pe­ra­ba ter­mi­nar el año co­mo edi­to­ra de mo­da de una fir­ma tan gran­de.

Ya que nun­ca tra­ba­jó es­pe­cí­fi­ca­men­te en mo­da, la pro­pues­ta le lle­gó de sor­pre­sa. “La re­vis­ta (don­de trabajaba) to­ca­ba mu­chos te­mas, te­nía mo­da, pe­ro tam­bién ar­qui­tec­tu­ra, ci­ne, música, era un po­co de to­do. La ver­dad es que yo creo que fue una re­vis­ta que hi­ce con mu­cho cariño, mu­cha pa­sión y mu­chas ga­nas. Eso se re­fle­jó. La di­rec­to­ra de Vo­gue, Kelly, al­go vio en mi tra­ba­jo apa­sio­na­do y de­di­ca­do, y me ofre­ció el pues­to. Le di­je “¿en dón­de fir­mo?”, cuen­ta en­tre ri­sas Pao­la.

Co­mo edi­to­ra de mo­da, Pao­la Men­do­za de­be es­tar siem­pre al tan­to de las ten­den­cias y te­ner un ojo de­lan­te de to­dos los de­más. “Es mu­cho tra­ba­jo por­que tie­ne una par­te crea­ti­va, que es la par­te de las his­to­rias, los shoo­tings de mo­da, los te­mas que quie­res to­mar, qué en­fo­que les quie­res dar. Pe­ro pa­ra lle­gar a eso, hay que ta­la­char mu­cho. Pa­ra ha­cer la his­to­ria in­creí­ble, tie­nes que es­tar de­trás del es­ti­lis­ta, el pei­na­do, el ma­qui­lla­je, la pro­duc­ción, la lo­ca­ción, hay que con­tes­tar mails y pe­dir ma­te­rial”, co­men­ta.

Ir a to­dos los des­fi­les es una ta­rea inevi­ta­ble pa­ra una edi­to­ra de mo­da: “La mo­da es una in­dus­tria que va muy rá­pi­do, en­ton­ces no­so­tros vi­vi­mos tres me­ses ade­lan­ta­dos. Es siem­pre tra­tar de es­tar ade­lan­te y lo más a la van­guar­dia que se pue­da en to­dos los te­mas”.

Un día nor­mal en la editorial de Vo­gue se ca­rac­te­ri­za, se­gún Pao­la, por la can­ti­dad de tra­ba­jo que hay. Co­mo edi­to­ra, es su res­pon­sa­bi­li­dad dar se­gui­mien­to a los ma­te­ria­les que se­rán pu­bli­ca­dos en la si­guien­te edi­ción, ade­más de coor­di­nar a su equi­po pa­ra ase­gu­rar­se de que es­té en sin­cro­nía.

CON EL OJO EN LA­TI­NOA­MÉ­RI­CA

“En Mé­xi­co se edi­tan Vo­gue Mé­xi­co y La­ti­noa­mé­ri­ca, y cree­mos que es el mo­men­to de te­ner más pre­sen­cia en La­ti­noa­mé­ri­ca por to­do lo que es­tá pa­san­do a ni­vel de la mo­da. Es in­tere­san­te ver có­mo los paí­ses han avan­za­do, van en di­fe­ren­tes etapas, unos ya es­tán más avan­za­dos, otros es­tán em­pe­zan­do, pe­ro en to­dos es­tá des­per­tan­do la mo­da”, co­men­ta Pao­la. Ella ve su tra­ba­jo en la re­vis­ta co­mo una ma­ne­ra de apo­yar al me­dio lo­cal, au­men­tan­do el ex­po­su­re de los di­se­ña­do­res a tra­vés de una alian­za tá­ci­ta.

A Pao­la le gus­tan mu­cho los di­se­ña­do­res que, en vez de ver ha­cia afue­ra, to­man raí­ces, ma­te­ria­les y ma­ne­ras de ha­cer lo­ca­les y las lle­van a otro ni­vel. “No es el ves­ti­do re­gio­nal tí­pi­co, pe­ro se tra­ta de res­ca­tar usos y cos­tum­bres

de te­ji­dos a mano y co­sas ar­te­sa­na­les”, ex­pli­ca. En Pa­ra­guay, tu­vo la opor­tu­ni­dad de co­no­cer el ao po’i y re­cal­có que no to­dos los paí­ses to­man sus raí­ces y la apli­can al di­se­ño. “Creo que hay al­go muy va­lio­so en la gen­te que quie­re res­ca­tar al­go de su país”, re­cal­ca.

Ha­blan­do de los di­se­ña­do­res pa­ra­gua­yos, nos co­men­tó que co­no­ce el tra­ba­jo de Mer­san, Ofe­lia/Ote­llo, Ad As­tra y Sham­bú. “Siem­pre, co­mo par­te del tra­ba­jo, hay que es­tar al tan­to y en­ton­ces siem­pre re­vi­sa­mos, aun­que us­te­des no se­pan (ri­sas). Re­vi­sa­mos el Pa­ra­guay Al­ta Mo­da y el Fas­hion Week, pe­ro no es lo mis­mo ver­lo por in­ter­net que vi­ven­ciar­lo. Creo que es in­tere­san­te que la gen­te del equi­po (de Vo­gue) em­pie­ce a ve­nir por­que es im­por­tan­te co­no­cer a la gen­te y que te pla­ti­que su ins­pi­ra­ción”, cuen­ta.

En cuan­to a la mo­da de su pro­pio país, qui­si­mos sa­ber si la ve co­mo un ex­po­nen­te del ta­len­to la­ti­noa­me­ri­cano pa­ra el mun­do, a lo que con­tes­tó: “Sí y no. Sí por­que la mo­da me­xi­ca­na pue­de ser un re­fe­ren­te en cuan­to a que en Mé­xi­co hay mu­cha gen­te que sí se fi­ja en res­ca­tar al­gún te­ji­do y ayu­da a las ar­te­sa­nas. Al fi­nal del día, es al­go que so­lo se ha­ce en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.