HOM­BRES ERAN LOS DE AN­TES

En la bús­que­da del caballero per­di­do

High Class - - Helen Dice -

¿Don­de es­tán? ¡Por fa­vor dí­gan­me dóoon­de es­táaan! ¡¿Los prín­ci­pes azu­les?! ¡Ma’ que prín­ci­pe azul, que ya no estoy co­mo pa­ra creer en cuen­tos de ha­das! Lo que bus­co es al­go real, pe­ro las­ti­mo­sa­men­te en pe­li­gro de ex­tin­ción. ¡Pre­gun­to dón­de es­tán los ca­ba­lle­ros! ¿A dón­de fue­ron a pa­rar los mo­da­les y las bue­nas cos­tum­bres, y la tan ne­ce­sa­ria ca­ba­lle­ro­si­dad de los hom­bres?

Es que no hay vuel­ta que dar, ¡ca­ba­lle­ros eran los de an­tes! Aho­ra hay so­lo una man­sal­va de gi­les que de caballero tie­nen so­lo el ape­lli­do, por­que de ca­ba­lle­ros de bue­na ce­pa y fi­na es­tam­pa, creo que no lle­ga­mos ni a un pu­ña­do. Los hom­bres he­chos y de­re­chos, bien plan­ta­dos y edu­ca­dos, de esos que te abren la puer­ta del au­to pa­ra ba­jar, que te tie­nen co­mo a una rei­na, que te pres­tan el sa­co cuan­do tenés frío y que te co­rren la si­lla pa­ra que te sien­tes son más es­ca­sos que neu­ro­nas de miss tan­ga.

Los hom­bres ya no tra­tan con res­pe­to y de­fe­ren­cia a las mu­je­res. No­so­tras, co­mo ne­cias que­ján­do­nos de que no nos abren más la puer­ta del au­to. ¡Pe­ro qué es­pe­ran­za! Pe­ro qué es­pe­ra­mos si ni si­quie­ra son ca­pa­ces de dar­nos pa­so con tal de avan­zar me­dio me­tro en un se­má­fo­ro y si osa­mos in­ter­po­ner­nos en su ca­mino le ba­jan 10 bo­ci­na­zos al hi­lo se­gui­do de una sar­ta de san­de­ces con un: “¡mu­jeeeeer lue­go te­nía que seeeer CA­RA&%#!”.

Si no te to­pe­tás con un aus­tra­lo­pi­te­cus lo más pro­ba­ble es que te apa­rez­ca con el po­lo opues­to: un me­tro­se­xual, un va­lor que tie­ne más cre­mas que vos, lee blogs de mo­da, es más nar­ci­sis­ta que, de tan­to que va al so­lá­rium, le die­ron una tar­je­ta de mi­llas; que se cui­da tan­to que te da ver­güen­za co­mer fren­te a él y que es más egoís­ta que una pri­ma ba­lle­ri­na. Y có­mo vas a pre­ten­der que es­te hom­bre te cui­de, te mi­me, te pro­te­ja y te ad­mi­re, si es­tá em­be­le­sa­do con su pro­pio re­fle­jo en el es­tan­que de lo­do. El po­bre es­tá con­ven­ci­do que él es el prin­ce­so de la re­la­ción. Po­ne­le la fir­ma que –con tal de no arrui­nar su look– no te va a pres­tar su sa­co por más que te pon­gas azul de frío y te em­pie­cen a cas­ta­ñear los dien­tes de la hi­po­ter­mia. No bus­ques más a los ca­ba­lle­ros que sa­ben con­quis­tar a una mu­jer con su en­can­to, su in­ge­nio y sus ges­tos. Me­nos uno que te se­duz­ca con su ver­ba. Los hom­bres de hoy es­tán acos­tum­bra­dos a los le­van­tes di­gi­ta­les. Te in­vi­tan a sa­lir por el chat del Fa­ce­book, flir­tean con­ti­go por el What­sApp des­ple­gan­do co­mo ma­yor de­mos­tra­ción de su “in­ge­nio de hi­dal­gos” bur­dos pi­ro­pos flo­rea­dos con emo­ti­co­nes y –tras ha­ber ago­ta­do su ron­da de touch and go– ter­mi­nan rom­pien­do con­ti­go por men­sa­je de tex­to. ¡LOL!

Los chi­cos de hoy han per­di­do tam­bién el ro­man­ti­cis­mo de los hom­bres de an­tes. Las se­re­na­tas, los ga­lan­teos, las de­mos­tra­cio­nes de afec­to sin­ce­ras son re­em­pla­za­das por las pos­tu­ras fa­bri­ca­das, for­za­das y fal­sas de nues­tros ha­bi­tua­les play­boys rús­ti­cos, que creen que ser ro­mán­ti­cos es lan­zar pi­ro­pos por do­quier has­ta que al­gu­na in­ge­nua pro­bre­ci­ta muer­da su an­zue­lo.

Ellos no es­tán in­tere­sa­dos en to­mar­se el tiem­po de ma­ni­fes­tar su amor ni de conquistarnos si vi­vi­mos en la era de la ins­tan­ta­nei­dad y de la glo­ri­fi­ca­ción de las golfas. Pa­ra qué per­der el tiem­po con­quis­tan­do a una da­ma si se­gu­ro pue­den en­con­trar a una “fu­la­na” que se le re­ga­le o en úl­ti­ma ins­tan­cia que le ha­ga “el fa­vor” a cam­bio de una “ayu­da” pa­ra su com­bus­ti­ble.

Pa­ra com­pli­car más aún el cua­dro, los hom­bres de hoy han per­di­do mu­chas no­cio­nes bá­si­cas de la bue­na edu­ca­ción. No so­lo no te co­rren la si­lla, sino que son ca­pa­ces de de­jar­te pa­ra­da co­mo una ton­ta sen­tán­do­se ELLOS en la úni­ca si­lla dis­po­ni­ble. Han cam­bia­do to­car el tim­bre por to­car la bo­ci­na y “se ha­cen res­pe­tar” sien­do pre­po­ten­tes y soe­ces.

Bien de­cía Ar­tu­ro Pé­rez Reverte que “un caballero es aquel que lo es sin es­for­zar­se por ser­lo y sin pre­ten­der­lo”. Un ver­da­de­ro caballero no vi­ve una si­mu­la­ción, sino que sim­ple­men­te ES CORTÉS y RES­PE­TA a las mu­je­res. No se dis­fra­za de ga­lan­te o ro­mán­ti­co pa­ra li­gar una no­che, sino que ex­pre­sa o ma­ni­fies­ta con sin­ce­ri­dad sus sen­ti­mien­tos.

Por úl­ti­mo, un caballero he­cho y de­re­cho es VA­LIEN­TE. No teme ir de fren­te, se anun­cia a vi­va voz, y cuan­do me­te la pa­ta (por­que los ca­ba­lle­ros tam­bién son hu­ma­nos) tie­ne los su­fi­cien­tes hue­vos pa­ra dar la ca­ra y ban­cár­se­la en vez de bo­rrar­se o re­fu­giar­se en ex­cu­sas y pre­tex­tos.

Las­ti­mo­sa­men­te es­ta­mos en un mun­do en el cual no hay más ni prín­ci­pes ni ca­ba­lle­ros, y las da­mi­se­las en apu­ros ya so­lo nos en­con­tra­mos an­te una gran ma­sa de sa­pos y prin­ce­sos. ¡Oh! ¡¿Y aho­ra quién po­drá de­fen­der­nos?!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.