RE­TRO COM­BI­NA­DO

Es­pa­cios ecléc­ti­cos

High Class - - Entrevista -

En la en­tre­vis­ta rea­li­za­da al se­ñor Mi­guel Mar­sol, pro­pie­ta­rio de dos ca­sas de an­ti­güe­da­des, nos ha­bía co­men­ta­do que en nues­tro país se es­tá ex­pe­ri­men­tan­do un he­cho que no ocu­rría años atrás: el de mez­clar los gé­ne­ros, an­ti­guos y mo­der­nos, pa­ra re­crear es­pa­cios so­fis­ti­ca­dos y aco­ge­do­res. Hay quie­nes al mo­men­to de de­co­rar sus ho­ga­res no se de­ci­den por nin­gún es­ti­lo en par­ti­cu­lar. Les gus­ta un po­co de lo clá­si­co, de lo rús­ti­co, lo ele­gan­te, pe­ro tam­bién lo vin­ta­ge, o aque­llos de­ta­lles que apor­tan una his­to­ria de­trás. A es­ta mez­cla de es­ti­los es lo que lla­ma­mos re­tro com­bi­na­do, don­de va­rios es­ti­los se en­cuen­tran pa­ra re­sul­tar en es­pa­cios es­pec­ta­cu­la­res.

Es­te es el ca­so de la vi­vien­da de Mi­guel Mar­sol, que si bien se con­si­de­ra más co­mer­cian­te que co­lec­cio­nis­ta, su ca­sa nos in­di­ca que de­fi­ni­ti­va­men­te tie­ne –ade­más de buen gus­to– un ojo es­pe­cial pa­ra com­bi­nar aque­llas co­sas que él mis­mo ofre­ce al pú­bli­co.

Un plus no me­nor que po­see es­ta ca­sa es que es ori­gi­nal­men­te an­ti­gua. Se han con­ser­va­do los pi­sos ori­gi­na­les (mo­sai­cos del año 1900), las aber­tu­ras, la al­tu­ra de los te­chos y los de­ta­lles mis­mos de mol­du­ras que se en­cuen­tran en va­rios am­bien­tes de la ca­sa. Lo que ha he­cho Mar­sol es pin­tar las pa­re­des de co­lo­res vi­vos, que real­cen ca­da am­bien­te pa­ra que to­do que­de per­fec­ta­men­te com­bi­na­do.

La par­ti­cu­la­ri­dad de es­ta vi­vien­da es que no so­lo mez­cla el es­ti­lo re­tro re­cien- te, sino que se van en­tre­la­zan­do di­fe­ren­tes ma­te­ria­les, tex­tu­ras, co­lo­res, ta­pi­za­dos, y de­más, de di­fe­ren­tes dé­ca­das y di­fe­ren­tes co­rrien­tes ar­tís­ti­cas que tras­cen­die­ron sus pro­pias épo­cas.

Otro ejem­plo de có­mo com­bi­nar es­ta co­rrien­te es el de­par­ta­men­to que pre­sen­ta­mos en las úl­ti­mas fo­tos de es­te ar­tícu­lo, don­de se pue­den ob­ser­var ob­je­tos re­tro vin­ta­ge, más kitsch que otra co­sa, pa­ra re­crear am­bien­tes fun­cio­na­les y con mu­cha on­da.

En es­tos es­pa­cios po­de­mos apre­ciar la pre­sen­cia de mu­cha ma­de­ra de di­fe­ren­tes co­lo­res y lus­tres en mo­bi­lia­rios an­ti­guos, que son res­ca­ta­dos de di­fe­ren­tes dé­ca­das pa­ra crear un li­ving aco­ge­dor. Nue­va­men­te, la uti­li­za­ción de co­lo­res vi­vos pa­ra real­zar el tono de las pa­re­des es­tá pre­sen­te, pe­ro co­mo es una am­bien­te más pe­que­ño que una ca­sa, se op­tó por ele­gir es­tra­té­gi­ca­men­te cuá­les se­rían pin­ta­das pa­ra no achi­car aún más el es­pa­cio.

En sín­te­sis, la cla­ve pa­ra in­cor­po­rar ob­je­tos an­ti­guos o re­tro a es­pa­cios es­tá en el buen gus­to pa­ra que to­do com­bi­ne en­tre sí, crean­do una ar­mo­nía vi­sual que dé la sen­sa­ción de en­con­trar­se en un lu­gar que in­vi­te al dis­fru­te.

Es­te am­bien­te po­see pi­sos ori­gi­na­les de mo­sai­co del año 1900, un si­llón fran­cés an­ti­guo ta­lla­do de los años 50 con ta­pi­za­do de bro­ca­to de se­da. Acom­pa­ña una lám­pa­ra de por­ce­la­na, las pa­re­des de azul eléc­tri­co que ha­cen jue­go con la pan­ta­lla de la lám­pa­ra,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.