SA­LAS

Es­pa­cios fun­cio­na­les

High Class - - Publinota -

Son lo pri­me­ro que nues­tros in­vi­ta­dos ven al en­trar al ho­gar. A ve­ces, en las ca­sas más gran­des hay dos o tres sa­las, y en al­gu­nos de­par­ta­men­tos, la sala in­clu­so com­par­te es­pa­cio con otra de­pen­den­cia, co­mo el co­me­dor. Lo con­cre­to es que su exis­ten­cia es inevi­ta­ble y es don­de, a ve­ces sin dar­nos cuen­ta, po­ne­mos el ma­yor es­fuer­zo pa­ra que to­do se vea sen­ci­lla­men­te per­fec­to. La sala es, co­mo de­cía­mos, la pri­me­ra es­tan­cia pú­bli­ca de nues­tros ho­ga­res. Es ella la que con­tie­ne la esen­cia de la per­so­na­li­dad de los due­ños, la que co­mu­ni­ca en pe­que­ños de­ta­lles la ma­ne­ra de vi­vir de las per­so­nas que la ha­bi­tan.

Nor­mal­men­te, en una ca­sa gran­de exis­ten dos sa­las o sa­lo­nes. Uno de ellos es­tá des­ti­na­do a la re­cep­ción de los in­vi­ta­dos, las vi­si­tas, es un es­pa­cio im­pe­ca­ble y sue­le ser el lu­gar de la ca­sa me­jor de­co­ra­do; el otro, sir­ve co­mo lu­gar de es­par­ci­mien­to con los in­vi­ta­dos más alle­ga­dos, co­mo ami­gos y fa­mi­lia­res, que sue­len ser lla­ma­dos li­vings.

Sin em­bar­go, co­mo la ten­den­cia nos lle­va a de­par­ta­men­tos, lofts y ca­sas más pe­que­ñas, los ho­ga­res sue­len con­tar con una so­la sala que de­be com­bi­nar la fun­cio­na­li­dad con la de­co­ra­ción. En es­ta en­con­tra­mos mo­bi­lia­rio có­mo­do, me­sas ba­jas e in­clu­so pe­que­ños lu­ga­res con des­ta­que pa­ra be­bi­das, co­mo mi­ni­ba­res o ba­rras mo­des­tas.

Una ten­den­cia que va cre­cien­do ca­da vez más es la de los th­row pi­llows, que com­ple­men­tan los so­fás, si­llas y si­llo­nes de la es­tan­cia con de­li­ca­dos to­ques de color. Por su­pues­to, la ilu­mi­na­ción es pri­mor­dial: hay que po­der ofre­cer con­fort, bue­na ilu­mi­na­ción, pe­ro no muy po­ten­te, so­lo la ne­ce­sa­ria pa­ra te­ner una bue­na con­ver­sa­ción u ho­jear al­gu­na re­vis­ta.

Tam­bién es fre­cuen­te ob­ser­var sa­las que fu­sio­nan el con­cep­to de la re­cep­ción con el de un es­pa­cio uti­li­ta­rio pa­ra la vida dia­ria, co­mo un es­pa­cio pa­ra la te­le­vi­sión, ho­me teath­re o equi­pos de so­ni­dos. En es­te ca­so, la sala pa­sa a al­ber­gar a per­so­nas en lap­sos ma­yo­res de tiem­po, por lo que los so­fás sue­len ser más mu­lli­dos y am­plios, pa­ra brin­dar co­mo­di­dad.

De­ta­lles de color en el am­bien­te me­dian­te al­moha­do­nes de color tur­que­sa que que­dan per­fec­ta­men­te com­bi­na­dos con los de color ocre, que ar­mo­ni­zan to­do el am­bien­te. Se pue­de ob­ser­var tam­bién de­ta­lles de ob­je­tos que son del mis­mo color que los al­moha­do­nes pa­ra crear una uni­dad de con­cep­to. GIL­DA FE­LI­CIÁN­GE­LI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.