RO­LI NIE­LLA

La­no­va, pe­que­ños to­ques de ar­te

High Class - - Entrevista - Por Pa­tri­cia Lu­ján Aré­va­los

Ro­li Nie­lla tie­ne en su ha­ber una gran his­to­ria con las te­las. Ha­ce po­cos años vol­vió de Nue­va York, don­de se li­cen­ció en Psi­co­lo­gía So­cial y Ad­mi­nis­tra­ción de Ne­go­cios, y en­con­tró en el ar­te un hobby más bien im­por­tan­te en su vida. Ac­tual­men­te, re­par­te su tiem­po en­tre la do­cen­cia y su pa­sión por la ta­pi­ce­ría. Ya van tres años que La­no­va abrió sus puer­tas al pú­bli­co, un lo­cal don­de Nie­lla y su so­cio, el ar­qui­tec­to Gus­ta­vo Gon­zá­lez, ini­cia­ron una tra­di­ción tex­til de al­moha­do­nes que lle­ga­ron pa­ra ins­ta­lar la ten­den­cia th­row pi­llow en la de­co­ra­ción lo­cal.

“Cuan­do abri­mos es­ta tien­da, ven­día­mos más te­las que al­moha­do­nes, pe­ro a mi so­cio le gus­tó la idea de ha­cer al­moha­do­nes pa­ra lle­var. Nos pu­si­mos de acuer­do: yo ven­día las te­las y él ha­cía un sis­te­ma de al­moha­do­nes en cin­co ta­ma­ños”, na­rra Ro­li Nie­lla a la vez que con­fie­sa que, en esa épo­ca, con­si­de­ra­ba un pe­ca­do mortal cor­tar al­gu­nas de sus her­mo­sas te­las pa­ra ha­cer “sim­ples” al­moha­do­nes.

Sin em­bar­go, Nie­lla se en­con­tró con la reali­dad de que la gen­te que desea te­ner es­te ti­po de al­moha­do­nes en sus ho­ga­res no en­cuen­tra fá­cil­men­te pe­que­ños cor­tes de te­las de ta­pi­ce­ría. “Te­nien­do en cuen­ta eso, yo acep­té que cor­te­mos nues­tras su­per­te­las. Ca­da al­moha­dón fue en­ton­ces una obra de ar­te”, nos ex­pli­có.

Al prin­ci­pio, La­no­va se en­car­ga­ba de traer a Pa­ra­guay ta­pi­ce­ría clá­si­ca eu­ro­pea pa­ra reacon­di­cio­nar mue­bles an­ti­guos. Lo que su­ce­dió en­ton­ces fue que los clien­tes nun­ca ha­bían vis­to te­las co­mo las que La­no­va ofre­cía, lo que lle­vó a Gus­ta­vo Gon­zá­lez a plan­tear la po­si­bi­li­dad de ven­der pe­que­ñas pie­zas de esas te­las en for­ma de al­moha­do­nes lis­tos pa­ra lle­var.

“Co­mo Gus­ta­vo es ar­qui­tec­to, me di­jo que te­ner al­moha­do­nes de ca­li­dad es co­mo cuan­do la gen­te com­pra azu­le­jos o bal­do­sas, que tie­ne to­das las op­cio­nes pa­ra ele­gir. En­ton­ces, aho­ra te­ne­mos una tien­da con más de 1000 al­moha­do­nes pa­ra lle­var. Te­ne­mos, ade­más, otra can­ti­dad de so­bres pa­ra ir re­ci­clan­do”, cuen­ta Ro­li.

La es­tra­te­gia de ven­ta de La­no­va es bas­tan­te sen­ci­lla, con­fie­sa Nie­lla, ya que so­lo bas­ta con ven­der los al­moha­do­nes a un buen pre­cio: “Por­que com­pe­ti­mos con los al­mo- ha­do­nes que vie­nen de Chi­na que son ca­si to­dos del mis­mo es­ti­lo, pe­ro la ma­yo­ría de ellos son de po­liés­ter y se des­hi­la­chan fá­cil­men­te. No es­tán he­chos en te­las no­bles”.

“Son te­las lin­das a pre­cios to­tal­men­te ac­ce­si­bles”, re­cal­ca Nie­lla. Las fun­das son la­va­bles por­que to­dos los te­ji­dos se pue­den lim­piar con agua fría y de­li­ca­da­men­te. El al­moha­dón se lo pue­de la­var com­ple­ta­men­te con agua ti­bia. Un mie­do re­cu­rren­te con res­pec­to al la­va­do es el des­te­ñi­do, pe­ro Ro­li ase­gu­ra que uno de­be de­jar de preo­cu­par­se por ese de­ta­lle y no per­mi­tir que eso in­ter­fie­ra al mo­men­to de ele­gir los al­moha­do­nes.

“La gen­te jo­ven ya no tie­ne, co­mo an­tes, una sala so­cial y una sala de es­tar. Aho­ra, el es­pa­cio don­de uno vi­ve es más im­por­tan­te, na­die ya pre­pa­ra su ca­sa pa­ra re­ci­bir a las vi­si­tas. La gen­te jo­ven tam­po­co es­tá pa­ra te­ner dos am­bien­tes”, co­men­ta Ro­li. Es­ta es una ten­den­cia fá­cil­men­te ob­ser­va­ble en las re­vis­tas de de­co­ra­ción de to­do el mun­do, don­de hay ca­da vez más lu­ga­res en la ca­sa am­bien­ta­dos con una gran can­ti­dad de al­moha­do­nes de to­do ti­po. Las sa­las, los dor­mi­to­rios y los me­dia rooms son los que cuen­tan con ma­yor can­ti­dad de al­moha­don­ci­tos de to­das las for­mas y co­lo­res.

“Te­ner al­moha­do­nes de ca­li­dad es co­mo cuan­do la gen­te com­pra azu­le­jos o bal­do­sas, que tie­ne to­das las op­cio­nes pa­ra ele­gir. En­ton­ces, aho­ra te­ne­mos una tien­da con más de 1000 al­moha­do­nes pa­ra lle­var”

LA TEN­DEN­CIA DE LOS TH­ROW PI­LLOWS

“Se tra­ta de una sim­ple re­de­fi­ni­ción de los de­co pi­llows o al­moha­do­nes de­co­ra­ti­vos. Una nue­va no­men­cla­tu­ra que nos ha­ce pen­sar en los orí­ge­nes de los al­moha­do­nes y en la ver­da­de­ra fun­ción de es­tos, que no era so­lo de­co­rar un am­bien­te, sino aco­mo­dar al cuer­po hu­mano en re­po­so”, cuen­ta Nie­lla. Es­ta ten­den­cia se en­cuen­tra co­nec­ta­da con los orí­ge­nes del ser hu­mano, ya que es­tos al­moha­do­nes se uti­li­zan pa­ra sen­tar­se en el pi­so, una cos­tum­bre ha­bi­tual en los pue­blos abo­rí­ge­nes de Amé­ri­ca.

Los al­moha­do­nes vuel­ven, de es­ta ma­ne­ra, a cum­plir una fun­ción den­tro del ho­gar. “Dan un pun­to de apoyo y de so­sie­go

“El nue­vo tér­mino de th­row pi­llow es que la ca­sa de­be con­tar con una co­lec­ción ver­sá­til de al­moha­do­nes que se pue­dan ti­rar o lle­var de aquí pa­ra allá pa­ra que el cuer­po pue­da es­tar có­mo­do, tan­to en sue­lo co­mo so­bre cual­quier mue­ble con pa­ti­tas”

al cuer­po en to­das sus di­fe­ren­tes pos­tu­ras. No so­lo cuan­do uno duer­me, ob­via­men­te, sino du­ran­te to­do el día. Por eso vie­nen en va­rias for­mas y ta­ma­ños. Es la cul­tu­ra del es­ti­lo ca­sual, chill”, ex­pli­ca.

Se­gún Ro­li, la ven­ta­ja de es­ta ten­den­cia es que aho­ra los al­moha­do­nes se des­pren­den de los so­fás y si­llo­nes, ya no se en­cuen­tran ata­dos a ellos y es­ta li­ber­tad tam­bién per­mi­te la di­ver­si­dad de ta­ma­ños, mo­ti­vos y co­lo­res. “Pue­den ser lle­va­dos a cual­quier par­te don­de el cuer­po hu­mano se de­tie­ne pa­ra dor­mir, sen­tar­se o re­po­sar”, co­men­ta. Los pe­que­ños al­moha­do­nes tie­nen, gra­cias a es­ta ten­den­cia, un fin tan­to uti­li­ta­rio co­mo de­co­ra­ti­vo.

“Lo que nos su­gie­re el nue­vo tér­mino de th­row pi­llow es que la ca­sa de­be con­tar con una co­lec­ción ver­sá­til de al­moha­do­nes que se pue­dan ti­rar o lle­var de aquí pa­ra allá pa­ra que el cuer­po pue­da es­tar có­mo­do, tan­to en sue­lo co­mo so­bre cual­quier mue­ble con pa­ti­tas. Los al­moha­do­nes no de­ben te­ner un lu­gar asig­na­do en la ca­sa”, co­men­ta. Ade­más, su­gie­re rom­per un po­co con la tra­di­ción de con­tra­tar de­co­ra­do­res y acer­car­se a ele­gir uno mis­mo los al­moha­do­nes que más le gus­ten, com­bi­nen o no con el ta­pi­za­do del so­fá. “Ya son mu­chas las re­vis­tas de de­co­ra­ción que mues­tran es­ti­los de­co­ra­ti­vos don­de se mez­clan mu­chos ti­pos de al­moha­do­nes, en ca­si to­dos los am­bien­tes. Por eso los th­row pi­llows en reali­dad de­ben ser lin­dos y gra­cio­sos, de va­rios ta­ma­ños, tex­tu­ras y gro­so­res”, su­gie­re.

Nie­lla afir­ma que el pre­su­pues­to no de­be­ría ser un fac­tor li­mi­tan­te a la ho­ra de ele­gir los al­moha­do­nes. “Aho­ra exis­ten mu­chos te­ji­dos la­va­bles y al­moha­do­nes her­mo­sos que no son ca­ros. Tam­bién se pue­den com­prar fun­das pa­ra re­ci­clar los vie­jos al­moha­don­ci­tos de la ca­sa”, co­men­ta. Co­mo los lí­mi­tes pa­ra la crea­ti­vi­dad no exis­ten, tam­bién es­tán muy de mo­da los al­moha­do­nes de jeans, una bue­na op­ción en ho­ga­res don­de hay mu­chos ni­ños, ya que pue­den ser usa­dos en el sue­lo y fá­cil­men­te la­va­dos con la re­gu­la­ri­dad que se con­si­de­re ne­ce­sa­ria.

Sin em­bar­go, la po­si­bi­li­dad de uti­li­zar es­tos gé­ne­ros más fa­mi­lia­res no pue­de ser ex­cu­sa pa­ra de­jar de co­lec­cio­nar unos be­llos al­moha­don­ci­tos. Los al­moha­do­nes con jac­quard, go­be­li­nos y bro­ca­tos son de­ta­lles ca­si ar­tís­ti­cos en es­tos ele­men­tos de­co uti­li­ta­rios. Pa­ra em­pe­zar, la ma­ne­ra más sen­ci­lla de com­bi­nar es­tos al­moha­do­nes co­lo­ri­dos y ar­tís­ti­cos es so­bre mue­bles de cue­ro de co­lo­res ple­nos, co­mo blan­co, ne­gro o bei­ge.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.