EL VI­DRIO

Ge­ne­ra­dor de am­bien­tes ins­pi­ra­do­res

High Class - - Publinota - Si que­rés in­terio­ri­zar­te más acer­ca de es­tas apli­ca­cio­nes, te re­co­men­da­mos co­mu­ni­car­te con el Área de Con­sul­to­ría Téc­ni­ca de Vi­drio­car SA, que cuen­ta con un equi­po téc­ni­co al­ta­men­te ca­li­fi­ca­do pa­ra dar so­por­te a pro­yec­tos an­tes y du­ran­te su eje­cu­ción. Com

El vi­drio es uno de los ma­te­ria­les más má­gi­cos que ha­ya po­di­do ge­ne­rar la mano del hom­bre des­de los ini­cios de la ci­vi­li­za­ción. Tres mil años pa­sa­ron des­de que se des­cu­brió en el Me­dio Orien­te que con la com­bi­na­ción de so­sa, cal, are­na y ca­lor se po­día lo­grar un ma­te­rial rí­gi­do y trans­pa­ren­te.

Des­de aquel en­ton­ces, su fa­bri­ca­ción ha ex­pe­ri­men­ta­do un pro­ce­so de cons­tan­te desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co que, si en el pa­sa­do se des­ti­nó ex­clu­si­va­men­te a la de­co­ra­ción, en la ac­tua­li­dad es un ele­men­to in­elu­di­ble en la ar­qui­tec­tu­ra, que po­si­bi­li­ta su­per­fi­cies com­ple­ta­men­te vi­dria­das con apa­rien­cias fu­tu­ris­tas don­de an­tes se creía im­po­si­ble.

Es así que tras años de per­fec­cio­na­mien­to exis­ten di­fe­ren­tes ti­pos de vi­drio que se ob­tie­nen a tra­vés de va­ria­dos pro­ce­sos, cu­yo apor­te a la cons­truc­ción hoy por hoy es fun­da­men­tal y que ade­más dan co­mo re­sul­ta­do in­no­va­do­res pro­duc­tos co­mo ta­pas de me­sa, pla­cas de vi­drio (pa­ra mu­ros), bal­do­sas (re­ves­ti­mien­tos), pi­sos, es­ca­le­ras, bo­xes de ba­ños y vi­drios pla­nos pa­ra aber­tu­ras, en­tre otras. To­dos es­tos ejem­plos son las prin­ci­pa­les mues­tras de que es­te ma­te­rial tan dúc­til y de apa­ren­te fra­gi­li­dad pro­vie­ne de em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das en su pro­ce­sa­mien­to, y Pa­ra­guay no es­tá exen­to de esa tec­no­lo­gía.

HA­BLAN­DO DE SE­GU­RI­DAD

Pro­duc­to de un no­ta­ble cre­ci­mien­to de las in­ver­sio­nes en cons­truc­ción en el país, en los úl­ti­mos años el uso del vi­drio en edi­fi­ca­cio­nes ha te­ni­do un desa­rro­llo des­ta­ca­do, cu­yas apli­ca­cio­nes en el área de­co­ra­ti­va tie­nen la se­gu­ri­dad co­mo alia­da fun­da­men­tal.

Es ba­jo esa ten­den­cia que el vi­drio de se­gu­ri­dad más uti­li­za­do es el tem­pla­do, que en com­pa­ra­ción con un vi­drio cru­do po­see ven­ta­jas di­fe­ren­cia­les, co­mo re­sis­ten­cia me­cá­ni­ca y a efec­tos tér­mi­cos. Su du­re­za es tal, que lo­gra has­ta cin­co ve­ces la fuer­za ori­gi­nal, y si se rom­pe, lo ha­ce en cien­tos de pie­zas pe­que­ñas, es de­cir, no pro­du­ce frag­men­tos afi­la­dos o as­ti­llas que pue­den he­rir a las per­so­nas.

MUE­BLES DE VI­DRIO

El avan­ce de la tec­no­lo­gía uti­li­za­da pa­ra el vi­drio en su fa­bri­ca­ción y pro­ce­sa­mien­to le ha per­mi­ti­do ga­nar más es­pa­cio en di­fe­ren­tes sec­to­res, cu­ya in­cur­sión en la in­dus­tria mobiliaria es dig­na de des­ta­car. En ese sen­ti­do, uno de los ma­yo­res obs­tácu­los que tu­vo que sor­tear el vi­drio pa­ra ser acep­ta­do –no so­lo por ar­qui­tec­tos, di­se­ña­do­res y fa­bri­can­tes de mue­bles, sino tam­bién por otros sec­to­res– era el mi­to de que los ma­te­ria­les eran frá­gi­les y pe­li­gro­sos. Ese ta­bú que­dó en el pa­sa­do.

La in­dus­tria del vi­drio desa­rro­lló un gran tra­ba­jo pa­ra sa­car aún más es­pa­cio al mer­ca­do de los mue­bles des­de los lla­ma­dos vi­drios de se­gu­ri­dad (tem­pla­dos y laminados). A par­tir de en­ton­ces, tam­bién te­nía que de­mos­trar que el vi­drio te­nía atri­bu­tos in­tere­san­tes pa­ra ser un ma­yor pro­ta­go­nis­ta en los am­bien­tes.

MUE­BLES COR­PO­RA­TI­VOS

Y si ha­bla­mos de que el vi­drio tie­ne gran pro­ta­go­nis­mo a ni­vel edi­li­cio y re­si­den­cial, su uso en el ám­bi­to em­pre­sa­rial es uno de los más di­fun­di­dos en la ac­tua­li­dad. Es co­ti­diano apre­ciar sus apli­ca­cio­nes en áreas de re­cep­ción, de des­can­so, sa­las de reunio­nes, de di­rec­to­rios e in­fi­ni­dad de am­bien­tes cor­po­ra­ti­vos, cu­yo mo­ti­vo prin­ci­pal re­cae en la ge­ne­ra­ción de am­bien­tes que trans­mi­taen di­na­mis­mo, bie­nes­tar, trans­pa­ren­cia e innovación y que, por lo tan­to, se tra­ta de or­ga­ni­za­cio­nes al­ta­men­te pro­duc­ti­vas.

La in­dus­tria del vi­drio desa­rro­lló un gran tra­ba­jo pa­ra sa­car aún más es­pa­cio al mer­ca­do de los mue­bles des­de los lla­ma­dos vi­drios de se­gu­ri­dad. A par­tir de en­ton­ces, tam­bién el vi­drio te­nía atri­bu­tos in­tere­san­tes pa­ra ser un ma­yor pro­ta­go­nis­ta en los am­bien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.