GRA­CIAS A LA VIDA

High Class - - Hc/editorial -

Es­te mes con­me­mo­ra­mos en nues­tras pá­gi­nas al hom­bre que nos dio la vida. A aquel que, igual que nues­tra madre, nos es­pe­ró du­ran­te nue­ve me­ses con sue­ños, ex­pec­ta­ti­vas y mu­cho amor.

La pa­ter­ni­dad es una re­la­ción que se apren­de, que se ad­quie­re. Y los hom­bres tie­nen la di­fí­cil ta­rea de crear el víncu­lo to­dos los días, a di­fe­ren­cia de la madre que nos lle­va en su vien­tre du­ran­te la ges­ta­ción.

Ten­go la suer­te de te­ner un pa­dre que siem­pre es­tu­vo acom­pa­ñan­do to­do el pro­ce­so de mi vida. Los re­cuer­dos que ten­go con él son tan­tos, que es in­ne­ga­ble re­co­no­cer en mi ca­rác­ter, en mis va­lo­res y en mi ac­tuar, su in­fluen­cia.

Den­tro de unos días, se cum­pli­rá un año de que es­te hom­bre, a quien ad­mi­ro, me en­tre­gó en el al­tar de una igle­sia, y me sol­tó te­me­ro­so la mano sin­tien­do qui­zás que ya ha­bía cum­pli­do su mi­sión con­mi­go: la de criar­me co­mo una per­so­na de bien, ca­paz y pre­pa­ra­da pa­ra en­fren­tar la vida jun­to a la per­so­na que ele­gí pa­ra for­mar mi pro­pia fa­mi­lia.

Creo que un pa­dre nun­ca es­tá pre­pa­ra­do pa­ra es­te mo­men­to, por­que pa­ra ellos siem­pre se­re­mos sus pe­que­ños, sin im­por­tar las arru­gas o ca­nas que de­la­ten nues­tra edad. Có­mo no acor­dar­me de cuan­do me en­se­ñó a an­dar en bi­ci­cle­ta, cuan­do me lle­va­ba y bus­ca­ba del co­le­gio, de los quin­ces, o in­clu­so de la fa­cul­tad. Có­mo no re­co­no­cer al va­lien­te que se subía con­mi­go al au­to pa­ra en­se­ñar­me a ma­ne­jar. Có­mo no acor­dar­me de sus si­len­cio­sos pa­sos ron­dan­do la ca­sa cuan­do es­tu­dia­ba has­ta al­tas ho­ras de la ma­dru­ga­da.

Sí. He te­ni­do la suer­te de te­ner un pa­pá pre­sen­te y pro­tec­tor –qui­zás de­ma­sia­do– a quien Dios le dio la di­cha –ha­ce ca­si 9 años– de se­guir a nues­tro la­do. Pro­ba­ble­men­te él no sea cons­cien­te de lo im­por­tan­te que es en la vida de sus cua­tro mu­je­res: mi ma­má, mis dos her­ma­nas, y yo, pe­ro lo cier­to es que no nos ima­gi­na­mos nues­tras vi­das sin su pre­sen­cia.

Hoy brin­do por vos, To­ni Allegretti Fried­mann, por tu hermoso tra­ba­jo co­mo pa­dre. Que la vida me si­ga ben­di­cien­do con tu pre­sen­cia y amor, y pue­da ser con mis hi­jos al me­nos un es­bo­zo de lo que vos fuis­te con­mi­go.

¡Fe­liz Día del Pa­dre!

Edi­to­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.