PA­PÁS de pe­lí­cu­la

EL LA­DO B DE LA HIS­TO­RIA

High Class - - Hc/séptimo Arte -

Es más que co­mún co­no­cer las his­to­rias de mu­je­res que se con­vier­ten en ma­dres sol­te­ras, ya sea por aban­dono, por que­dar viudas, o que de­ben ha­cer­se car­go de la fa­mi­lia en ca­so de un pa­dre au­sen­te. Pe­ro ¿cuán­tas his­to­rias co­no­cen don­de sea el pa­dre el que de­be sa­car ade­lan­te a la fa­mi­lia por sí so­lo? Es­tas diez pe­lí­cu­las asu­mie­ron el re­to de mos­trar el la­do B del cuen­to de siem­pre y ha­cer va­ler la fi­gu­ra pa­ter­nal, ele­ván­do­la a un pues­to im­pres­cin­di­ble en la vida de sus hi­jos. Diez pe­lí­cu­las sin nin­gún des­per­di­cio.

“ES­TA­BA EN UN TE­RRI­TO­RIO EX­TRA­ÑO. ¿ES­TA­BA ASUS­TA­DO? ES­TA­BA PE­TRI­FI­CA­DO”, ABOUT A BOY (2002)

Y por­que sa­be­mos que no to­das las fa­mi­lias son con­ven­cio­na­les, Un ni­ño gran­de vino co­mo ani­llo al de­do. Hugh Grant ha­ce de Will, un adul­to mi­llo­na­rio cí­ni­co e in­ma­du­ro que se ve en la si­tua­ción de cuidar de otro ser hu­mano. El jo­ven Mar­cus (in­ter­pre­ta­do por un in­fan­te Ni­cho­las Hoult) en­tra a la vida de Will en bus­ca de un ami­go, un her­mano y un pa­dre mien­tras in­ten­ta li­diar con la de­pre­sión de su pro­pia madre. Una in­tere­san­te his­to­ria de em­pa­tía, lu­cha con el egoís­mo y di­ver­ti­dos mo­men­tos pa­ra ali­ge­rar el dra­ma.

“ERES CO­MO PA­PÁ NOEL Y EL CO­NE­JO DE PAS­CUAS, IGUAL DE EN­CAN­TA­DOR E IGUAL DE FAL­SO”, BIG FISH (2003)

Un hom­bre que ama con­tar his­to­rias y su es­cép­ti­co hi­jo se en­zar­zan en una con­ver­sa­ción lar­ga y pro­fun­da so­bre la vida del pa­dre y de to­das las in­creí­bles co­sas que su­ce­die­ron a tra­vés de sus años de vida. Es­ta pe­lí­cu­la tie­ne el in­ne­ga­ble to­que ro­mán­ti­ca­men­te fan­ta­sio­so de Tim Bur­ton en ca­da cua­dro don­de Ed Bloom va na­rran­do su vida. Ca­da es­ce­na es fan­tás­ti­ca y los per­so­na­jes son ma­ra­vi­llo­sos. An­tes de mo­rir, Ed bus­ca de­ses­pe­ra­da­men­te co­nec­tar con su hi­jo y ha­cer­le en­ten­der por qué sus his­to­rias son tan im­por­tan­tes pa­ra él.

El nom­bre de la pe­lí­cu­la es una tier­na me­tá­fo­ra so­bre un hom­bre que era de­ma­sia­do gran­de pa­ra el pe­que­ño pue­blo en el que vi­vía y que de­bía sa­lir al mun­do pa­ra rea­li­zar­se co­mo per­so­na. Ac­túan Ewan McG­re­gor co­mo el jo­ven Ed y Al­bert Fin­ney co­mo el Ed adul­to.

“ES­TA ES UNA HIS­TO­RIA SIM­PLE, PE­RO NO ES FÁ­CIL DE CON­TAR”, LA VI­TA È BE­LLA (1997)

En el año 1998, Ro­ber­to Be­nig­ni es­cri­bió, di­ri­gió y protagonizó una de las pe­lí­cu­las más con­mo­ve­do­ras del si­glo XX. La vida es be­lla, co­mo la co­no­ce­mos en La­ti­noa­mé­ri­ca, no es so­lo una pe­lí­cu­la más de ju­díos en un cam­po de con­cen­tra­ción na­zi, se tra­ta de un be­llo re­la­to so­bre el amor de pa­dre y las co­sas con­si­de­ra­das im­po­si­bles que po­de­mos lle­gar a ha­cer por amor.

Du­ran­te sus ca­si dos ho­ras po­de­mos ver có­mo Gui­do con­ven­ce a su hi­jo de que su es­ta­día en el cam­po de con­cen­tra­ción es un jue­go y le en­se­ña, día a día, a ser el hom­bre ho­nes­to que de­be ser, a la vez que sua­vi­za la reali­dad a sus ojos de ni­ño. La his­to­ria es na­rra­da por la voz adul­ta del hi­jo, quien ha lle­ga­do a com­pren­der to­tal­men­te aque­lla épo­ca de su ni­ñez.

“¿QUÉ TAN­TO VA­LOR SE NE­CE­SI­TA PA­RA VOL­VER­LE LA ES­PAL­DA A TU HI­JO?”, KRA­MER VS. KRA­MER (1979)

Es­ta pe­lí­cu­la pue­de que sea una de las pri­me­ras en to­car es­te te­ma. ¿Qué su­ce­de cuan­do es la mu­jer la que aban­do­na el ho­gar? Kra­mer vs. Kra­mer es una pe­lí­cu­la del año 1979, di­ri­gi­da por Ro­bert Ben­ton, don­de Dus­tin Hoff­man ha­ce el pa­pel de un pa­dre adic­to al tra­ba­jo que se ve en la si­tua­ción de ha­cer­se car­go (for­za­da­men­te) de su hi­jo. En el pa­pel de la madre la en­con­tra­mos a una jo­ven y siem­pre in­tere­san­te Meryl Streep. El fil­me tie­ne bue­nos mo­men­tos dra­má­ti­cos, mos­trán­do­nos una ac­tua­ción sen­ti­da por par­te de Hoff­man, lle­ván­do­nos a con­si­de­rar as­pec­tos de la vida de un pa­dre que qui­zás no con­tem­pla­mos nun­ca an­tes. Sus ga­lar­do­nes in­clu­yen cin­co premios Os­car: Me­jor Ac­tor, Me­jor Ac­triz de Re­par­to, Me­jor Di­rec­tor, Me­jor Guion y Me­jor Pe­lí­cu­la.

“TAL VEZ LA FE­LI­CI­DAD ES AL­GO QUE SO­LO PO­DE­MOS PER­SE­GUIR Y QUI­ZÁS NUN­CA PO­DRE­MOS REAL­MEN­TE TE­NER­LA”, THE PUR­SUIT OF HAPPY­NESS

“CLA­RA­MEN­TE, NO ES­TÁS LIS­TO Y NO VOL­VE­RÁS HAS­TA QUE LO ES­TÉS. CREES QUE PUE­DES HA­CER ES­TAS CO­SAS, ¡PE­RO NO PUE­DES!”, FIN­DING NE­MO (2003)

Bus­can­do a Ne­mo es­tá al­ta­men­te re­co­men­da­da pa­ra com­par­tir con los más chi­cos de la ca­sa. Co­mo to­das las pe­lí­cu­las de Pi­xar, es una ani­ma­ción ap­ta pa­ra to­das las eda­des y con mu­cho con­te­ni­do hu­mano, por más que la his­to­ria es­té con­ta­da a tra­vés de otros per­so­na­jes. En es­te ca­so, Mar­lin es un pez que per­dió a su es­po­sa en el océano y teme por la vida de su pe­que­ño hi­jo, Ne­mo, al pun­to de so­bre­pro­te­ger­lo. Cuan­do Ne­mo es lle­va­do a la ciu­dad por unos bu­cea­do­res, Mar­lin em­pren­de la cru­za­da a tra­vés del Pa­cí­fi­co pa­ra en­con­trar­lo. Es­ta tier­na y di­ver­ti­da aven­tu­ra se al­zó con la es­ta­tui­lla del Os­car a Me­jor Pe­lí­cu­la Ani­ma­da, y fue di­ri­gi­da por An­drew Stan­ton y Lee Unkrich.

“TAL VEZ LA FE­LI­CI­DAD ES AL­GO QUE SO­LO PO­DE­MOS PER­SE­GUIR Y QUI­ZÁS NUN­CA PO­DRE­MOS REAL­MEN­TE TE­NER­LA”, THE PUR­SUIT OF HAPPY­NESS (2006)

Es­ta obra lle­va el tí­tu­lo de uno de los li­bros más vendidos en Es­ta­dos Uni­dos en el 2006 y es­tá di­ri­gi­da por Ga­brie­le Muc­cino. Ch­ris­top­her Gard­ner es un ven­de­dor que rea­li­za una ma­la in­ver­sión y se ve obli­ga­do a vi­vir en la in­di­gen­cia con su hi­jo, Ch­ris­top­her Jr. Se con­vier­te así en un pa­dre sol­te­ro, por de­cir­lo de al­gu­na ma­ne­ra, ya que su es­po­sa lo aban­do­na en me­dio de la mi­se­ria. Will Smith en­tre­ga una de sus me­jo­res ac­tua­cio­nes en­ca­be­zan­do es­te elen­co, lle­ván­do­nos has­ta lo más pro­fun­do de la de­ses­pe­ra­ción pro­pia de un hom­bre im­po­ten­te en la ne­ce­si­dad de brin­dar una vida dig­na a su fa­mi­lia.

“HAY UN MON­TÓN DE CO­SAS FEAS EN ES­TE MUN­DO, HI­JO. DESEA­RÍA PO­DER APAR­TAR­LAS TO­DAS DE TI. PE­RO ESO NO ES PO­SI­BLE”, TO KILL A MOC­KING­BIRD (1962)

La his­to­ria de Ma­tar a un ruise­ñor, di­ri­gi­da por Ro­bert Mu­lli­gan, se desa­rro­lla en un pe­que­ño pue­blo (fic­ti­cio) de la Ala­ba­ma de los años 30. At­ti­cus Finch es un abo­ga­do lo­cal que se en­car­ga de criar a sus dos hi­jos. Es­tos apren­den, a lo lar­go de la pe­lí­cu­la, los va­lo­res más im­por­tan­tes gra­cias a At­ti­cus, en­car­na­do por un mag­ní­fi­co Gre­gory Peck.

El dra­ma de la pe­lí­cu­la em­pie­za cuan­do At­ti­cus se en­car­ga de de­fen­der a un hom­bre ne­gro acu­sa­do in­jus­ta­men­te de vio­lar a una mu­jer blan­ca. Finch cree que to­dos los hom­bres de­ben ser juz­ga­dos con equi­dad, lo que lle­va a su fa­mi­lia a vi­vir un sin­nú­me­ro de pro­ble­mas en la co­mu­ni­dad ma­yor­men­te ra­cis­ta. De­fi­ni­ti­va­men­te, Ma­tar a un ruise­ñor nos ha­rá de­rra­mar al­gu­nas lá­gri­mas, que val­drán la pe­na.

“BUENO, NOS MU­DA­RE­MOS Y, CON SUER­TE, NUES­TROS PRO­BLE­MAS NO NOS SE­GUI­RÁN”, MRS. MRS. DOUBT­FI­RE DOUBT­FI­RE (1993)

Ro­bin Wi­lliams se di­jo “no lo he he­cho to­do aún” y se de­ci­dió a en­car­nar a Da­niel Hi­llard, un hom­bre que de­ci­dió que na­da lo de­ten­dría a la ho­ra de es­tar con sus hi­jos. Hi­llard, un ac­tor de voz, nun­ca es­tu­vo a la al­tu­ra de las si­tua­cio­nes, se­gún su es­po­sa Mi­ran­da. Tras el di­vor­cio y ya que Mi­ran­da po­seía la cus­to­dia de los ni­ños, Da­niel, con la ayu­da de su her­mano Frank, se trans­for­ma en una ado­ra­ble an­cia­na in­gle­sa y se pre­sen­ta en la ca­sa de su fa­mi­lia. Pa­pá por siem­pre fue di­ri­gi­da por Ch­ris Co­lum­bus y se con­vir­tió pron­to en una de las pe­lí­cu­las más di­ver­ti­das de los no­ven­ta. Mrs. Doubt­fi­re es, inequí­vo­ca­men­te, el pa­pel más me­mo­ra­ble de Ro­bin Wi­lliams.

“DE PRON­TO ME DI CUEN­TA DE LO QUE ES­TA­BA PA­SAN­DO. AN­NIE HA­BÍA CRE­CI­DO Y NOS ES­TA­BA DE­JAN­DO, Y AL­GO ADEN­TRO MÍO EM­PE­ZÓ A DO­LER­ME”, FAT­HER OF THE BRI­DE (1991)

Mu­chos re­cor­da­rán es­ta pe­lí­cu­la co­mo una de esas don­de Ste­ve Mar­tin era real­men­te sim­pá­ti­co. El pa­dre de la no­via cuen­ta la his­to­ria de có­mo un pa­dre de­be en­fren­tar­se a uno de los re­tos más gran­des de su vida: de­jar ir a su hi­ja adul­ta y com­pren­der que ella de­be em­pe­zar a vi­vir su pro­pia vida. Con­mo­ve­do­ra por mo­men­tos, sim­pá­ti­ca en otros, es­ta pe­lí­cu­la fue di­ri­gi­da por Char­les Sh­yer en 1991 y que­dó en nues­tra me­mo­ria co­mo una de las me­jo­res de Mar­tin.

“DA A TUS HI­JOS DI­NE­RO SU­FI­CIEN­TE PA­RA QUE HA­GAN AL­GO, PE­RO NO SU­FI­CIEN­TE PA­RA QUE NO HA­GAN NA­DA”, THE DES­CEN­DANTS (2011)

Geor­ge Cloo­ney reali­zó en el 2011 uno de sus pa­pe­les más per­so­na­les y emo­ti­vos. En­car­nó al abo­ga­do Matt King, pa­dre de dos ni­ñas y es­po­so de una mu­jer que su­fre un ac­ci­den­te que la de­ja en co­ma. Des­pués del ac­ci­den­te, Matt des­cu­bre que su mu­jer lo en­ga­ña­ba y ha­ce lo im­po­si­ble por en­con­trar al ter­ce­ro en dis­cor­dia, a la vez que in­ten­ta ma­ne­jar el pe­so de te­ner una hi­ja ado­les­cen­te y una ni­ña que so­lo desean ver de nue­vo a su ma­má. Los des­cen­dien­tes es­tá di­ri­gi­da por Ale­xan­der Pay­ne y ga­nó un Os­car por Me­jor Guion Adap­ta­do

“DA A TUS HI­JOS DI­NE­RO SU­FI­CIEN­TE PA­RA QUE HA­GAN AL­GO, PE­RO NO SU­FI­CIEN­TE PA­RA QUE NO HA­GAN NA­DA”, THE DES­CEN­DANTS

Big Fish (2003)

La Vi­ta è Be­lla (1997)

Kra­mer vs. Kra­mer (1979)

Fin­ding Ne­mo (2003) The Pur­suit of Happy­ness (2006)

To Kill a Moc­king­bird (1962)

Mrs. Doubt­fi­re (1993)

The Des­cen­dants (2011)

Fat­her of the Bri­de (1991)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.