EL HU­MANO DE­TRÁS DEL SU­PER­HÉ­ROE

Pa­dres de ver­dad

High Class - - Hc/opinión - por Ale­jan­dra Váz­quez

So­bre to­do en la in­fan­cia, los pa­dres re­pre­sen­tan esa fi­gu­ra que tie­ne to­das las res­pues­tas. No im­por­ta cuál sea la pre­gun­ta, él siem­pre tie­ne el por­qué.

Las pre­gun­tas de his­to­ria, de música, de es­pi­ri­tua­li­dad, de re­li­gión, de la ta­rea y los mis­te­rios que en­con­tra­mos es­con­di­dos en la co­ti­dia­nei­dad son su te­rri­to­rio.

Pe­ro pa­pá no es so­lo fuen­te de sa­bi­du­ría, es tam­bién sím­bo­lo de for­ta­le­za y pro­tec­ción. Cuan­do el mie­do a la os­cu­ri­dad em­pie­za a crear los mons­truos que ace­chan de­trás de las cor­ti­nas y de­ba­jo de la ca­ma, pa­pá es la me­jor pro­tec­ción.

Si él es­tá cer­ca, na­da ma­lo pue­de pa­sar. En los ojos de un ni­ño es el pri­mer su­per­hé­roe, quien tie­ne la úl­ti­ma pa­la­bra.

Siem­pre pen­sé que pa­ra un hom­bre que quie­re en­tre­gar­se real­men­te a la pa­ter­ni­dad de­be ser muy di­fí­cil en­ten­der qué es lo que tie­ne que ha­cer o có­mo ha­cer­lo. A las mu­je­res des­de pe­que­ñas les en­se­ñan a ser ma­dres, co­mo si fue­ra ese el des­tino úni­co de ca­da una de ellas.

Sus mu­ñe­cas llo­ran, ha­cen pis, de­ben cam­biar­las, pre­pa­rar el té, planchar la ro­pa y re­con­ci­liar a Bar­bie con Ken pa­ra vi­vir una vida gla­mo­ro­sa y ar­mo­nio­sa. To­do es­tá di­se­ña­do co­mo un jue­go, pe­ro con una fi­na­li­dad muy real.

En cam­bio, a los hom­bres no les en­se­ñan a ser pa­dres. En la ge­ne­ra­li­dad de los ca­sos (sin caer en ex­cep­cio­nes) más bien les en­se­ñan a rehuir de esa res­pon­sa­bi­li­dad fu­tu­ra.

Jue­gan a la gue­rra, a los su­per­hé­roes, ma­ne­jan to­do­te­rre­nos, ca­mio­nes y tie­nen des­ca­po­ta­bles, jue­gan ca­rre­ras, tie­nen es­pa­das y es­tá me­jor vis­to que tre­pen ár­bo­les y ma­ne­jen el tri­ci­clo a to­da ve­lo­ci­dad.

En la ge­ne­ra­ción de mis pa­dres y las an­te­rio­res, muy po­cos hom­bres eran par­te de las ta­reas de la ca­sa. Pa­sa­ban de ser so­bre­pro­te­gi­dos por sus ma­dres a ser aten­di­dos por sus es­po­sas y aun­que la reali­dad de las mu­je­res ha­ya cam­bia­do in­men­sa­men­te, al­gu­nos vi­cios so­cia­les se man­tie­nen o, al me­nos, se­gui­mos vi­vien­do sus con­se­cuen­cias.

Es por eso que pien­so que pa­ra un hom­bre que asu­me la pa­ter­ni­dad de­be ser más di­fí­cil te­ner un hi­jo que pa­ra una mu­jer, quien ade­más tie­ne la ven­ta­ja de nue­ve me­ses de co­ne­xión sien­do su cuer­po mis­mo el pri­mer ho­gar.

Asi­mis­mo, me pa­re­ce in­creí­ble­men­te be­llo ver a un hom­bre con­vir­tién­do­se en pa­dre y en esa fi­gu­ra he­roi­ca, asu­mien­do el rol con amor, res­pon­sa­bi­li­dad y de igual a igual con la madre.

Sin em­bar­go, lo ver­da­de­ra­men­te me­ri­to­rio su­ce­de cuan­do va­mos cre­cien­do, pa­san los años y el héroe se vuel­ve más hu­mano y va­mos en­ten­dien­do la di­men­sión de quién es pa­pá, cuá­les son sus de­bi­li­da­des, de­fec­tos, erro­res y vir­tu­des reales. En­ten­de­mos que a me­di­da que cre­ce­mos nos va ne­ce­si­tan­do y que no siem­pre tie­ne to­das las res­pues­tas.

So­lo al ma­du­rar en­ten­de­mos que un buen pa­dre no es el que nos en­se­ñó sus jue­gos de in­fan­cia cuan­do éra­mos ni­ños o el que se le­van­ta­ba de la ca­ma a ver de dón­de pro­ve­nían los rui­dos que pa­re­cían mons­truos. Es quien nun­ca de­jó de ser la per­so­na a quien acu­dir, por­que siem­pre es­tu­vo pre­sen­te y cer­ca, in­clu­so cuan­do no po­día dar to­dos los por­qués. Los que se hi­cie­ron hom­bres des­de el mo­men­to en que fue­ron crea­do­res de vida.

Hoy ce­le­bro a to­dos los que so­bre­vi­vie­ron a la in­fan­cia, pa­ra con­ver­tir­se en los hom­bres ad­mi­ra­dos y ama­dos des­de la ver­dad que brin­da el tiem­po, los que de­mos­tra­ron su for­ta­le­za en la ca­pa­ci­dad de es­tar pre­sen­tes y dar amor, sin com­ple­jos ni con­ce­sio­nes. Fe­li­ci­da­des a to­dos los pa­pis de ver­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.