de Co­men­zar nue­vo

UNA LUZ EN EL OCA­SO DE LA VIDA

High Class - - El Mundo Y Sus Esquinas - por Pa­tri­cia Lu­ján Aré­va­los

Ca­mi­nar ha­cia el fi­nal de nues­tros días es una car­ga pe­sa­da de lle­var, y lo es más aún cuan­do nos en­con­tra­mos so­los. La Fun­da­ción San Joa­quín y San­ta Ana ha to­ma­do en sus ma­nos la mi­sión de acom­pa­ñar a an­cia­nas y an­cia­nos aban­do­na­dos. No so­la­men­te pue­den vi­vir en co­mu­ni­dad es­tos abue­li­tos, sino tam­bién dig­na­men­te. Con 3 ho­ga­res ha­bi­li­ta­dos y 40 be­ne­fi­cia­dos, los ho­ga­res San Joa­quín, San­ta Ana y Pa­dre Gius­sa­ni son la es­pe­ran­za de la co­mu­ni­dad de adul­tos ma­yo­res que no tie­nen a quien re­cu­rrir en la úl­ti­ma eta­pa de sus vi­das.

CA­DA HO­GAR CUEN­TA CON UNA CUI­DA­DO­RA Y UNA EN­FER­ME­RA, DIS­PO­NI­BLES TO­DO EL TIEM­PO PA­RA LAS NE­CE­SI­DA­DES DE LOS ABUE­LI­TOS

En el ba­rrio Tem­be­tary, la Fun­da­ción San Ra­fael es co­no­ci­da por sus obras de ca­ri­dad. Des­de el ser­vi­cio mé­di­co has­ta la es­cue­la pa­ra per­so­nas en si­tua­ción de po­bre­za van in­ten­tan­do abar­car to­dos los sec­to­res más ne­ce­si­ta­dos de la so­cie­dad. “Los ho­ga­res de an­cia­nos en­tran en la glo­ba­li­dad de to­da es­ta reali­dad. Abar­ca la preo­cu­pa­ción des­de el co­mien­zo de anun­ciar a Cris­to en par­ti­cu­lar a los po­bres y per­so­nas aban­do­na­das. Eso era el pun­to de par­ti­da de to­do”, cuen­ta el pa­dre Al­do Trento.

Con mu­cho tra­ba­jo han po­di­do al­can­zar sus ob­je­ti­vos que van au­men­tan­do a me­di­da que pa­sa el tiem­po. “Di­mos una aten­ción par­ti­cu­lar a los po­bres. Así na­ció el pri­mer co­me­dor pa­ra ni­ños de Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na y Eu­se­bio Aya­la, que olían co­la de za­pa­te­ro. Cuan­do nos di­mos cuen­ta de que es­to no ser­vía de na­da, na­ció es­te co­le­gio que abar­ca des­de los tres años y has­ta aca­bar la se­cun­da­ria”, co­men­ta el pa­dre. Con el tiem­po, tam­bién inau­gu­ra­ron un pe­que­ño hos­pi­tal pa­ra las per­so­nas en­fer­mas de cán­cer y si­da que se ha­lla­ban aban­do­na­das en las ca­lles. “De ahí na­ció la idea de ocu­par­nos de los an­cia­nos aban­do­na­dos, que son mu­chos”, afir­ma.

En­ton­ces, na­ció pri­me­ro la ca­si­ta de San­ta Ana. La Fun­da­ción San Ra­fael se en­con­tra­ba en trá­mi­tes de com­pra de una ca­sa al la­do de la pa­rro­quia San Ra­fael, pe­ro en ella vi­vía una abue­li­ta que no te­nía otro lu­gar a dón­de ir. “La úni­ca co­sa que nos que­da­ba por ha­cer era crear una ca­sa pa­ra an­cia­nas. Des­pués, un Do­min­go de Ra­mos, vino la po­li­cía con un an­cia­ni­to en­con­tra­do en un rau­dal y me lo en­tre­ga­ron. Me pre­gun­té qué po­día ha­cer por ese an­cia­ni­to y así na­ció la ca­si­ta de San Joa­quín pa­ra los an­ge­li­tos aban­do­na­dos”, cuen­ta el pa­dre que, con el tiem­po, de­bie­ron inau­gu­rar una ter­ce­ra ca­sa pa­ra an­cia­nos.

El Ho­gar Pa­dre Gius­sa­ni es la ca­sa más gran­de y al­ber­ga a 16 mu­je­res, mu­chas de ellas vi­ven en­ca­ma­das, es de­cir, su­fren al­gu­na en­fer­me­dad que les im­pi­de lle­var una vida ac­ti­va y dis­fru­tar de una mo­vi­li­dad ple­na. Con el tiem­po, los ho­ga­res se se­pa­ra­ron del cuer­po ju­rí­di­co de la Fun­da­ción San Ra­fael pa­ra adop­tar el nom­bre de Fun­da­ción San Joa­quín y San­ta Ana. Ac­tual­men­te, son cua­ren­ta los “an­ge­li­tos” -co­mo los lla­ma el sa­cer­do­te- que vi­ven en las dis­tin­tas ca­sas a tiem­po com­ple­to.

LA VIDA DIA­RIA

Ca­da ho­gar cuen­ta con una cui­da­do­ra y una en­fer­me­ra, dis­po­ni­bles to­do el tiem­po pa­ra las ne­ce­si­da­des de los abue­li­tos. La se­cre­ta­ria de la fun­da­ción, Marisa Be­ce­rra, nos co­men­ta que las abue­li­tas tie­nen te­ra­pia ocu­pa­cio­nal. “Una vez a la se­ma­na vie­nen vo­lun­ta­rias pa­ra ayu­dar a ha­cer tra­ba­jos ma­nua­les a las abue­li­tas que es­tán dis­pues­tas y a aque­llas que pue­den ha­cer­lo. Lue­go, tam­bién hay vo­lun­ta­rios que vie­nen a ha­cer­les pin­tar”, co­men­ta.

Se­gún Marisa, los abue­li­tos son un po­qui­to más rea­cios a las ma­nua­li­da­des: “Al­gu­nos es­tán en ca­ma, en si­lla de rue­das, parapléjicos y otros sí ca­mi­nan, en­ton­ces ellos es­tán más pen­dien­tes de mi­rar los co­ches que pa­san, las mo­tos, se dis­traen con eso”. Por la his­to­ria que ellos tie­nen

de vi­vir en el aban­dono -ex­pli­ca Marisa- vi­ven con otra per­cep­ción que la mu­jer aban­do­na­da, son más en­ce­rra­dos en sí mis­mos, más ca­lla­dos. Sus ac­ti­vi­da­des van des­de ver la te­le­vi­sión, los par­ti­dos de fútbol has­ta in­te­grar­se ac­ti­va­men­te con los en­fer­me­ros y en­fer­me­ras.

Es im­por­tan­te des­ta­car que los ho­ga­res es­tán des­ti­na­dos a per­so­nas en si­tua­ción de aban­dono, de ex­tre­ma po­bre­za y sin fa­mi­lia. “Tal es la si­tua­ción que te­ne­mos mu­cha gen­te que re­quie­re de es­te lu­gar, pe­ro es­tán ne­ta­men­te des­ti­na­dos al aban­do­na­do, sin fa­mi­lia, sin re­cur­sos eco­nó­mi­cos, que no tie­nen dón­de po­ner la ca­be­za pa­ra dor­mir”, di­ce Marisa. Siem­pre que ha­ya es­pa­cio en el ho­gar se aco­ge a los an­cia­nos en es­ta si­tua­ción y se les brin­da un nue­vo ho­gar, la opor­tu­ni­dad de vi­vir sus úl­ti­mos años dig­na­men­te y ro­dea­dos de cariño y cui­da­do.

Los ho­ga­res es­tán pen­sa­dos pa­ra 35 per­so­nas, pe­ro ya lle­van 40 en la nó­mi­na, y ese es un pro­ble­ma. “La lis­ta de es­pe­ra es muy gran­de, las ne­ce­si­da­des y las lla­ma­das son dia­rias, tra­ta­mos con la tra­ba­ja­do­ra so­cial de dar otra al­ter­na­ti­va a las per­so­nas que lla­man y, so­bre to­do, cuan­do van a in­gre­sar, ha­cen un es­tu­dio so­cial pa­ra ver que real­men­te ten­gan es­ta si­tua­ción”, afir­ma.

En la fun­da­ción tra­ba­jan con médicos es­pe­cia­li­za­dos en ge­ria­tría, tra­ba­ja­do­ras so­cia­les, en­fer­me­ras y cui­da­do­ras es­pe­cia­les. Ade­más, cuen­tan con una di­rec­to­ra ge­ne­ral de los ho­ga­res que vela por las ne­ce­si­da­des hu­ma­nas de los abue­li­tos. “Tam­bién una vez a la se­ma­na hay cla­ses de for­ma­ción con el pa­dre Al­do por­que se ne­ce­si­ta te­ner cier­to ca­ris­ma, una vo­ca­ción de ser­vi­cio, pa­ra aten­der y tra­ba­jar con adul­tos ma­yo­res”, ex­pli­ca Marisa.

“A los an­cia­nos que son ca­tó­li­cos se les da los sa­cra­men­tos, se les pre­pa­ra cuan­do es­tán mal pa­ra la muer­te y nos en­car­ga­mos has­ta de en­te­rrar­los. Co­mo es gen­te aban­do­na­da, cuan­do ellos fa­lle­cen nos en­car­ga­mos de to­dos los trá­mi­tes, los ve­la­mos acá en la pa­rro­quia, se rea­li­za una Eu­ca­ris­tía an­tes del en­tie­rro y el pa­dre Al­do es el que acom­pa­ña a en­te­rrar­los, a su úl­ti­ma morada. Los re­cor­da­mos en el día de los di­fun­tos, siem­pre”, ase­gu­ra Marisa. Po­dés acer­car tus apor­tes y do­na­cio­nes a la ofi­ci­na de la fun­da­ción, ubi­ca­da en Cap. Juan Ze­ba­llos 1886 ca­si Jo­sé Martí, en el ba­rrio Tem­be­tary de Asun­ción. Si que­rés en­te­rar­te de más de­ta­lles so­bre los ho­ga­res, in­gre­sá a la pá­gi­na web www.san­joa­quiny­san­taa­na.org.py o lla­má al te­lé­fono (021) 611-732.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.