ES­PA­CIOS DE SOL­TE­ROS

Prac­ti­ci­dad mi­ni­ma­lis­ta

High Class - - Entrevista -

Por lo ge­ne­ral, cuan­do uno es sol­te­ro, bus­ca un lu­gar pe­que­ño pa­ra vi­vir. Es­to no sig­ni­fi­ca –de nin­gu­na ma­ne­ra– que los am­bien­tes o la de­co­ra­ción sean abu­rri­dos o li­mi­ta­dos pa­ra to­das las ac­ti­vi­da­des que se quie­ren rea­li­zar. En es­ta no­ta, te mos­tra­mos có­mo apro­ve­char los me­tros cua­dra­dos en be­ne­fi­cio de la prac­ti­ci­dad sin per­der el buen gus­to. Uno de los re­cur­sos pa­ra los am­bien­tes pe­que­ños es ape­lar a la prac­ti­ci­dad. Es por ello, que los ar­qui­tec­tos y de­co­ra­do­res a la ho­ra de pen­sar en un es­pa­cio re­du­ci­do bus­can re­crear­lo de ma­ne­ra que na­da es­té li­bra­do al azar.

Por la li­mi­ta­ción del es­pa­cio, los pro­fe­sio­na­les op­tan por in­te­grar los am­bien­tes a mo­do de dar la sen­sa­ción de am­pli­tud des­de cual­quier pun­to de la ca­sa. Ge­ne­ral­men­te, los dú­plex o de­par­ta­men­tos son las es­truc­tu­ras en don­de más se ve es­te re­cur­so, que si el pro­fe­sio­nal sa­be cap­tar la per­so­na­li­dad de quien lo ha­bi­ta, pue­den re­sul­tar muy in­tere­san­tes.

Un ejem­plo de ello son es­tos dos es­pa­cios que te pre­sen­ta­mos en la no­ta: un de­par­ta­men­to de­co­ra­do y mo­di­fi­ca­do por las ar­qui­tec­tas Ele­na Cardozo y Ale­jan­dra Machuca; y otro rea­li­za­do por la ar­qui­tec­ta Chia­ra Ar­dis­so­ne. En el pri­me­ro, po­de­mos ver con exac­ti­tud có­mo se to­ma­ron re­cur­sos co­mo la pa­red mó­vil del te­le­vi­sor pa­ra que des­de to­dos los am­bien­tes pue­da dis­fru­tar­se. Sin em­bar­go, en la pro­pues­ta de Ar­dis­so­ne ve­mos có­mo se ape­ló a los co­lo­res cla­ros pa­ra dar la sen­sa­ción de am­pli­tud.

Lo im­por­tan­te a la ho­ra de de­co­rar un am­bien­te pe­que­ño es ele­gir con­cien­zu­da­men­te to­do el mo­bi­lia­rio que uti­li­za­re­mos, por­que tam­bién de­be ser acor­de a los es­pa­cios y, por su­pues­to, al uso que se le quie­re dar.

Los co­lo­res, los de­ta­lles co­mo cua­dros, lám­pa­ras y si­llas, se­rán cla­ve a la ho­ra de dar­le ese to­que per­so­nal a un es­pa­cio con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas. Lo más im­por­tan­te, co­mo siem­pre, es te­ner bien de­fi­ni­do el es­ti­lo que se quie­re re­crear, por­que en un lu­gar pe­que­ño es muy di­fí­cil rea­li­zar una mez­cla de va­rios si te­ne­mos pre­sen­te que un am­bien­te es­tá ín­te­gra­men­te li­ga­do al otro.

En es­te es­pa­cio re­du­ci­do se apun­tó a in­te­grar to­dos los am­bien­tes pa­ra dar ma­yor am­pli­tud y apro­ve­char me­jor los m2 dis­po­ni­bles. En la plan­ta li­bre se in­te­gra­ron el co­me­dor, el bar, el mi­ni ho­me thea­tre y el es­tar. ARQ. ELE­NA CARDOZO Y ARQ. ALE­JAN­DRA MACHUCA (CM AR­QUI­TEC­TU­RA) El mue­ble de te­vé es gi­ra­to­rio pa­ra que pue­da ser vis­to des­de el ho­me thea­tre, el es­tar, el bar o in­clu­so des­de la ga­le­ría mien­tras se co­ci­na el asa­do. ARQ. ELE­NA CARDOZO Y ARQ. ALE­JAN­DRA MACHUCA (CM AR­QUI­TEC­TU­RA)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.