GI­LAR­DI­NI

ELE­GAN­CIA MAS­CU­LI­NA AL OR­DEN DEL DÍA

High Class - - Hc/shopping -

Hum­ber­to Gi­lar­di­ni lle­gó a Pa­ra­guay ha­ce 20 años con su es­po­sa, Li­dia. Jun­tos co­men­za­ron a im­por­tar fi­nos tra­jes ita­lia­nos pa­ra gran­des tien­das lo­ca­les, pe­ro ha­ce ca­si 10 años die­ron un pa­so del que no se arre­pien­ten: inau­gu­ra­ron su tien­da pro­pia. Ac­tual­men­te, Gi­lar­di­ni pro­du­ce sus pro­pias lí­neas de ro­pa, que abar­can tan­to el la­do ca­sual co­mo el for­mal de la in­du­men­ta­ria mas­cu­li­na, mez­clan­do mano de obra pa­ra­gua­ya con ma­te­ria pri­ma ita­lia­na.

“Lle­ga­mos con mi se­ño­ra de Ita­lia, nos de­di­ca­mos a ven­der a las gran­des tien­das que ha­bía aquí, des­pués de 10 años abri­mos el ne­go­cio, el 9 de ju­lio cum­pli­rá su dé­ci­mo aniver­sa­rio”, re­la­ta Hum­ber­to Gi­lar­di­ni. “La mar­ca es Gi­lar­di­ni, pe­ro los mo­to­res de la em­pre­sa so­mos Li­dia y yo. Si bien es­to se ini­ció tam­bién con la ayu­da de nues­tras hi­jas, quie­nes aho­ra tie­nen sus pro­pias ac­ti­vi­da­des den­tro del ru­bro, en es­te mo­men­to es­ta­mos mi se­ño­ra y yo na­da más”.

Gi­lar­di­ni es, ac­tual­men­te, si­nó­ni­mo de ele­gan­cia mas­cu­li­na. Se es­pe­cia­li­zan en la ro­pa ce­re­mo­nial. Bau­tis­mos, gra­dua­cio­nes y, por su­pues­to, bo­das. “El no­vio va a en­con­trar to­do lo que quie­ra, tra­jes ita­lia­nos, y tam­bién tra­jes de nues­tra con­fec­ción con te­las ita­lia­nas”, co­men­ta Hum­ber­to.

“Nues­tro fuer­te es la ca­mi­se­ría. Im­por­ta­mos cor­tes ex­clu­si­vos de Ita­lia y no mu­chos me­tros, así lo­gra­mos te­ner una ca­mi­se­ría ex­clu­si­va”, co­men­ta. Hum­ber­to afir­ma que es ca­si im­po­si­ble ir a una reunión don­de dos hom­bres lle­ven exac­ta­men­te la mis­ma ca­mi­sa Gi­lar­di­ni, ya que no ha­cen más de 4 o 5 pie­zas por mo­de­lo. “Se tra­ta de te­ner cier­ta ex­clu­si­vi­dad”, pun­tua­li­za.

Pe­ro no to­do es tan for­mal en la tien­da de Gi­lar­di­ni. Tam­bién cuen­tan con jeans, re­me­ras y ca­mi­sas ca­sua­les di­se­ña­dos y con­fec­cio­na­dos en Pa­ra­guay, pe­ro, por su­pues­to, la ma­yo­ría de es­tos ma­te­ria­les vie­nen de las me­jo­res tien­das de gé­ne­ros de Ita­lia. Ha­ce no mu­cho tiem­po, la tien­da anexó una pe­que­ña y muy ar­te­sa­nal za­pa­te­ría. Los cal­za­dos se con­fec­cio­nan con cue­ros im­por­ta­dos de muy bue­na ca­li­dad que si­guen los mo­de­los de ten­den­cia. Tam­bién cuen­tan con ac­ce­so­rios mas­cu­li­nos co­mo cin­tos de di­se­ña­do­res ita­lia­nos.

Y ya que Hum­ber­to vino a Pa­ra­guay pa­ra tra­ba­jar con in­du­men­ta­ria, gus­ta de pa­sar bas­tan­te tiem­po en su tien­da. “Sue­lo es­tar en el lo­cal pa­ra ase­so­rar a los clien­tes. Si bien mi ac­ti­vi­dad ha­ce que es­té con­ti­nua­men­te en mo­vi­mien­to, hay una de­ter­mi­na­da ho­ra que estoy en la tien­da —por lo ge­ne­ral a la tar­de— y cuan­do al­guien me lla­ma, estoy sin fal­ta. Mu­chos clien­tes pre­fie­ren ser aten­di­dos por mí ex­clu­si­va­men­te, pa­ra lo cual con­cer­ta­mos una ci­ta”, co­men­ta.

En cuan­to a la mo­da lo­cal, Hum­ber­to res­ca­ta que es di­fí­cil en­con­trar ítems must mas­cu­li­nos, co­mo ga­ba­nes y so­bre­to­dos. “El cli­ma no lo per­mi­te, en­ton­ces no hay una cul­tu­ra de la con­fec­ción de so­bre­to­dos por­que si hi­cie­se

frío, la gen­te los usa­ría to­do el tiem­po. Pe­ro de to­das ma­ne­ras es bueno te­ner­lo por­que aun­que so­lo lo va­yas a usar cin­co o seis ve­ces en el año, cuan­do lo ne­ce­si­tes, lo tenés. Es co­mo un buen tra­je”, su­gie­re Hum­ber­to Gi­lar­di­ni.

La tien­da ofre­ce, ade­más de su pro­duc­ción pro­pia, tra­jes ori­gi­na­les y ex­clu­si­vos de Va­len­tino. Si de por ahí el tra­je de Va­len­tino que ele­gis­te no te que­dó per­fec­to, no hay de qué preo­cu­par­se, por­que la tien­da ofre­ce el ser­vi­cio de ha­cer los re­to­ques que sean ne­ce­sa­rios pa­ra lu­cir im­pe­ca­bles.

LA VES­TI­BI­LI­DAD Y LA MO­DA

“La ven­ta­ja es que den­tro de un mis­mo ta­lle, te­ne­mos dis­tin­tas ves­ti­bi­li­da­des”, cuen­ta Hum­ber­to. La ves­ti­bi­li­dad de una mar­ca im­pli­ca que es­ta cuen­te con ta­lles di­se­ña­dos en fun­ción a las dis­tin­tas es­truc­tu­ras cor­po­ra­les. “A una per­so­na que tie­ne los bra­zos lar­gos, pa­ra com­pen­sar el lar­gor, ge­ne­ral­men­te se le da dos ta­lles más gran­des pa­ra so­lu­cio­nar es­te in­con­ve­nien­te, pe­ro no le que­da bien en los hom­bros, y en­ton­ces hay que ajus­tar nue­va­men­te. Es­to pa­sa cuan­do tenés en pla­za so­lo una ves­ti­bi­li­dad”.

“Nues­tra ves­ti­bi­li­dad es que te­ne­mos el tra­je pa­ra la per­so­na del­ga­da y al­ta, tam­bién te­ne­mos el tra­je pa­ra la per­so­na ba­ja y ro­bus­ta, así co­mo tra­jes es­pe­cia­les pa­ra per­so­nas con mu­cho pe­so. Den­tro de un mis­mo ta­lle, te­ne­mos la ves­ti­bi­li­dad re­gu­lar, la cor­ta y la lar­ga”, men­cio­na Hum­ber­to.

Pa­ra Gi­lar­di­ni, uno de los as­pec­tos más im­por­tan­tes de sus pren­das es que se guían por las ten­den­cias eu­ro­peas: “Mu­chas ve­ces me en­cuen­tro en la di­fi­cul­tad de que la ten­den­cia que hoy trai­go sea acep­ta­da re­cién el año que vie­ne. Quien si­gue las ten­den­cias pue­de ve­nir tran­qui­la­men­te aquí, que en­con­tra­rá lo que es­tá bus­can­do”.

En cuan­to a la mo­da, rea­li­za una cla­ra di­fe­ren­cia con re­la­ción a las ten­den­cias. Ca­li­fi­ca a la pri­me­ra co­mo “his­té­ri­ca” por sus nu­me­ro­sas va­ria­cio­nes a lo lar­go del año, prin­ci­pal­men­te, en lo que se re­fie­re a co­lo­res; sin em­bar­go, las ten­den­cias tie­nen una du­ra­ción ma­yor y son me­nos al­te­ra­bles en un cor­to pe­rio­do de tiem­po.

Por ejem­plo, una ten­den­cia mas­cu­li­na de ha­ce cin­co años era el sa­co de tres bo­to­nes y los pan­ta­lo­nes con pin­zas, en cam­bio, des­de ha­ce un par de años es el sa­co de so­lo dos bo­to­nes y los pan­ta­lo­nes sin pin­za. Des­de lue­go, la tien­da ofre­ce ro­pa clá­si­ca, ade­más de van­guar­dis­ta. “Es muy di­fí­cil que ven­ga una per­so­na y no en­cuen­tre lo que es­té bus­can­do. Y si es­tá ne­ce­si­tan­do al­go muy fue­ra de lo que te­ne­mos, se con­fec­cio­na. Tam­bién es di­fí­cil que se en­cuen­tre aquí al­go que fue ten­den­cia ha­ce cin­co años”, di­ce Hum­ber­to.

El cau­dal crea­ti­vo de Hum­ber­to se ve enor­me­men­te fa­ci­li­ta­do por sus raí­ces y cons­tan­tes vi­si­tas a su país na­tal, Ita­lia. “Yo veo los gé­ne­ros an­tes de que sal­gan las tem­po­ra­das, en los mues­tra­rios. Es de­cir, sé lo que va a sa­lir. Pa­ra mí ya es na­tu­ral el cam­bio. Pa­ra la gen­te no lo es, se ne­ce­si­ta un pro­ce­so pa­ra que le en­tren por los ojos las co­sas, me­dian­te pu­bli­ci­dad o co­mo sea”, ex­pli­ca. Men­cio­na, ade­más, que en es­tos úl­ti­mos años la mo­da no ha cam­bia­do mu­cho, un vai­vén en­tre los 70 y los 80, pe­rio­dos de gran crea­ti­vi­dad en la his­to­ria.

Fi­nal­men­te, Hum­ber­to Gi­lar­di­ni ase­gu­ra que no gus­ta de la mo­da que se fi­ja en un color co­mo eje. “Ge­ne­ral­men­te, me mo­les­ta mu­cho ver a to­das las per­so­nas ves­ti­das del mis­mo color por­que de­ter­mi­na­ron que el color de mo­da es el ama­ri­llo o el ver­de y to­dos salen ves­ti­dos del mis­mo color. No­so­tros sí usa­mos un po­co de esos co­lo­res, pe­ro no en una for­ma his­té­ri­ca”, con­clu­ye.

Si que­rés co­no­cer la tien­da de Gi­lar­di­ni, se en­cuen­tra en Ce­ci­lio Da Sil­va 1054 ca­si Pa­pa Juan XXIII.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.