A la ho­ra de VES­TIR

8 ERRO­RES CO­MU­NES DE LOS HOM­BRES

High Class - - Hc/moda - por Yru­pé Bon­zi

Hay cen­te­na­res de pá­gi­nas de­di­ca­das a dar con­se­jos a las mu­je­res so­bre có­mo lle­var tal y cual pren­da, cuá­les son las ten­den­cias, qué ro­pas se re­co­mien­dan ar­chi­var o evi­tar co­mo la sar­na, qué lu­cir pa­ra ver­nos más atrac­ti­vas, et­cé­te­ra.

Sin em­bar­go, los hom­bres por lo vis­to no re­ci­ben to­da la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria, o mu­chos sim­ple­men­te la ig­no­ran, por­que los erro­res que va­rios de ellos co­me­ten son es­tre­pi­to­sos. En es­ta edi­ción he­mos de­ci­di­do ayu­dar­los pa­ra que a la ho­ra de ves­tir, ¡so­lo me­tan la pa­ta pa­ra po­ner­se los pan­ta­lo­nes!

LLE­VAR RO­PA DE VE­RANO TO­DO EL AÑO

Si bien en nues­tro país se go­za de ca­lor­ci­to la ma­yor par­te del año, la ro­pa de ve­rano no es idó­nea pa­ra lle­var­la el año en­te­ro. Po­nién­do­te unas me­dias con tus san­da­lias no las con­ver­tís en pren­das de abri­go, sim­ple­men­te, lo­grás ver­te co­mo un grin­go ri­dícu­lo. Cuan­do re­fres­ca no se pue­den echar una ber­mu­da con un bu­zo, ni tam­po­co po­ner­se el pan­ta­lón blan­co de hi­lo con un sué­ter de la­na. ¡No, no y NO! Cuan­do se pro­du­cen cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra, es ele­men­tal que tam­bién cam­bien de ves­tua­rio. Em­pie­cen a in­cor­po­rar pren­das de abri­go con el fres­que­te, por­que no hay na­da más pa­té­ti­co que te con­fun­dan con un va­ga­bun­do por an­dar ti­ri­tan­do por to­das las es­qui­nas, sim­ple­men­te por no ha­ber su­pe­ra­do la re­bel­día ado­les­cen­te de ir con­tra las es­ta­cio­nes.

LLE­VAR RO­PA DE LA ME­DI­DA EQUI­VO­CA­DA

Así co­mo mu­chos hom­bres de­ci­den ig­no­rar adre­de los cam­bios cli­má­ti­cos, otros tan­tos es­tán em­pe­der­ni­dos en crear su pro­pia es­ca­la de me­di­das. Así co­mo un za­pa­to de un cal­ce más chi­co aprie­ta y uno más gran­de sale del pie, lo mis­mo ocu­rre con los pan­ta­lo­nes, con los sa­cos y con to­das las pren­das. Por lo que es fun­da­men­tal que se com­pren la ta­lla ade­cua­da. Por al­gún ex­tra­ño mo­ti­vo, los hom­bres pa­re­cen ser muy po­co quis­qui­llo­sos a la ho­ra de pres­tar aten­ción a có­mo les que­da una ro­pa. La com­pran sim­ple­men­te por­que les gus­tó, in­clu­so si es de un ta­ma­ño más gran­de, sin im­por­tar­les que no les fa­vo­rez­ca pa­ra na­da.

AN­DAR ARRU­GA­DOS POR LA VIDA

Mu­chos hom­bres pa­re­cie­ra que les tie­nen aler­gia a la plan­cha por la ma­ne­ra que lu­cen sus ro­pas, to­das arru­ga­das. Al­gu­nos las usan sa­ca­das di­rec­ta­men­te del tendedero o del secarropa. La pren­da de­be ir siem­pre bien plan­cha­da, ya que las arru­gas pue­den ha­cer que el look más can­che­ro se vea des­pro­li­jo. ¡No pe­quen por flo­jos, chi­cos!

MAN­CHA­DO PE­RO LIM­PIO

“Sí, la man­cha no sale lue­go, pe­ro no im­por­ta, lo que im­por­ta es que la ro­pa es­tá lim­pia.” ¡Men­ti­ra! Más va­le que im­por­ta, y mu­cho. La gen­te que les ve in­me­dia­ta­men­te va a aso­ciar la man­cha con mu­gre, por más de que su ro­pa es­té re­cién la­va­da, van a pa­re­cer unos puer­cos. Si la man­cha no sale, do­nen la pren­da en cues­tión o dé­jen­la pa­ra en­tre­ca­sa.

IN­HA­BI­LI­DAD PA­RA DIS­TIN­GUIR NO­CHE Y DÍA

Si bien la ma­yo­ría de la in­du­men­ta­ria mas­cu­li­na pue­de ser lle­va­da in­dis­tin­ta­men­te de no­che co­mo de día, hay al­gu­nas pren­das que no pa­san es­ta prue­ba. Los gé­ne­ros bri­llo­sos de día de­ben evi­tar­se a to­da cos­ta. Si el ca­sa­mien­to es al me­dio­día, no pue­den apa­re­cer con un es­mo­quin ne­gro, o con el tra­je bri­llo­so que usa­ron pa­ra la bo­da an­te­rior (que fue de no­che… ¡he­llo!).

DAL­TO­NIS­MO DE IN­DU­MEN­TA­RIA

Al­gu­nos chi­cos no za­fan ni de acer­tar la an­ti­gua re­gla de que “el ne­gro y el ma­rrón no se mez­clan”. Ya sea pa­ra com­bi­nar sus ac­ce­so­rios

MU­CHOS HOM­BRES PA­RE­CIE­RA QUE LES TIE­NEN ALER­GIA A LA PLAN­CHA POR LA MA­NE­RA QUE LU­CEN SUS RO­PAS, TO­DAS ARRU­GA­DAS

en­tre sí co­mo tam­bién a la ho­ra de com­bi­nar­los con el color de sus tra­jes, la ma­yo­ría me­te la pa­ta. Es muy fá­cil chi­cos: za­pa­tos ma­rro­nes, cin­to ma­rrón; za­pa­tos ne­gros, cin­to ne­gro. ¿Cues­ta tan­to? ¡Qué se­ría de los hom­bres, si co­mo no­so­tras tu­vie­ran que com­bi­nar za­pa­tos tur­que­sa o ama­ri­llos a su atuen­do!

LO­GO­MA­NÍA

Un hom­bre ves­ti­do con un tra­je a me­di­da, con la ca­mi­sa bien plan­cha­da y unos za­pa­tos bien lus­tra­dos es sin lu­gar a du­das un re­ga­lo a los ojos. Pe­ro uno que pa­re­ce un car­tel pu­bli­ci­ta­rio con pa­tas de­ja mu­cho que desear. Chi­cos ten­gan cui­da­do a la ho­ra de ele­gir sus pren­das ca­sua­les y no abu­sen de los lo­gos. Op­ten por pren­das con mo­no­gra­mas dis­cre­tos y evi­ten a to­da cos­ta aque­llas que tie­nen lo­gos gi­gan­tes­cos, en ma­te­ria­les bri­llan­tes o en le­tras enor­mes. Por más de mar­ca que sea, de­ja de ser chic.

CREER­SE IN­DI­FE­REN­TES A LA MO­DA

Al­gu­nos hom­bres son tan pre­ten­cio­sos de creer que co­mo a ellos la mo­da no les im­por­ta, pue­den dar­se el lu­jo de usar lo mis­mo que usa­ban 10 años atrás sin ver­se ri­dícu­los. Si tu náu­ti­co ya an­da so­lo por­que no te lo sa­cás de en­ci­ma des­de me­dia­dos de los no­ven­ta, ¡ya es ho­ra de que ag­gior­nes tus cal­za­dos!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.