Zo­nas eró­ge­nas mas­cu­li­nas

PUN­TOS PA­RA EN­CEN­DER LA PA­SIÓN

High Class - - Helen Dice -

Por lo ge­ne­ral los hom­bres y las mu­je­res es­tán con­ven­ci­dos de que las zo­nas eró­ge­nas mas­cu­li­nas em­pie­zan y ter­mi­nan al­re­de­dor de la zo­na de sus pe­nes, pe­ro hay mu­chas otras zo­nas que va­len la pe­na ex­plo­rar pa­ra agre­gar un po­co de pi­mien­ta a sus vi­das se­xua­les. Co­no­cer es­tas zo­nas ha­rá la di­fe­ren­cia en­tre te­ner una vida se­xual me­dio­cre y una lle­na de fuego y pa­sión.

Las zo­nas eró­ge­nas mas­cu­li­nas más co­no­ci­das son el pe­ne, el ano, el es­cro­to y el pe­ri­neo, pe­ro ex­ci­tar a un hom­bre va más allá de ju­gue­tear sim­ple­men­te con es­tas par­tes. Hay mu­chos lu­ga­res es­con­di­dos que son fuen­tes se­cre­tas de éx­ta­sis a des­cu­brir. Si bien mu­chos de ellos no son pre­ci­sa­men­te zo­nas se­xua­les ni mu­cho me­nos ín­ti­mas, pue­den ser muy pla­cen­te­ras pa­ra ellos.

1 EL CUE­RO CA­BE­LLU­DO

Los hom­bres son co­mo lin­dos ga­ti­tos que aman que se los aca­ri­cie y mi­me. Uno de los lu­ga­res pre­fe­ri­dos por ellos es su ca­be­za. Re­cuer­den que es­ta es­tá re­ple­ta de ter­mi­na­cio­nes ner­vio­sas. Con las ye­mas de sus de­dos ma­sa­jéen­le el cue­ro ca­be­llu­do, al­ter­nan­do ca­ri­cias con las uñas. No se ol­vi­den de sus ore­jas y de su cue­llo, que tam­bién son pun­tos muy sen­si­bles. Ten­gan en cuen­ta que los ma­sa­jes en la ca­be­za ade­más de ser muy pla­cen­te­ros tam­bién son muy re­la­jan­tes. Un ma­sa­ji­to ca­pi­lar ha­rá que su pa­re­ja se des­co­nec­te por com­ple­to de to­das las preo­cu­pa­cio­nes y pue­da sen­tir­se re­no­va­do pa­ra em­bar­car­se a un en­cuen­tro se­xual ín­ti­ma­men­te apa­sio­na­do.

2 ORE­JAS

Las ore­jas son es­pe­cial­men­te sen­si­bles. Tó­men­se su tiem­po en aca­ri­ciar­las, fro­tar­las con mo­vi­mien­tos len­tos y fir­mes, apre­tan­do sua­ve­men­te los ló­bu­los. Tam­bién pue­den be­sar­le y la­mer­le las ore­jas y, por su­pues­to, apro­ve­char pa­ra su­su­rrar­le lo mu­cho que lo desean ya que las pa­la­bras tam­bién son muy úti­les pa­ra des­per­tar pa­sio­nes. Re­cuer­den que no to­dos los hom­bres son igua­les, tam­bién hay mu­chos a los que no les gus­ta pa­ra na­da que se les be­se las ore­jas, por lo que es re­co­men­da­ble que se orien­ten por lo que sus pa­re­jas les in­di­quen al res­pec­to.

3 CUE­LLO

Una for­ma de en­cen­der la pa­sión de ma­ne­ra in­me­dia­ta es dán­do­le un be­so sua­ve, pe­ro de in­ten­cio­nes cla­ras, en el cue­llo del hom­bre. Es co­mo apre­tar el bo­tón del ON a la pa­sión. Muér­dan­le bien li­ge­ra­men­te, lá­man­le y lle­nen su cue­llo de pe­que­ños be­sos. Ase­gú­ren­se de no pro­pa­sar­se con los be­su­queos pa­ra no de­jar chu­po­nes que re­sul­ta­rán su­per­di­fí­ci­les de ocul­tar.

4 PIES

Los pies tam­bién con­tie­nen cen­te­na­res de ter­mi­na­cio­nes ner­vio­sas y, ¿quién pue­de re­sis­tir­se a un buen ma­sa­je de pies? De acuer­do a la an­ti­gua prác­ti­ca de la re­fle­xo­lo­gía, en los ta­lo­nes se en­cuen­tra el pun­to de pre­sión pa­ra des­per­tar la pa­sión se­xual.

5 EL BA­JO VIEN­TRE

De­ba­jo del om­bli­go tam­bién es una re­gión muy sen­si­ble pa­ra los hom­bres. En ese si­tio se con­cen­tra mu­cho el flu­jo san­guí­neo de la zo­na de la pel­vis y tam­bién se acu­mu­la mu­cha tensión se­xual, es un área muy bue­na pa­ra es­ti­mu­lar. Pa­san­do de la zo­na ge­ni­tal a otras áreas y lue­go, nue­va­men­te, allí po­drán crear mu­cha tensión se­xual que a la lar­ga ha­rá que su or­gas­mo sea más ex­plo­si­vo.

6 IN­TE­RIOR DE LOS MUS­LOS

Es­ta zo­na es ex­tre­ma­da­men­te sen­si­ble al tac­to. Al to­car­la de­li­ca­da­men­te pue­den en­cen­der la pa­sión muy rá­pi­da­men­te. ¿Có­mo? Pues mue­van sus de­dos des­pa­ci­to ha­cia arri­ba y de­ba­jo de sus mus­los in­ter­nos. Lue­go tién­ten­lo lle­gan­do has­ta el bor­de de su pel­vis acer­cán­do­se pe­li­gro­sa­men­te pa­ra lue­go re­tro­ce­der. Es­to ha­rá que ele­ve la tensión se­xual y ¡tam­bién ha­rá au­men­tar el de­seo de que lle­guen a su zo­na de ries­go!

7 BO­CA

Mu­chas ve­ces sub­es­ti­ma­mos a la bo­ca co­mo zo­na eró­ge­na, pe­ro los la­bios y la len­gua pue­den es­ti­mu­lar­se con be­sos bien pro­fun­dos y apa­sio­na­dos de mo­dos que no pue­den ima­gi­nar­se. Bé­sen­le a su pa­re­ja de ma­ne­ra sor­pre­si­va y has­ta un po­co agre­si­va pa­ra de­jar­le bien en cla­ro que es­tán ham­brien­tas de de­seo.

8 PE­CHO

La zo­na del pe­cho es muy sen­si­ble e ideal pa­ra ser be­sa­da, la­mi­da y ma­sa­jea­da. No se ol­vi­den de los pe­zo­nes, que pue­den lle­gar a ser tan sen­si­bles co­mo los de una mu­jer. Pe­ro ten­gan en cuen­ta que co­mo les di­je an­te­rior­men­te, no to­dos los hom­bres tie­nen a es­ta zo­na co­mozo­na eró­ge­na, a al­gu­nos les es ab­so­lu­ta­men­te in­di­fe­ren­te, mien­tras que a otros les re­sul­ta has­ta des­agra­da­ble. Pe­ro no lo sa­brán has­ta que lo prue­ben con sus pa­re­jas.

9 DE­DOS

Mu­chos hom­bres ase­gu­ran que cuan­do una mu­jer les chu­pa los de­dos sien­ten co­mo si les es­tu­vie­ran chu­pan­do una zo­na mu­cho más ín­ti­ma, pe­ro es­ta es otra de esas zo­nas don­de no to­dos sien­ten el mis­mo pla­cer. Pe­ro no ten­drán otra for­ma de ave­ri­guar­lo más que pro­ban­do a ver que reac­ción ob­tie­nen de sus pa­re­jas.

10 ES­PAL­DA

¿Quién no dis­fru­ta de un ma­sa­je en es­ta zo­na del cuer­po? Re­ga­len un ma­sa­je des­de la nu­ca has­ta el co­xis, y de­jen que sus de­dos y ma­nos re­co­rran li­bre­men­te to­da su es­pal­da. Un ma­sa­je es ade­más un pla­cen­te­ro in­tro­duc­tor a un en­cuen­tro ín­ti­mo y agra­da­ble, pues ayu­da a li­be­rar las hormonas do­pa­mi­na y se­ro­to­ni­na que son re­la­jan­tes.

11 PE­NE

Es­ta es la zo­na eró­ge­na mas­cu­li­na más ob­via, jus­ta­men­te por es­to no hay que pa­sar­la por al­to. Es­ta par­te ne­ce­si­ta ser tra­ta­da con sua­vi­dad has­ta que el pe­ne se en­du­rez­ca, una ex­ce­len­te se­ñal de ex­ci­ta­ción. Lá­man­lo, tó­quen­lo y bé­sen­lo pa­ra vol­ver­lo to­tal­men­te loco de pa­sión.

12 ES­CRO­TO

El es­cro­to es la piel que cu­bre los tes­tícu­los. Es­ta zo­na es muy sen­si­ble, y se pres­ta de ma­ra­vi­lla a los jue­gos sen­sua­les. La­man, aca­ri­cien y anímen­se a ju­gar con sus tes­tícu­los pa­ra vol­ver­lo fue­ra de sí, pe­ro siem­pre con mu­cha de­li­ca­de­za.

13 PE­RI­NEO

Es­ta zo­na se en­cuen­tra en­tre el ano y el es­cro­to. Tó­men­se su tiem­po pa­ra aca­ri­ciar y ma­sa­jear es­ta zo­na em­pe­zan­do de ma­ne­ra sua­ve y vol­vien­do las ca­ri­cias pro­gre­si­va­men­te más apa­sio­na­das. Ve­rán có­mo pue­den vol­ver a su pa­re­ja en un ser sal­va­je­men­te apa­sio­na­do. Si aca­ri­cian es­ta zo­na y la pre­sio­nan con los de­dos jus­to an­tes del or­gas­mo, lo ha­rán dis­fru­tar de su or­gas­mo aún más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.