“A LAS MU­JE­RES PA­RA­GUA­YAS A AG A AS LES GUS­TA QUE LES PRO­PON­GAS CO­SAS NUE­VAS, QUE ES­TÉS RE­NO­VAN­DO CONS­TAN­TE­MEN­TE Y QUE LE PON­GAS TO­DO EL EQUI­PO. YO ESTOY ACOS­TUM­BRA­DO A TRA­BA­JAR DE ESA MA­NE­RA. A LA PA­RA­GUA­YA LE EN­CAN­TA ARRE­GLAR­SE”

High Class - - Helen Dice -

El di­se­ña­dor afir­ma que arries­gar­se tam­bién es im­por­tan­te: “Es in­tere­san­te pro­po­ner co­sas que nun­ca han usa­do. A las mu­je­res pa­ra­gua­yas les gus­ta que les pro­pon­gas co­sas nue­vas, que es­tés re­no­van­do cons­tan­te­men­te y que le pon­gas to­do el equi­po. Yo estoy acos­tum­bra­do a tra­ba­jar de esa ma­ne­ra. A la pa­ra­gua­ya le en­can­ta arre­glar­se”, ase­gu­ra.

Y pa­ra re­no­var pe­rió­di­ca­men­te el stock de las tien­das, lan­za “co­lec­cio­nes flash”. “Ca­da quin­ce días, salen unas diez o quin­ce pren­das nue­vas. To­do el tiem­po tra­to de que en la tien­da ha­ya co­sas nue­vas. Es una for­ma de man­te­ner vi­va la co­lec­ción, pa­ra no re­pe­tir las pren­das y la gen­te que va a com­prar de pron­to vea to­do di­fe­ren­te”, co­men­ta Car­lo. Es que pa­ra él es así, su vida dia­ria com­pren­de mu­cha crea­ti­vi­dad.

Uno de los as­pec­tos ru­ti­na­rios que más le ins­pi­ran es el he­cho de rea­li­zar nu­me­ro­sos via­jes men­sua­les a dis­tin­tas par­tes del mun­do. La nue­va co­lec­ción se va ar­man­do cuan­do via­ja, prin­ci­pal­men­te cuan­do pi­sa sue­lo eu­ro­peo. Di Do­mé­ni­co cuen­ta que se en­cuen­tra crean­do to­do el tiem­po y que es im­po­si­ble ar­mar to­da una co­lec­ción en un día; lue­go de ha­ber re­co­rri­do e idea­do el con­cep­to, se to­ma cua­tro días más o me­nos, en un lu­gar tran­qui­lo, pa­ra ar­mar la nue­va co­lec­ción. Prin­ci­pal­men­te, su ins­pi­ra­ción re­si­de en los gé­ne­ros de los que se enamo­ra en ca­da via­je.

Al mo­men­to de ha­blar de una ten­den­cia, Car­lo Di Do­mé­ni­co tra­ta de mar­car su pro­pia ten­den­cia en Su­da­mé­ri­ca. “A pe­sar de que mi­ro ten­den­cias en Eu­ro­pa, siem­pre ha­go lo que más me gus­ta y sé que mi clien­ta va a acep­tar. Yo ha­go la ro­pa pa­ra mis clien­tas. Pa­ra mí, el show de pa­sa­re­la es una pren­da ter­mi­na­da que que­de bien, ultrafemenina, pe­ro no me gus­ta el show de lo que no te pue­das po­ner. To­da la vida mis co­lec­cio­nes se ca­rac­te­ri­za­ron por ser muy, pe­ro muy po­ni­bles”, co­men­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.