GUILLERMO FRID­MAN

EL MA­QUI­LLA­JE, UNA EX­PRE­SIÓN DE LA PER­SO­NA­LI­DAD

High Class - - Helen Dice - Por Pa­tri­cia Lu­ján Aré­va­los

De ar­qui­tec­to a pro­duc­tor, de pro­duc­tor a ma­qui­lla­dor, de ma­qui­lla­dor a fo­tó­gra­fo y de fo­tó­gra­fo a ar­qui­tec­to de nue­vo. Guillermo Frid­man se mue­ve en­tre las múl­ti­ples di­men­sio­nes de su vo­ca­ción ar­tís­ti­ca con to­tal na­tu­ra­li­dad. A más de quin­ce años de ha­ber­se ini­cia­do en el ma­qui­lla­je en tie­rra gua­ra­ní, Frid­man es hoy un ma­qui­lla­dor y fo­tó­gra­fo con­sa­gra­do en la re­gión y si­gue vi­si­tan­do pe­rió­di­ca­men­te Pa­ra­guay pa­ra traer lo me­jor al país. “La pri­me­ra vez que vi­ne a vi­vir acá fue en el 95. Vi­ne a tra­ba­jar co­mo mo­de­lo, en pro­duc­ción y es­ce­no­gra­fía. Ahí des­cu­brí el ma­qui­lla­je”, ini­cia su re­la­to el ma­qui­lla­dor pro­fe­sio­nal Guillermo Frid­man. For­mo­se­ño de na­ci­mien­to, pa­ra­gua­yo de pro­fe­sión, Frid­man de­cla­ra su ad­mi­ra­ción por las mu­je­res pa­ra­gua­yas y la pa­sión de es­tas por el ma­qui­lla­je. Su pri­mer tra­ba­jo co­mo ma­qui­lla­dor fue du­ran­te la gra­ba­ción de un co­mer­cial en los años 90. “Un día que fal­tó la ma­qui­lla­do­ra me pi­die­ron que la cu­bra. Ma­qui­llé a la mo­de­lo y me en­can­tó. Vol­ví a la Ar­gen­ti­na, se­guí es­tu­dian­do ar­qui­tec­tu­ra, se­guí es­tu­dian­do por mi cuen­ta y des­pués vol­ví a Asun­ción nue­va­men­te pa­ra arran­car co­mo ma­qui­lla­dor de L’Oréal”, cuen­ta Guillermo.

L’Oréal tam­bién tra­jo a Frid­man de nue­vo a Pa­ra­guay, ya que a tra­vés de una ven­de­do­ra

de la mar­ca co­no­ció a la fa­mi­lia de la ca­de­na de sa­lo­nes de be­lle­za Ma­rie Carol. “Ellos fue­ron los que me die­ron la opor­tu­ni­dad de po­der desa­rro­llar­me co­mo ma­qui­lla­dor acá en Pa­ra­guay”, de­cla­ra Frid­man.

Guillermo de­di­có un mo­men­to de su vida a vol­ver a Ar­gen­ti­na pa­ra re­ci­bir­se de ar­qui­tec­to y ta­char la ca­rre­ra de su lis­ta de pen­dien­tes. “Es­te año voy a re­to­mar nue­va­men­te la ar­qui­tec­tu­ra, pe­ro siem­pre mez­clé mo­da, ar­qui­tec­tu­ra y ma­qui­lla­je en mi tra­ba­jo. Yo es­tu­ve bas­tan­te tiem­po co­mo ar­qui­tec­to oficial de la Pro­vin­cia de For­mo­sa pa­ra ex­po­si­cio­nes y stands. Mu­cho tiem­po vi­ne a ha­cer el stand de For­mo­sa en la EX­PO Ru­ral”, co­men­ta. “Ha­ce cua­tro años abrí mi pro­pio es­tu­dio de fo­to­gra­fía en Bue­nos Ai­res. Me ani­mé por­que siem­pre cuan­do ha­bía que ha­cer las fo­tos de mi grá­fi­ca trabajaba con bue­nos fo­tó­gra­fos, pe­ro na­die en­ten­día qué es lo que yo que­ría. A ve­ces, no te in­ter­pre­tan qué es lo que que­rés mos­trar. Un día me com­pré la cá­ma­ra pa­ra ver qué pa­sa­ba y a los ocho me­ses ya es­ta­ba ha­cien­do la cam­pa­ña de Ca­pi­la­tis”, cuen­ta Frid­man. Ac­tual­men­te, él ma­qui­lla y rea­li­za la fo­to­gra­fía de sus pro­pias cam­pa­ñas.

Pe­ro Guillermo so­lo fo­to­gra­fía su pro­pio tra­ba­jo. “Yo ma­qui­llo y fo­to­gra­fío, si ma­qui­lla otro, no lo ha­go. Pa­ra mí, es la ma­ne­ra de po­der plas­mar mi ma­qui­lla­je, mi tra­ba­jo. Si veo que pue­do ha­cer el pei­na­do, lo ha­go tam­bién. Hay mu­cha gen­te que cri­ti­ca eso, me di­cen que yo quie­ro ha­cer­lo to­do, pe­ro no se tra­ta de eso, si yo ten­go la po­si­bi­li­dad de po­der plas­mar mi cua­dro, lo ha­go. Es mi ma­ne­ra de re­crear mi ar­te”, pun­tua­li­za.

Ac­tual­men­te, Guillermo Frid­man es ma­qui­lla­dor ex­clu­si­vo de Shi­sei­do pa­ra la Ar­gen­ti­na. “Es una mar­ca ja­po­ne­sa muy fa­mo­sa. Es­tu­ve en Tok­yo por tres se­ma­nas ha­cien­do una ca­pa­ci­ta­ción con ellos. Me re­ci­bí de Shi­sei­do Ma­keup Ins­truc­tor, au­to­ri­za­do pa­ra ca­pa­ci­tar a cual­quier per­so­na que tra­ba­je pa­ra la em­pre­sa den­tro de la lí­nea”, cuen­ta.

UN VIS­TA­ZO AL AL­MA

“Pue­de so­nar un po­co me­lo­so, pe­ro, pa­ra mí, el ma­qui­lla­je ayu­da a po­der po­ner en des­cu­bier­to el al­ma de la per­so­na. Ma­qui­llar es la ma­ne­ra en que pue­do sa­car la ver­da­de­ra per­so­na­li­dad de una mu­jer”, con­fie­sa Frid­man.

Al mo­men­to de to­mar sus pin­ce­les pa­ra ma­qui­llar, a Guillermo le gus­ta con­sul­tar mu­cho con la mu­jer que tie­ne an­te él. La

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.