Ob­je­tos del pa­sa­do, am­bien­tes con­tem­po­rá­neos

High Class - - Entrevista -

Si­llas an­ti­guas de ro­ble, enor­mes es­pe­jos con mar­co de bron­ce, ele­gan­tes ara­ñas o me­sas in­gle­sas, son al­gu­nas de las an­ti­güe­da­des que Mi­guel Mar­sol tie­ne pa­ra ofre­cer a sus clien­tes. En­tre El Vie­jo An­dén y Mi­guel Mar­sol An­ti­ques ofre­ce an­ti­güe­da­des con­se­gui­das tan­to en Pa­ra­guay co­mo en Ar­gen­ti­na y Eu­ro­pa. En es­ta no­ta, nos cuen­ta có­mo em­pe­zó a in­cur­sio­nar en es­ta ra­ma y nos ha­bla un po­co del mer­ca­do lo­cal. Por Pa­tri­cia Lu­ján Aré­va­los Mi­guel Mar­sol lle­gó a Pa­ra­guay ha­ce 35 años pa­ra ins­ta­lar­se en Asun­ción co­mo pro­duc­tor de te­le­vi­sión, aun­que más ade­lan­te abrió un res­tau­ran­te y lue­go si­guió via­jan­do. Ar­gen­tino de na­ci­mien­to, pa­ra­gua­yo ra­di­ca­do, em­pe­zó a tra­ba­jar con an­ti­güe­da­des al ma­ne­jar co­lec­cio­nes de ar­queo­lo­gía y ar­te sa­cro ha­ce ya más de 11 años.

Más co­mer­cian­te que co­lec­cio­nis­ta, Mi­guel afir­ma que ha­ce 20 años no exis­tía es­ta ve­ta co­mer­cial en Pa­ra­guay: “Yo me

“Co­lec­ciono cier­to ti­po de co­sas que me gus­tan a mí per­so­nal­men­te, pe­ro más que na­da soy co­mer­cian­te. Los co­lec­cio­nis­tas son per­so­nas a las que les gus­tan las an­ti­güe­da­des. Em­pe­cé con es­te ru­bro por­que vi que ha­bía po­co, tra­té de con­se­guir ex­clu­si­vi­da­des”

de­fi­ni­ría co­mo co­mer­cian­te, no co­mo co­lec­cio­nis­ta. Co­lec­ciono cier­to ti­po de co­sas que me gus­tan a mí per­so­nal­men­te, pe­ro más que na­da soy co­mer­cian­te. Los co­lec­cio­nis­tas son per­so­nas a las que les gus­tan las an­ti­güe­da­des. Em­pe­cé con es­te ru­bro por­que vi que ha­bía po­co, tra­té de con­se­guir ex­clu­si­vi­da­des, co­sas que no hay acá”.

Su in­te­rés por el co­mer­cio de an­ti­güe­da­des vie­ne de los años que es­tu­vo en Pa­ra­guay y se de­di­có a la ven­ta de ob­je­tos co­mo re­ga­los y platería, que traía pa­ra im­por­tan­tes ca­sas co­mer­cia­les de Asun­ción en una épo­ca en que la va­rie­dad era más bien es­ca­sa. “En­ton­ces vi que ha­bía una ve­ta pa­ra es­te ru­bro. Em­pe­cé a traer un po­co de mue­bles y aho­ra ten­go dos em­pre­sas. Una de ellas es El Vie­jo An­dén y la otra es Mi­guel Mar­sol An­ti­ques, que es­tá ha­ce un año y me­dio”, cuen­ta.

En Mi­guel Mar­sol An­ti­ques se en­cuen­tra to­da la on­da ex­clu­si­va fran­ce­sa, in­gle­sa, los gran­des es­pe­jos y las im­por­tan­tes ara­ñas. En El Vie­jo An­dén se pue­de ad­qui­rir an­ti­güe­da­des de es­ti­lo más rús­ti­co. “En El Vie­jo An­dén tam­bién ten­go ob­je­tos por­que acá no hay lu­gar, las an­ti­güe­da­des ocu­pan mu­chí­si­mo es­pa­cio, en­ton­ces no po­dés te­ner de­ma­sia­do. Pe­ro la par­te más chic es­tá en Mi­guel Mar­sol. Lo que pa­sa es que aquí se lu­ce más que en el otro lo­cal que es un gal­pón. En El Vie­jo An­dén ten­go mue­bles rús­ti­cos, co­sas pa­ra es­tan­cias”, co­men­ta, y agre­ga que “el gru­po de gen­te que vie­ne a com­prar a Mi­guel Mar­sol An­ti­ques es un gru­po de gen­te muy ex­clu­si­va”.

En el lo­cal po­de­mos en­con­trar

una ex­po­si­ción de si­llas de di­ver­sos es­ti­los de ma­de­ras

no­bles. Ade­más, hay un mues­tra­rio de me­sas de no­che de es­ti­lo fran­cés, vin­ta­ge, co­lo­nial e

in­glés, pa­ra to­dos los gus­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.