UNA MANO CON LA DE­CO

High Class - - Entrevista -

“Aho­ra se usa mu­cho la fu­sión de lo mo­derno con lo an­ti­guo. En es­te mo­men­to en una ca­sa se ar­man am­bien­tes su­per­mo­der­nos y se po­nen dos o tres de­ta­lles an­ti­guos, una bue­na ara­ña o un jue­go de si­llo­nes fran­ce­ses o una có­mo­da fran­ce­sa o un es­pe­jo do­ra­do”, men­cio­na Mar­sol. Es­tos de­ta­lles pa­ra la de­co­ra­ción son de los más so­li­ci­ta­dos por los clien­tes lo­ca­les.

En­tre los mue­bles pre­di­lec­tos por los clien­tes de Mi­guel se en­cuen­tran los fran­ce­ses, las am­plias có­mo­das, los mue­bles ba­jos de apoyo con des­ta­ques en már­mol y las me­si­tas la­te­ra­les pa­ra lám­pa­ras. Pa­ra las re­si­den­cias más ele­gan­tes, los es­pe­jos son muy re­que­ri­dos y las ara­ñas pa­ra en­ga­la­nar los te­chos ca­pi­ta­li­nos no han pa­sa­do de mo­da ja­más.

“Ac­tual­men­te, hay una ten­den­cia muy gran­de. La gen­te es­tá de­jan­do las ca­sas y se es­tá mu­dan­do a los de­par­ta­men­tos, a los pi­sos. En­ton­ces vie­nen a bus­car pe­tit mue­bles, co­sas chi­qui­tas”, ase­gu­ra. En­tre los mue­bles pe­tit se des­ta­can las ya men­cio­na­das me­si­tas la­te­ra­les, que tam­bién, aten­dien­do su ta­ma­ño y for­ma, pue­den usar­se co­mo me­si­ta de ca­fé o, sim­ple­men­te, pa­ra apo­yar el te­lé­fono en ella.

Usual­men­te, Mi­guel Mar­sol se in­vo­lu­cra en la de­co­ra­ción de am­bien­tes de sus clien­tes. “Me in­vo­lu­cro, no soy de­co­ra­dor, no me pue­do lla­mar de­co­ra­dor, pe­ro sé que ten­go muy buen gus­to. En­ton­ces, cuan­do a al­gún clien­te lo veo in­de­ci­so o me pi­de ir a su do­mi­ci­lio, voy sin nin­gún pro­ble­ma pa­ra ver los es­pa­cios y no les co­bro na­da, sino to­do lo con­tra­rio, a mí me in­tere­sa ven­der los mue­bles”, afir­ma.

Ade­más, Mi­guel tra­ba­ja con mu­chos de­co­ra­do­res y ar­qui­tec­tos, ya que tam­bién se de­di­ca a con­se­guir puer­tas an­ti­guas. “Vie­nen de Bue­nos Ai­res por­que acá las puer­tas an­ti-

“Ac­tual­men­te, hay una ten­den­cia muy gran­de. La gen­te es­tá de­jan­do las ca­sas y se es­tá mu­dan­do a los de­par­ta­men­tos, a los pi­sos. En­ton­ces vie­nen a bus­car pe­tit mue­bles, co­sas chi­qui­tas”

guas son pa­tri­mo­nio na­cio­nal, en­ton­ces no se pue­den qui­tar. Ten­go que traer­las de Bue­nos Ai­res y adap­tar­las al lu­gar don­de van a ir. Pe­ro a eso se de­di­can más los ar­qui­tec­tos”, cuen­ta. El ase­so­ra­mien­to de Mi­guel es bas­tan­te con­cien­zu­do e in­te­gral.

Por si fue­ra po­co, nos cuen­ta que tan­to El Vie­jo An­dén co­mo Mi­guel Mar­sol An­ti­ques cuen­tan con res­tau­ra­do­res de mue­bles an­ti­guos: “Ha­ce­mos res­tau­ra­cio­nes com­ple­tas de to­do. O sea, gen­te que tie­ne mue­bles a los que hay que ha­cer­les al­gún lus­tre o se rom­pió una pa­ta o al­go, le so­lu­cio­na­mos el pro­ble­ma. E in­clu­si­ve las ara­ñas, ha­ce­mos to­da la re­fac­ción com­ple­ta, el pu­li­do, el cam­bio de ca­bles, el cam­bio de cai­re­les”.

Dres­soi­ré an­ti­guo fran­cés do­ra­do a la ho­ja y ta­lla­do do­ra­do a la ho­ja, con es­pe­jos bi­se­la­dos y már­mol ro­sa. Par de si­llas do­ra­das fran­ce­sas ta­pi­za­das en pa­na.

En la ima­gen se ve un to­ca­dor con es­pe­jo tríp­ti­co bi­se­la­do de ro­ble con már­mol ita­liano y una si­lla gi­ra­to­ria pa­ra es­cri­to­rio es­ti­lo co­lo­nial tra­ba­ja­da en cue­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.