LA SAL DE NUES­TRA VIDA

High Class - - Hc/editorial -

La pre­sen­te edi­ción es­tá de­di­ca­da a aque­llos her­ma­nos que la san­gre no nos dio, pe­ro que el co­ra­zón eli­gió. Aque­llos que nos co­no­cen más de lo que cree­mos y que se preo­cu­pan por no­so­tros an­te­po­nien­do mu­chas ve­ces sus pro­pias ne­ce­si­da­des.

Los ami­gos van mar­can­do etapas de nues­tras vi­das y son tan­tos los que van pa­san­do a lo lar­go del ca­mino que, a ve­ces, se ha­ce im­po­si­ble po­der re­cor­dar­los a to­dos. Cuan­do em­pe­za­mos a cre­cer, nues­tros me­jo­res ami­gos son nues­tros her­ma­nos, des­pués nues­tros pri­mos her­ma­nos. Has­ta que em­pe­za­mos a en­con­trar­los afue­ra, a me­di­da que va­mos pa­san­do de gra­do en el co­le­gio.

Hay amis­ta­des que du­ran to­da una vida; otras so­lo al­gu­na eta­pa, pe­ro que mar­can un an­tes y un des­pués, de­jan­do hue­llas en nues­tro ca­rác­ter y ac­tuar. Los ver­da­de­ros ami­gos, sin em­bar­go -aque­llos que se cuen­tan con los de­dos de una mano- son po­cos. Qui­zás nos acom­pa­ñen des­de la épo­ca de co­le­gio, la uni­ver­si­dad o el tra­ba­jo.

Lo que tie­nen de es­pe­cial es­tos ami­gos es que siem­pre es­tán. No im­por­tan las dis­tan­cias, las si­tua­cio­nes, los pro­ble­mas… es­tán ahí pa­ra ten­der más que una mano y pres­tar más que una ore­ja. Ellos sa­ben lo im­por­tan­te que son en nues­tra vida y no­so­tros sa­be­mos que son nues­tro ca­ble a tie­rra, nues­tro “to­car tam­bo” cuan­do es­ta­mos can­sa­dos del jue­go, por­que com­par­tir un mo­men­to con ellos, es co­mo es­tar en ca­sa.

Ce­le­bre­mos es­te mes de la amis­tad por aque­llos ami­gos que for­man par­te de nues­tra vida, por los que de­ja­ron su hue­lla y por los que se ade­lan­ta­ron en su par­ti­da, pe­ro que ca­la­ron hon­do en nues­tra his­to­ria. Brin­de­mos por te­ner­los y por po­der com­par­tir jun­tos, hoy, por­que la vida sin ellos es in­sul­sa. Son la sal de nues­tra vida.

Edi­to­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.