AMIS­TA­DES EN­FER­MI­ZAS

La in­fluen­cia de un ami­go en la iden­ti­dad

High Class - - Hc/psicología - Por Lic. Gabriela Cas­co Ba­chem, psi­có­lo­ga

En la amis­tad, así co­mo en to­da re­la­ción sen­ti­men­tal, el fe­nó­meno de la am­bi­va­len­cia afec­ti­va (re­la­cio­nes de amor-odio) es co­mún, pe­ro cuan­do es­to se con­vier­te en al­go nor­mal, la pa­to­lo­gía es­tá en­tro­na­da.

To­dos te­ne­mos al­gún ami­go/a con quien nos pe­lea­mos más a me­nu­do, dis­cu­ti­mos por ce­los, en­vi­dia o com­pa­ra­cio­nes. Pe­ro pe­se a to­do eso, no de­ja­mos de cul­ti­var una amis­tad. Es­to no sig­ni­fi­ca que lo odie­mos per­ma­nen­te­men­te, por­que tam­bién lo apre­cia­mos y ne­ce­si­ta­mos. Pe­ro cuan­do la con­tra­dic­ción emo­cio­nal es una cons­tan­te, las per­so­nas que se re­la­cio­nan de for­ma en­fer­mi­za con los de­más quie­ren y odian si­mul­tá­nea­men­te.

Cla­ro que así co­mo el amor, el odio es una for­ma de re­la­cio­nar­se. A es­tos ami­gos, por ejem­plo, siem­pre los te­ne­mos que adu­lar pa­ra ha­cer­les sen­tir bien, por­que se enojan por cual­quier mo­ti­vo: si les lla­ma­mos o no; si fui­mos a al­gún lu­gar sin avi­sar­les; si em­pe­za­mos al­gu­na ac­ti­vi­dad sin con­sul­tar­les; si no les co­men­ta­mos que es­ta­mos mal con la pa­re­ja o fa­mi­lia; si nos com­pra­mos al­go… en fin, ellos ne­ce­si­tan de to­da la in­for­ma­ción de nues­tras vi­das pa­ra po­der sen­tir­se re­co­no­ci­dos y tam­bién quie­ren te­ner un po­der so­bre lo que sa­ben de no­so­tros. In­clu­so siem­pre tie­nen al­gu­na crítica (des­truc­ti­va) con las que ha­cer­nos va­ci­lar en nues­tras de­ci­sio­nes o mo­men­tos de fe­li­ci­dad.

Los ami­gos de es­te ti­po nos ge­ne­ran “amis­ta­des en­fer­mi­zas”, que son co­mo una es­pe­cie de “ma­la jun­ta” co­mo di­cen hoy los ado­les­cen­tes y na­da tie­ne que ver con la edad. To­dos te­ne­mos al­gu­na que otra amis­tad que nos pro­du­ce ma­les­tar o con la cual nos iden­ti­fi­ca­mos a tal pun­to de per­der la no­ción de nues­tro nom­bre, ya sea por mie­do a per­der el afec­to o la tre­gua que te­ne­mos con ellos.

IDEN­TI­FI­CAR MA­LAS IN­FLUEN­CIAS

Pa­ra re­co­no­cer a las per­so­nas que pue­den lle­gar a ser una ma­la in­fluen­cia en nues­tra vida, te­ne­mos que te­ner en cuen­ta cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas que las evi­den­cian. Por ejem­plo, sue­len te­ner ar­gu­men­tos con­vin­cen­tes pa­ra lo que ha­cen o di­cen, así su dis­cur­so pue­de ser en­can­ta­dor y elo­cuen­te.

Por lo ge­ne­ral, les cues­ta ver fe­li­ces a los de­más. Sien­ten que eso es in­jus­to y con­si­de­ran que el éxi­to ajeno es pro­duc­to de mal­ver­sa­cio­nes, co­rrup­ción o en­ga­ños, con­ta­mi­nan­do la opi­nión de los de­más. Sin em­bar­go, es­tas per­so­nas tie­nen po­cos lo­gros, pro­ba­ble­men­te sus fa­mi­lias pue­den es­tar en con­flic­to per­ma­nen­te, du­ran po­co en sus tra­ba­jos y sa­ben dar la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra jus­ti­fi­car sus fra­ca­sos. Siem­pre nos ha­cen sen­tir cul­pa­bles por nues­tros lo­gros, o sub­es­ti­man to­da ac­ti­vi­dad en la que ha­ya­mos so­bre­sa­li­do.

Si ya he­mos iden­ti­fi­ca­do a la amis­tad que tien­de a en­ca­jar con es­tas cua­li­da­des, se­ría in­tere­san­te te­ner en cuen­ta que com­par­tir o man­te­ner cer­ca a per­so­nas con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas nos vuel­ve vul­ne­ra­bles y nos in­ci­ta a te­ner esa “on­da” de crítica ex­pan­si­va.

Aun­que ten­ga­mos ple­na con­cien­cia de eso y ha­ya­mos acep­ta­do a esas per­so­nas con esos “de­fec­tos” y con­si­de­re­mos que nues­tra iden­ti­dad es­tá an­cla­da en un ti­po de pen­sa­mien­to o fun­da­men­to inal­te­ra­ble, inevi­ta­ble­men­te el am­bien­te ge­ne­ra cier­tas in­fluen­cias.

Los da­ños vi­si­bles se pue­den dar en va­rios con­tex­tos de la vida. Re­co­no­cer que una per­so­na es ma­la in­fluen­cia es ne­ce­sa­rio pa­ra ale­jar­nos de su pul­sión des­truc­to­ra dis­fra­za­da de leal­tad. Por ejem­plo, por nom­brar co­ti­dia­nei­da­des, una per­so­na que nos in­du­ce a co­mer y be­ber en ex­ce­so o que nos in­ci­ta al uso de dro­gas, al­cohol, o nos dis­trae pa­ra que de­je­mos de ha­cer ejer­ci­cio, des­can­sar, es­tu­diar, tra­ba­jar o cul­ti­var el es­pí­ri­tu, es una to­xi­na pa­ra la iden­ti­dad.

Ade­más de la sa­lud o el es­ti­lo de vida, exis­ten per­so­nas que tien­den a des­truir to­das las re­la­cio­nes va­lio­sas y sig­ni­fi­ca­ti­vas de los otros pa­ra ser el cen­tro de aten­ción. Es­to se da cuan­do cons­tan­te­men­te nos ha­blan mal de otros ami­gos o fa­mi­lia­res o son pa­ra­noi­cos. Cuan­do nos ins­tan a mal­tra­tar a la pa­re­ja con in­di­fe­ren­cia o agre­si­vi­dad. Cuan­do nos ma­ni­pu­lan pa­ra que rom­pa­mos cier­tas re­la­cio­nes, ya sean

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.